sábado, 31 de octubre de 2015

CAMINO FRANCES BELORADO - SAN JUAN DE ORTEGA

BELORADO -- AGES



BELORADO

Para salir de Belorado hay que atravesar la calle Hipólito López Bernal y la avenida Camino de Santiago para cruzar posteriormente la N-120 y el río Tirón el por un puente peatonal de madera.


Puente peatonal de madera, paralelo al puente de piedra de «El Canto» construido por los dos santos riojanos: San Juan de Ortega y Santo Domingo de la Calzada.


Por una pista separada de la N-120 por el cauce del Retorto, afluente del Tirón, avanzamos cómodamente hasta el Tosantos. Justo antes de llegar hay un área de descanso con varias mesas y barbacoas.


TOSANTOS


Al cruzar la población se puede apreciar, al otro lado de la N-120, la ermita de la Virgen de la Peña, enclavada en un escarpe rocoso.
La ermita posee una image del Cristo NIño del siglo XII

 Desde Tosantos un corto tramo nos acerca hasta la siguiente población: Villambistia










VILLAMBISTIA
.


 Entramos en el pueblo por su parte más alta, junto a la Iglesia de San Esteban  del siglo XVII y el Cementerio

File:Iglesia de San Estebán de Villambistia.jpg


. En la Plaza hay una fuente con cuatro caños, de pileta hexagonal , a la que se atribuye la virtud de acabar con la fatiga del Camino, si sumergimos la cabeza en la pileta.





 Salimos de Villambistia por un camino escoltado por dos hileras de chopos y nos dirigimos hacia Espinosa del Camino, pueblo al que llegamos después de pasar la carretera N-120, en un cruce muy peligroso.



A la salida el perfil de la pista se recrudece un poco y llega hasta las ruinas del monasterio mozárabe de San Félix,



donde la tradición sitúa los restos mortales del Conde Diego Rodríguez Porcelos, fundador de Burgos (Km 10).




 Pasadas la ruinas, el itinerario gira hacia la izquierda en busca del arcén de la Nacional, que nos conduce hasta Villafranca Montes de Oca.

VILLAFRANCA MONTES DE OCA




 Antaño constituyeron un lugar arriesgado donde los peligros aguardaban tras cada matorral, en cambio, hoy, a pesar de tratarse de un tramo muy solitario, ofrecen naturaleza y paz.



 Dejamos la N-120, subimos junto a la iglesia de Santiago - guarda una talla barroca del Apóstol - y pasamos junto al que fue el hospital de la Reina o de San Antonio Abad.



Antiguo albergue de peregrinos San Antonio Abad, fundado por la esposa de Enrique II en el 1380.




El inicio es empinado y conviene tomárselo con calma. El calvario continúa hasta llegar a un mirador sobre las sierras de la Demanda y San Millán y a la fuente de Mojapán, donde la subida comienza a suavizarse (Km 13).



Rodeada de robles, enebros y brezos, la pista continúa su ascenso, primero hasta un repetidor y después hacia un monumento a los caídos durante la Guerra Civil (Km 15,2).


Acto seguido la pista desciende como un tobogán hasta el cauce de un río para afrontar un duro, aunque corto, repecho.

La pista de gravilla suelta se convierte a partir de ahora en una amplia pista forestal cercada de pinares repoblados por la que solventamos los restantes siete kilómetros y medio hasta llegar al monasterio de San Juan de Ortega.


El sendero continúa descendiendo cruzar un puente peatonal sobre un arroyo y pasando el siglo 12 Ermita de la Valdefuentes, la única parte restante de un hospital de peregrinos gótico.


 Después de una pequeña subida el camino desciende de nuevo al entrar en la pequeña aldea de San Juan de Ortega.

SAN JUAN DE ORTEGA

 San Juan de Ortega, al igual que su mentor San Domingo, arquitecto y constructor prolífico. Estuvo involucrado en la construcción de una serie de puentes, hospicios e iglesias, todo dedicado a ayudar al Peregrino, o peregrino, en su viaje a través de la región.



 La iglesia y el monasterio restaurado recientemente dedicada a San Nicolás de Bari fue construida por San Juan tras un naufragio casi fatal. San Juan regresaba de una peregrinación a Jerusalén, cuando su barco naufragó en una tormenta.
 El santo rezó a San Nicolás de Bari para la salvación. Él se salvó y regresó a los Montes de Oca, a continuación, un desierto y propenso a los ataques de bandidos, donde construyó un hospicio en honor del santo que le había salvado la vida.




Iglesia parroquial de San Nicolás de Bari en el Arcipestrazgo de San Juan de Ortega, diócesis de Burgos. De estilo románico se produce un mensaje simbólico de los constructores medievales, con quienes están muy relacionados los aparejadores y los maestros de obras, único en occidente.

 La iglesia fue declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento el 3 de junio de 1931.

 En los dos equinoccios, un rayo de sol ilumina a las 5 de la tarde el capitel de la Anunciación, apreciándose que la Virgen María se dirige a la luz y no a San Gabriel como es tradicional.





 Capitel de la Anunciación

 En este capitel románico que narra el ciclo de la natividad se produce un fenómeno curioso que para poder ser apreciado dependerá de las condiciones climáticas, dado que un rayo de sol lo ilumina secuencialmente el 21 de marzo y 22 de septiembre a las 5 de la tarde hora solar.

Claustro








 Refugio de Peregrinos en el cual encontramos un pequeño claustrillo de piedra rojiza.


 El peregrino puede permanecer aquí, y poder ver detenidamente el monasterio, hay un albergue llamado Albergue del Monasterio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario