sábado, 4 de julio de 2015

PALACIO DE DAR-AL-HONRA




Declarado Bien de Interés Cultural, está situado en el histórico barrio granadino del Albayzín, en concreto entre los actuales callejones de Las monjas y del Gallo.



Callejón de las Monjas con el Arco llamado "ladrón del agua"

Está situado en lo alto de lo que fue la al-Qashba Cadima, o Alcazaba Vieja, núcleo inicial de la Granada musulmana, junto a los lienzos de la muralla de dicho barrio fortificado.

 Es uno de los mejores ejemplos de arquitectura nazarí y fue construido en el último tercio del siglo XV en la llamada «huerta alta de la Alcazaba antigua».

 Este lugar era parte de los terrenos que ocupó el alcázar del rey Badis (s. XI). El solar en el que se construyó el edificio debe su nombre al tratamiento honorífico que recibían las mujeres de la realeza musulmana. De hecho, fue adquirido hacia 1448 por Fátima, futura esposa de Muley Hacén y madre de Boabdil que lo utilizó como residencia tras ser repudiada por su esposo, quien tomó como primera esposa a la esclava cristiana Isabel de Solís que más tarde sería conocida con el nombre de Zoraya.





El Palacio de Dar al-Horra es un palacio nazarí del siglo XV construido sobre uno zirí anterior del siglo XI
 Este lugar era parte de los terrenos que ocupó el alcázar del rey Badis (s. XI). El solar en el que se construyó el edificio debe su nombre al tratamiento honorífico que recibían las mujeres de la realeza musulmana.



De hecho, fue adquirido hacia 1448 por Fátima o Aixa, futura esposa de Muley Hacén y madre de Boabdil que lo utilizó como residencia tras ser repudiada por su esposo, quien tomó como primera esposa a la esclava cristiana Isabel de Solís que más tarde sería conocida con el nombre de Zoraya.



 Por eso su nombre árabe viene a significar Casa de la Señora.

Tras la conquista de Granada por los Reyes Católicos, fue cedida a Hernando de Zafra.

 Más tarde quedó integrada en la clausura del monasterio de Santa Isabel la Real, hasta su adquisición por parte del Estado, ya avanzado el siglo XX.

El palacio formaba parte de una gran finca con huertos y jardines, cedida por la reina Isabel la Católica para fundar el Convento de Sta. Isabel la Real.

PALACIO

 El pórtico norte tiene dos plantas y sigue en su piso bajo la tipología del meridional pero con capiteles cúbicos de distinta factura.


 En la planta baja tiene una sala principal con alhanías a los lados, siguiendo el modelo musulmán de residencia nobiliaria.

 La armadura de las salas es plana. Este alfarje conserva decoraciones originales de epigrafía y ataurique.


 A la planta superior se accede por una estrecha escalera situada en la esquina noreste del patio.

 En este segundo piso se repite la disposición de sala con alcobas laterales.




 El palacio tiene dos pisos y torreón y se organiza en torno a un patio con dos galerías en los lados menores, ambas de tres arcos, el central más alto que los laterales.

Palacio de dar-al-horra, detalle del patio interior

 Dichos arcos son de medio punto, peraltados y angrelados, y las columnas que los sustentan son cilíndricas, con capiteles típicamente nazaríes, muy similares a los del Patio de los Leones de La Alhambra.




 

 La crujía, espacio entre dos muros, sur está formada por una única sala a la que se accede por una arcada triple de arcos angrelados sobre columnas de mármol blanco.

 Dicha arcada da acceso a una sala subdividida en dos zonas diferenciadas gracias a su techo y que las franciscanas usaban de capilla para la enfermería del convento, por ello existe una puerta a sus pies que comunicaba antes con el edificio de las religiosas.


 La zona principal está cubierta por una armadura a cuatro aguas con decoraciones en los arranques y centro apeinazado.

 La zona destinada al atar de la capilla se presenta una armadura ochavada sobre pechinas rica en decoración de lazo y policromía.





Tanto esta arcada como la meridional no son originales ya que sufrieron fuertes cambios a lo largo de los siglos XVIII y XIX.




 El  patio en el centro tiene  una alberca  y en torno al cual se distribuyen las estancias y dos pórticos en los lados menores.







Miradores


 Lo más destacable de este espacio es el mirador que encontramos en el centro de la estancia principal, que tiene su homólogo en la planta superior.

La sala alta tiene como protagonista el mirador, que es además el elemento más reconocible desde el exterior.
Palacio de Daralhorra (Granada)
Dichos miradores han sido modificados y actualmente presenta ventanas geminadas con arcadas menores sobre ellas en su muro principal y arcos angrelados en los laterales.







 Cabe destacar en este espacio sus armaduras, tanto la principal como la del mirador son a cuatro aguas y ricas en decoración vegetal pintada.

 Las yeserías del arco de entrada conserva las tacas originales.



 En el techo de la sala baja se conservan pinturas.


 Su techo está constituido por una armadura de par y nudillo. A lo largo de la historia sufrió varias modificaciones, siendo la más destacable la sustitución de una de sus crujías por una pequeña nave mudéjar, construida como iglesia provisional del monasterio.

Artesonado del Palacio de dar-al-horra
No obstante, gran parte del palacio y de sus decoraciones originales han llegado a nosotros en buen estado de conservación.




Siguiendo las escaleras podemos acceder al torreón situado en esta fachada, ha sido muy modificado debido al lamentable estado de conservación en el que llegó al siglo XX pero esto no desmerece las vistas que desde él podemos disfrutar.


 Es posible hacer una panorámica de toda Granada, desde el monte de San Miguel con su ermita hasta la colina de la Sabica coronada por la Alhambra y desde las murallas ziríes que bajan a la medina cristiana hasta los llanos de la Vega granadina.


 La zona más interesante es la del pórtico norte,



desde cuyo mirador se divisa una hermosa vista hacia el cerro de San Cristóbal y el poniente de la capital.



 Las inscripciones labradas en las yeserías del mirador refuerzan el carácter privado de la casa con palabras y frases de celebración como «Bendición», «Felicidad», «La salud es perpetua» y «La dicha continua».



Tiene un pequeño jardín








 

No hay comentarios:

Publicar un comentario