jueves, 6 de octubre de 2016

LAS CARTUJAS

El monasterio cartujo tiene la particularidad de contar con nombre propio; un monasterio de la orden religiosa de los cartujos se llama CARTUJA

File:27 - 08 2004 WE Grenoble.JPG
Grenoble, en el centro de la foto se puede ver la Cartuja


Proviene de Chartreuse -del latín Cartusia-, que es el nombre de un valle en el macizo alpino al norte de Grenoble en donde San Bruno fundó la primera casa Cartuja.San Bruno construyendo una Cartuja

La Cartuja, ni lujos ni riquezas arquitectónicas.
Situadas en grandes extensiones de terrenos.
El edificio, los ocupantes, el horario, la organización de la vida dentro de la Cartuja, responde  siempre al fin eremitico, que año tras año se va unificando y perfeccionando.

En el gran complejo se pueden distinguir dos áreas bien diferenciadas:
-una de mayor extensión que comprende el verdadero monasterio, destinada a la vida comunitaria,
- y otra de servicios y comunicación con el exterior.



La zona de servicios consta de un gran patio donde se distribuyen los aposentos. Cualquier persona no perteneciente a la comunidad tiene acceso a esta zona, a la que entra por la portería instalada en el lado sur. Junto a ella están las habitaciones para huéspedes.
 En el centro del patio se encuentra la residencia del prior (no la celda) que a su vez tiene un pequeño patio con una fuente. En este espacio el prior podía trabajar y recibir visitas.
 En el lado norte están los almacenes o cilla para guardar el grano y el heno.
 Al oeste se encuentran las habitaciones de los trabajadores y las estancias destinadas a establos. En el lado este no hay dependencias pues es el muro que separa la zona de servicios con la de la comunidad. En este muro se encuentran los vanos de acceso al monasterio propiamente dicho. Por el centro se entra a la iglesia.

A la conquista del silencioCartuja de Porta-Caeli

Hacia la izquierda, junto a la celda del prior se halla un corredor que conduce al GRAN CLAUSTRO, en cuyo centro hay un patio, los cartujos entierran a sus monjes en este patio, en un recinto acotado y el único en el que se pueden sembrar árboles, por lo general cipreses, que para los monjes simbolizan el dedo de Dios.
Alrededor del claustro se agrupan las celdas de los monjes.
Todas las celdas tenían el mismo tamaño salvo las de las esquinas cuyo huerto era algo más grande con el único propósito de equilibrar la arquitectura.



 Junto al muro de la nave sur se ve un pequeño claustro llamado CLAUSTRILLO, de tradición benedictina, vía de comunicación entre las distintas estancias que se levantan en su entorno ya que raras veces el cartujo permanecía en ellas. De todas las dependencias que se ubicaban a su alrededor destacaba:
LA IGLESIA
La iglesia está dividida en dos tramos;



- el primero es el coro para los conversos -converso es el lego sin opción al sacerdocio- y donados -hermanos o novicios-.
-y el segundo es el de los monjes o padres.
A veces existía otro espacio entre la entrada y el coro de conversos, destinado a los visitantes y gente del exterior.
que por su importancia era el edificio más cuidado y monumental de todo el conjunto. Salvo raros y excepcionales casos, la iglesia cartujana presentaba nave única, ya que únicamente acogía a una comunidad de monjes cuyo número siempre era muy limitado.
Pegadas a la nave norte de la iglesia estaban la sacristía y algunas capillas; junto al muro norte de dichas capillas puede verse en el plano la celda del prior con acceso a su pequeño huerto.

SALA CAPITULAR DE PADRES Y EL REFECTORIO -subdivido como la iglesia en dos ámbitos- que servían respectivamente de comedor de padres y comedor de hermanos.
Asimismo, vinculada al refectorio y, por razones prácticas, siempre conectada con él se encontraba la cocina.
Otras dependencias que se ubicaban en torno al claustrillo o en sus inmediaciones eran la biblioteca, pequeñas capillas para la celebración cotidiana de la misa particular de los padres que proliferaron en el siglo XIV, y la sala capitular de hermanos. Estas dependencias, en las Cartujas,  no tienen la importancia que  tienen en los monasterios de otras órdenes religiosas. Salvo la cocina las otras se usan en contadas ocasiones.

La porteria, el único punto de conexión entre el exterior y el interior y donde se ubicaba la celda del hermano portero que controlaba férreamente el acceso a la cartuja.
Cerca de la portería está la Capilla exterior, para los seglares, y el locutorio para las visitas, y que según las Reglas son pocas.

LA CELDA
En la que el monje cartijo pasa la mayor parte de su vida. Es una pequeña casita con varias habitaciones y un pequeño jardín.


Cada celda tiene dos pisos y todas dan al claustro en donde, por una ventanita, el hermano encargado deja la comida.



Siempre que el monje entra en su celda reza como saludo,  el Ave Maria en la habitación de entrada que está presididapor una imagen de la Virgen.
En la planta de abajo tiene el taller para que realice algún trabajo manual, los servicios sanitarios, un porche y el jardín con un muro muy alto, solo se ve el cielo y tienen que cultivar algo vivo, aunque solo sean plantas.



En la planta de arriba, zona intima y centro de su vida espiritual, se encuentra la sala de estudio con mesa y una pequeña biblioteca,
                                                                            


 el oratorio con un reclinatorio y allí reza delante de un crucifijo una buena parte del Oficio Divino, en un espíritu de comunión con sus hermanos monjes, pero en absoluta soledad y el dormitorio donde duerme el padre cartujo su sueño partido en dos. La cama es muy sobria, con una tabla de madera que soporta un fino colchón de borra. Sobre esa tabla enterrarán cuando muera al cartujo en un rincón del gran claustro, sin sudario ni ataúd que lo cubra.

Archivo:Monasterio de Santa María de El Paular- Retablo.jpg

lo que se refiere a los alzados de los monasterios, hemos de señalar que durante los primeros siglos las construcciones monásticas se caracterizaron por su extremada austeridad y pobreza así como por la ausencia de todo tipo de decoración. Sin embargo, con el paso del tiempo, la belleza, la riqueza y la decoración penetraron en las cartujas de tal modo que tan apenas se diferenciaban de la arquitectura religiosa.

Aula Dei

 De hecho los monasterios cartujanos suelen ser hijos de los estilos artísticos de su época de edificación y a los modos y costumbres específicas de las zonas en que se ubicaron. Eso sí, hay que subrayar que los cartujos siempre intentaron mantener en lo posible la simplicidad que debía primar en todos los aspectos materiales de sus fundaciones y que la riqueza nunca llegó a la arquitectura del gran claustro y las celdas, corazón mismo de la cartuja, que siempre se peculiarizó por su máxima sobriedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario