sábado, 11 de julio de 2015

ABADÍA DE MONTECASINO

Es una abadía benedictina que se encuentra sobre una colina rocosa a unos 130 km al sur de Roma, Italia; una milla al oeste de la ciudad de Cassino (la Casinum romana había estado en la colina) y a unos 520 metros (1700 pies) de altitud.




 Está en el sur del Lacio, región de la cual Roma es capital.

 Es célebre por ser el lugar donde Benito de Nursia estableció su primer monasterio, la fuente de la orden benedictina, alrededor del año 529, y por ser el lugar de varias batallas hacia el final de la Segunda Guerra Mundial.


 El monasterio de Monte Cassino, fundado por S. Benito hacia el año 529 de la era cristiana, surgió sobre la base de una preexistente fortificación romana en un monte del municipio de Casinum; sobre este monte aún se ejercía el culto pagano dedicado a Apolo pudiéndose encontrar un pequeño bosque con una área anexa para los sacrificios.

 Hecho ilustre por la prodigiosa vida y por el sepulcro de su fundador, Monte Cassino ha vivido, a lo largo de los siglos, una fecunda historia de santidad, de cultura y de arte, todo lo cual ha acrecentado su celebridad en el mundo entero.


En el año 833 una horda sarracena (musulmanes, que por un breve momento invadieron y saquearon a Italia), destruyeron la abadía, la cual, como el Ave Fénix, resurgió de las cenizas un par de siglos después bajo el brillante liderazgo del abad Desiderios, quien más tarde sería electo papa Víctor III, reconstruyendo los edificios, aumentando el número de libros de la biblioteca y decorando las instalaciones con magníficas obras de artistas de renombrada fama.


 Por mil años la abadía se destacó sobre todas las demás, siendo el patrón de inspiración en vida monástica, siempre inspirados, a veces con menos devoción y austeridad, por “La Regla de San Benito”, hasta que en el año 1799 las tropas napoleónicas invadieron Italia y en un afán destructivo, saquearon la abadía, pero ésta se recuperó y perduró hasta 1866, momento en que se disolvieron los monasterios tras la conformación de La República Italiana.

 Pero no fue hasta finales de La Segunda Guerra Mundial, 1944, que Montecasino vivió su más crítico momento.



Los dos oficiales alemanes cargaron camiones con todos los objetos valiosos y los entregaron al Vaticano para evitar su destrucción, entre los que destacan: 1.400 códices manuscritos.




Los aliados toman Montecassino

El 18 de mayo de 1944, tras cuatro meses de asedio por tropas de más de una docena de nacionalidades, la bandera polaca ondea sobre las ruinas del monasterio italiano.

Los aliados toman Montecassino


Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, la iglesia católica manifestó su voluntad de reconstruir una vez más el monasterio donde san Benito se había retirado en el año 529, donde escribió las reglas de la orden y donde murió hacia el 547.



 Las obras de reconstrucción duraron un decenio y fueron financiadas por el gobierno italiano.

 En octubre de 1964, el papa Paulo VI, cumpliendo la promesa de su predecesor Juan XXIII, consagró la basílica benedictina.

 En un día gris de niebla, lluvia y viento, evocó la tragedia de todas las guerras, en un escenario enmarcado por las tres necrópolis -polaca, alemana y americana- que se erigen a los pies del monte. Testigos de la más encarnizada batalla en suelo italiano durante la II Guerra Mundial




Vista de la Abadía de Monasterio de Montecasino (después de la reconstrucción tras los daños en la Segunda Guerra Mundial), Italia  © Pilecka

En una de las laderas, se ve un cementerio cubierto de cruces blancas. Son las tumbas de los soldados polacos que murieron allí durante la Guerra Mundial.






http://semanasantaymas.blogspot.com.es/2015/07/cementerio-polaco-en-montecasino.html




PORTICO PRINCIPAL SIGLO VI

La Abadía de Montecasino tiene como centro la Basílica, en la que se encuentra la tumba de san Benito. A dicho templo se accede a través de un espectacular claustro, que fue diseñado en 1595 por el célebre arquitecto Donato d'Angelo Bramante.


 Al pie de la monumental escalinata, se erigieron en sendas esculturas de san Benito y santa Escolástica, obra del padre Campi di Carrara.
 Tras ellos, se abre la Logia del Paraíso. Pero no simplemente se trata de un lugar artísticamente hermoso



 Después de la guerra, todo el Monasterio fue reconstruido. La estatua de san Benito muestras las heridas de aquel terrible suceso.

Italia 007


 Y constituyen un mudo clamor de aquello que san Benito quiso que presidiera el Monasterio como lema: Pax.










Junto a la Puerta de entrada de la Torre, en Montecasino, se encuentran el lugar en el que debía estar la celda de san Benito, y en la que se encontraba la piedra en la que el santo se solía sentar a leer. Allí tuvo lugar el encuentro que san Gregorio nos narra en sus Diálogos, de san Benito con el bárbaro Totila.



CLAUSTRO












En uno de los claustros de la Abadía de Montecasino se conservan los vestigios de lo que fue el oratorio de san Juan Bautista, que edificó san Benito y en el que, según la tradición, falleció mientras estaba en oración.



 En el suelo se encuentra marcado el perímetro de lo que fue aquel pequeño templo.

Tenía tres naves, con unos veinte metros de largo por ocho de ancho. En la cabeza de dicho perímetro se emplazó un grupo escultórico que representa a san Benito, sujeto por dos discípulos, levantando los brazos en oración antes de su muerte y tránsito al cielo.


 En lo que fue la cabecera de dicho templo hay dispuesto un Cristo en Majestad.

IGLESIA




 


Hoy podremos contemplar el altar mayor de la Basílica, levantado sobre la tumba del santo. El espectacular templo barroco conservó como elemento central este hecho, y las excavaciones posteriores han confirmado que, a pesar de todas las reedificaciones del lugar, se ha conservado la exacta localización de esa tumba

. El altar mayor está en el crucero del templo,justo debajo de una cúpula.





 Deja oculto el coro donde los monjes celebran el Oficio Divino, e impone la celebración de la Eucaristía hacia oriente.

Se trata de una estructura de mármol, bastante elevada sobre el pavimento del templo. En la parte posterior, muestra el emplazamiento de la tumba de los santos Benito y Escolástica, y allí hacen una estación de oración todos los días los monjes al término de las Vísperas.

 

CRIPTA

 En la Basílica del Monasterio de Montecasino, debajo del altar mayor y del coro de los monjes, se encuentra una cripta excavada a los pies del lugar originario de la tumba de san Benito.


 La cripta fue decorada a comienzos del siglo XX en el estilo propio de Beuron, tal vez un tanto hierático y orientalizante. Está ricamente decorado con mármoles, bronces y mosaicos.

 El altar de dicha cripta se levanta en una capilla, en la que están representadas las tumbas de san Benito y santa Escolástica.


 En este lugar encontraron refugio muchas personas durante el bombardeo al que fue sometido el Monasterio,




durante la Segunda Guerra Mundial; y mientras que otros muchos refugiados de la ciudad de Casino perecieron, los que se refugiaron junto a la tumba de san Benito resultaron indemnes, como todavía recuerda un superviviente que vive no lejos del Monasterio.

 

Algunas de las fuentes:
lugaressantos.blogspot,com
conntactoconlodivino.blogspot.com






Italia 015



Italia 027

No hay comentarios:

Publicar un comentario