lunes, 20 de julio de 2015

ARAGÓN Y EL CAMINO DE SAN IGNACIO

Entramos en estas agraciadas tierras aragonesas, bañadas por el río Ebro y de larga historia viajera: este curso fluvial las une al mar Mediterráneo y ha sido vía de comunicación de culturas milenarias.




 La cultura norteafricana y la huella del Islam en tierras peninsulares se manifiesta en la arquitectura y en las tradiciones populares. El peregrino va a constatarlo al pasar por sus ciudades. Llegados a Zaragoza, se nos muestran las raíces cristianas de una España vinculada a la antigua tradición de la venida a España del apóstol Santiago. La Virgen del Pilar, en su santuario, velará por quienes siguen el buen Camino de san Ignacio, así como ayudó al Santiago el Mayor en su empresa evangelizadora por la península.



El “cierzo”, un fuerte viento característico del valle del Ebro, del que se habla ya en los días del imperio romano, puede soplar con ráfagas de hasta 100 km por hora en invierno y primavera.

Los Monegros, la región alrededor de Bujaraloz, nos recuerdan algunas zonas desérticas del sur de España o del norte de África. El enebro, arbusto de hojas y tronco oscuro, dio su nombre a esta región (“Montes negros”), que alcanza hasta la orilla del río Cinca.
File:Vista de los Monegros (Leciñena).jpg
Los modernos canales de riego han permitido la transformación de grandes extensiones de esta comarca en tierras agrícolas cultivables pero, en su mayor parte, esta tierra es extraordinariamente seca y calurosa en verano.

 Cuenta con muy pocos albergues y tiendas donde pueda cobijarse o aprovisionarse el peregrino. Sencillamente, es una zona muy dura para el caminante a causa de la distancia de las etapas, del calor y la posible deshidratación.

 ETAPA 14ª  GALLUR -  ALAGÓN






Nos ponemos en camino por el parque de Pignatelli, junto al canal.


 De ahí cogemos la calle del Camino Real, en homenaje al antiguo Camino Real que San Ignacio recorrió en su día; hoy es la carretera VP-24, más ancha y asfaltada.

LUCENI



Entramos por la calle de Ramón y Cajal, por la que atravesamos sin pérdida todo el pueblo.

Iglesia de la Purificación de Nuestra Señora La Iglesia de la Purificación de Nuestra Señora de Luceni


Es un edificio gótico del siglo XIII. El templo consta de una sola nave con cabecera plana y aparece cubierta con madera sobre arcos apuntados de piedra.


 En un momento dejaremos a la izquierda la plaza del pueblo, con bancos y plátanos. Nosotros seguimos recto. A la salida del pueblo se encuentra un desvío que nos llevaría a Pedrola.

 Con alguna probabilidad aquí se situaría el punto en el que la mula de Ignacio decide seguir por el Camino Real y no seguir el camino del musulmán que había discutido con Ignacio.

 Estamos en la calle de Daoiz y Velarde, enfrente de la casa número 37. Nosotros seguimos siempre recto nuestro camino, siguiendo el relato de la Autobiografía.


Tras unos kilómetros, el Ebro se nos acerca en un meandro para anunciarnos que ya estamos en el pueblo de Alcalá de Ebro.

ALCALA DE EBRO






 Giramos a la izquierda para ir directos al Ayuntamiento y la calle de Cervantes, donde empieza el camino hacia Cabañas de Ebro.


En este pueblo merece la pena echar un vistazo a la Iglesia y al monumento a Sancho Panza, figura relevante aquí puesto que estamos en la Ínsula de Barataria, descrita en El Quijote.

Realmente no es una isla pero, en tiempos de crecidas del Ebro, quedaba aislada. La estatua se encuentra detrás de la iglesia.


Salimos por la calle Cervantes y, a unos 500 metros después de salir del pueblo, nuestro camino se encuentra con una bifurcación. Cogemos el de la izquierda, el camino de Cabañas, que se hace camino más desdibujado al cabo de algo más de un kilómetro y que poco a poco nos acerca de nuevo al río Ebro.



Seguimos recto, con el Ebro a nuestra izquierda a lo largo de un kilómetro, hasta llegar a Cabañas de Ebro.

CABAÑAS DE EBRO





Entramos por la izquierda hasta la iglesia.




Atravesamos el pueblo, salimos por la calle Mayor y tomamos la carretera CV-411, que en 1,5 km nos lleva a la carretera CV-911, que tomamos a la izquierda.



 Esta carretera tiene bastante tráfico y hay que ir con cuidado.

Tras 1,5 km nos encontramos con un túnel a la derecha que cruza la autopista AP-68 por debajo.



 Lo tomamos y enseguida pasamos también por debajo de la vía del tren en otro túnel. El camino nos lleva directos a Alagón.

Alagon
 Si cruzamos la carretera y seguimos en línea recta, la Avenida de la Portalada nos lleva al centro del pueblo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario