domingo, 12 de julio de 2015

UN ALTAR DE MAIZ EN PARAGUAY

PARAGUY CONSTRUYE UN ALTAR DE MAIZ



 “El maíz representa la dignidad del trabajo de la gente y del que cuida la tierra, y los cocos la importancia histórica del Paraguay”, puntualizó Ruiz señalando que el coco era la comida que las familias pobres enviaban a sus hijos obligados a servir en las grandes guerras que vivió su país. Que la presencia del Papa Francisco, el Papa “verde” por su compromiso con la salvaguarda de la naturaleza, sea un impulso a la revalori


Más de 60 mil espigas de maíz, 20 mil calabazas y 150 mil cocos revisten la estructura del altar donde el Papa Francisco celebrará la Misa central de su visita a Paraguay en el parque de Ñu Guazú (Asunción) este domingo 12 de julio. Paraguay construye impresionante altar de maíz y cocos para Misa central del Papa



 “Para mí es una gran alegría hacer este trabajo. Hay una emoción muy grande en medio de la gente que colabora conmigo en la elaboración del altar.


 Esta alegría me motiva para hacer esta obra artística. Sé que esta visita del Papa tiene un gran sentido porque trae alegría y un mensaje de paz”, dijo a ACI Prensa Koki Ruiz, el artista plástico encargado de la creación del altar que después será desmantelado y sus componentes reutilizados.

 La estructura tiene una base de 40 metros y 17 metros de altura, con una forma piramidal y en la punta habrá una cruz. En total la superficie cubre más de 400 metros cuadrados cubiertos de maíz, coco y calabaza.

 En la parte lateral se observan las imágenes de San Francisco de Asís y San Ignacio de Loyola, en honor a las misiones jesuitas y franciscanas que evangelizaron Paraguay.

 Para ese trabajo usarán miles de semillas autóctonas. Aparte de los colabores para el trabajo manual, Koki Ruiz cuenta con el apoyo de los agricultores paraguayos, quienes le donan los frutos para el altar. “Todos ellos saben que sus productos irán a un altar y que este será valorado y apreciado por todo el mundo”, señaló.

 Por cada metro cuadrado se utilizaron 1.200 cocos.
Para unirlos fabricaron un pegamento especial y las 60 mil mazorcas de maíz fueron atadas a bases de madera. El coco guaraní es más pequeño y dura hasta 14 meses. “Tiene una cáscara muy dura que puede intervenirse con pintura tranquilamente porque cuando los pelan tienen una superficie muy lisa y dura.


 Por eso se puede dibujar en el coco”, explicó. Los cocos “tienen aguante hasta después de la Misa programada para el 12 de julio”. Además, cuando el altar estuvo listo, se aplicó a todos los frutos un ungüento especial que los preservará del clima y la suciedad.


 Los productos utilizados para adornar el retablo no serán tirados a la basura. “Los cocos servirán para hacer jabón y las mazorcas se destinarán para alimentar a los animales. Las calabazas se repartirán a la gente.

De eso se hace un dulce llamado andai”, indicó. La estructura del altar fue construida por módulos para tener facilidad en la decoración y el transporte. Koki Ruiz comentó que lo llevaron a Ñu Guazú 10 días antes de la visita papal para alzarlo. “Esta experiencia se siente profundamente en la gente”, señala y explica que la estructura se realiza en Tañarandy, una población de San Ignacio Iguazú, en el departamento sureño de Misiones.

Enlace permanente de imagen incrustada

 Koki Ruiz ha realizado trabajos artísticos en esta región por más de 23 años. Sus obras más reconocidas son los retablos de Semana Santa, que fueron elaborados con frutos de la tierra.

 El artista comentó que el objetivo de estos altares es representar el mestizaje cultural del país y la cultura guaraní. “Hace dos años hicimos el primer altar donde representábamos el mestizaje cultural de la historia paraguaya con motivos barrocos. Estaba adornado con frutos de la tierra que utilizaban los guaraníes. Estos frutos eran el maíz, el coco o los andáis -nosotros llamamos así a las calabazas- y eran su posesión más preciada”, comenta Ruiz.

Enlace permanente de imagen incrustada

No hay comentarios:

Publicar un comentario