sábado, 10 de octubre de 2015

CAMINO FRANCES PUENTE LA REINA - ESTELLA II

PUENTE LA REINA -- ESTELLA





CIRAUQUI

Asentado en un altozano, en plena ruta jacobea entre Puente la Reina y Estella-Lizarra, emerge este municipio de traza medieval.


Para llegar hasta el centro hay que sudar de lo lindo por su entramado de calles empinadas.


 Caserones de sillar con blasones en los que se inscribe el nombre del propietario y la fecha de construcción, se alinean a ambos lados de empedradas calles radiales y concéntricas.

Arco de la muralla de Cirauqui

 La población se dispone en torno a la iglesia de San Román, edificación gótica de portada ojival y arquería polilobulada, que a pesar de las múltiples transformaciones, mantiene todavía su aspecto de fortaleza.




Afortunadamente se ha conservado y rastaurado su excelente y gran portada sur de comienzos del siglo XIII que se puede considerar a caballo entre el románico final y el primer gótico.



 El arco de ingreso es angrelado, con lóbulos de herradura y rodeado por una moldura en zigzag cuya clave es un hermoso crismón trinitario.



 Si siguen el trazado del Camino de Santiago, abandonarán Cirauqui por la calzada romana, que conserva aceras y pavimento, y un puente también romano, cuya parte superior fue transformada en 1702.


La jornada continúa por pista o sobre restos intermitentes de calzada y un puente de un solo arco sobre la regata Dorrondoa (Km 9,4).

 Dos kilómetros más adelante nos presentamos en una carretera local, pasamos bajo el viaducto del canal de Alloz, construido en 1939, y acabamos en la orilla del río Salado.



El Codex Calixtinus del siglo XII se despacha con saña: "por el lugar llamado Lorca, por la zona oriental, discurre el río llamado Salado: ¡cuidado con beber en él, ni tú ni tu caballo, pues es un río mortífero!" (Km 12,1).

 Se salvan las aguas, sí ricas en sales pero no letales, por el puente medieval de arcos ojivales y dejamos el río y la poesía para afrontar un exigente kilómetro hasta Lorca, localidad del valle de Yerri.
y en pocos metros

LORCA

. En Lorca murió el 26 de noviembre de 1.150 el rey García IV de Pamplona. Entre Lorca y el término de Villatuerta, Gascón de Murillo fundó un hospital en el año 1.175.
 La villa aparece documentada desde el siglo XIII al ser sede de la encomienda de San Salvador, dependiente de Santa María de Roncesvalles.


 En 1.847 tenía escuela, el vicario de la parroquia era presentado por el rey o el cabildo de Roncesvalles, dependiendo del mes en que la plaza quedaba vacante. Lorca tuvo su relevancia en la historia de las Guerras Carlistas.

 A la entrada nos recibe el prominente ábside de la iglesia de San Salvador



. La calle Mayor nos guía de punta a punta y a las afueras nuestro itinerario coincide un trecho con el de un sendero local que se dirige a la cruz de Maurien.


Siempre por pistas de concentración llegamos hasta un paso subterráneo bajo la autovía y desembocamos en Villatuerta.


 Son las urbanizaciones de nueva construcción las que dibujan la dirección a seguir hasta el puente románico del río Iranzu, que divide esta parte más nueva con el núcleo más histórico-

VILLATUERTA

Por la rúa Nueva, junto a la casa consistorial, subimos hasta la plaza donde se encuentra la iglesia gótica de la Anunciación, con porte de catedral.



 En el patio de entrada hay una imagen de San Veremundo, patrón de Villatuerta y gran benefactor del Camino de Santiago como sus coetáneos Santo Domingo de la Calzada y San Juan de Ortega.


A partir del s. XIV el templo se reconstruye en estilo gótico -así se despeja la contradicción que la mezcla tan acusada de estilos produce a primera vista.









 En el interior, de bella decoración gótica, destacan especialmente la portada románica de la ermita de san Román (s. XIII), una imagen de la Asunción y las pinturas murales góticas, razonablemente bien conservadas.

 Por la calle Camino de Estella proseguimos la andada hacia la silueta de la ermita de San Miguel.




Construcción románica, de estilo popular. Constituye probablemente un resto de la iglesia del antiguo monasterio de San Miguel, del que existen documentos testimoniales del año 1062 cuando Sancho IV Garcés el de Peñalén (1035-1076) lo dona al monasterio San Salvador de Leyre.



Algunos sitúan su construcción en época prerrománica del siglo X.

 Ésta se deja a mano izquierda y se desciende hasta un merendero al pie de la NA-132. Trágicamente, en este lugar falleció la peregrina canadiense Mary Catherine. Un hito de piedra coronado por una virgen y una placa la recordarán siempre. Descanse en paz.



Salvamos la carretera por un paso subterráneo y bajamos por una senda hasta un puente moderno y abombado sobre el Ega (Km 19,5).



Tras pasar el Puente de la Carcel se entra en el barrio de San Martín
Sobre el mote se  ve alzado el Convento gótico de Santo Domingo




 y la iglesia románica  de Santa María Jut del Castillo.


El barrio de San Pedro de Estella-Lizarra, nacido a finales del siglo XI, es una oportunidad para perderse por la historia de esta ciudad.



Sus bellos edificios religiosos, como la iglesia del Santo Sepulcro o San Pedro de la Rúa, le harán retroceder en el tiempo e imaginarse peregrino del Camino hacia Santiago de Compostela.
 Contemplando sus interesantes obras civiles, entre las que destaca el palacio de los Reyes de Navarra, podrá imaginar el esplendor económico que la Ruta Jacobea trajo a esta ciudad bañada por el río Ega y sentirse comerciante en la opulenta calle medieval de la rúa de Curtidores.

De las puertas de entrada a la ciudad, sólo se mantiene el medieval Portal de Castilla, con remodelaciones del siglo XVI y decorado con el emblema de la ciudad.



 Se encuentra al final de la calle San Nicolás, entre el Palacio de los Reyes de Navarra y la iglesia de San Pedro.


El curso de este río nos llevará hasta las puertas y el origen de Estella, la rúa Curtidores que da paso a la Rúa, donde se encuentra el hospital de peregrinos



Fin de etapa y después de descansar un poco , recorremos la famosa calle Rua



Fotos de internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario