lunes, 5 de octubre de 2015

ÉTAPA 23 DE LA VÍA DE LA PLATA

SALAMACA  --EL CUBO DEL VINO






SALAMANCA

Desde el Albergue nos dirigimos hacia la Plaza Mayor, la primera casilla de esta larga etapa está situada sobre un adoquín de la plaza Salmantina.

 Una concha de vieira de bronce nos hace devolver nuestra atención al Camino, guiando de nuevo nuestros pasos hacia la calle Zamora,


 continuando por el paseo del Doctor Torres Villarroel, a esta altura aparece un mojón que señala los 444 kilómetros restantes a Santiago.


La primera casilla de esta larga etapa está situada sobre un adoquín de la plaza Mayor charra. Una vieira de bronce guía nuestros pasos por la calle Zamora y el paseo del Doctor Torres Villarroel, donde veremos un mojón que señala la cifra de los kilómetros restantes a Santiago: 444.


La glorieta Santiago Martín "El Viti", presidida por la majestuosa escultura de un toro bravo, y, tras ella, pasamos junto al colegio Santa Teresa Jesús y un centro comercial.




 Siempre en dirección Zamora



vamos dejando atrás los puntos kilométricos 338 y 337 de la SA-11, que no es otra que la N-630, y tras una rotonda se alza a nuestra derecha el estadio de fútbol Helmántico. Sorteamos por debajo la A-62 y continuamos por el arcén de la N-630. Unos metros antes del punto kilométrico 335, por fin, dejamos el asfalto (Km 4,8).



Progresamos por pista hasta la cercana Aldeaseca de Armuña.



ALDEASECADE ARMUÑA


Parece que los primeros pobladores de Aldeaseca de Armuña fueron los celtíberos y más tarde los romanos, siendo repoblada posteriormente por los moriscos, judíos, castellanos y gallegos.

 En el siglo X el rey Ramiro II de León mando construir torres de defensa o castillos para defenderse de los moros, como el de Ribas en Cabrerizos y más tarde el Castillo, hoy desaparecido donde vivió la Princesa que fuera más tarde Reina de Castilla.

A principios del siglo XIII, Alfonso IX contrae matrimonio con Doña Berenguela, hija de Alfonso VIII de Castilla, en el que se unirían las coronas de León y Castilla, para conseguir la paz tras las incesantes luchas que existían entre los dos reinos, de este matrimonio nacería Fernando III el Santo.

 La mayor parte de Aldeaseca de Armuña estuvo bajo influencia de la Iglesia Catedral de Salamanca, señalando además que fue lugar habitual de veraneo de curas y frailes. Con la desamortización de Mendizábal prácticamente todos los terrenos fueron repartidos entre los habitantes del lugar

Entramos por la calle Ruta de la Plata, luego calle Frontón y giramos a la izquierda por la calle Campillo hasta la iglesia parroquial


La Iglesia de la "Santa Cruz", edificio de una sola nave, con una capilla mozárabe y un coro o tribuna, obra clasicista, de 1607. En el interior se distingue el retablo principal de finales del siglo XVII, donde realza el sagrario tallado en 1559, obra de Martín de la Haya.
Hay que rodear este templo del XVI, girar a la izquierda y continuar de frente.


Vemos que sale un camino a la derecha. Ojo porque es el antiguo camino, ahora cortado por la autovía, que no debemos seguir.

Seguimos recto, rodeando el pueblo por la calle asfaltada, hasta el siguiente cruce, con un poste eléctrico.
En este punto hay varias flechas que nos animan a continuar por el camino de la derecha. Éste se dirige hacia unas naves, que pasamos. A unos cien metros vemos la autovía y el paso por debajo de la misma.

 Doscientos metros después hay otro cruce. Varias flechas nos indican que tomemos la pista de la derecha, que seguimos en leve subida. Luego bajamos para cruzar el arroyo de la Encina (Km 8,6). Seguidamente subimos de frente por la larga pista hasta un campo de fútbol.

Bordeamos el recinto de juego y llegamos a Castellanos de Villiquera.

CASTELLANOS DE VILLIQUERA

El nombre de este pueblo tiene dos partes: Castellanos, que alude a los colonos de origen castellano que durante la repoblación de de la frontera más allá del río Duero (Extremadura) por parte de Ramiro II lo fundaran allá por el año 975; y Villiquera, que era otro pueblo más antiguo y medio despoblado en tiempos de la fundación de Castellanos de Villiquera, situado de uno a dos kilómetros más al sur.


La iglesia que vemos hoy en día es del XVI, pero para hacerla se emplearon materiales del templo medieval. Observamos que en el pórtico meridional se reutilizó una columna románica con capitel decorado con crochet. También encontramos una dovela románica decorada con dos rosetas de cinco y seis pétalos empotrado en el muro de una dependencia situada al lado del pórtico.


 Al parecer, Villiquera tiene su origen en la palabra latina villicus que representaba el nombre del funcionario o capataz romano encargado de la finca de un propietario.

 Atravesamos el pueblo por la calle Vía de la Plata y al otro extremo, tras pasar un pequeño parque, seguimos por un camino con tapiadas a ambos lados

 Concentrados en el horizonte, en el que sobresale la torre de la iglesia de Santa Elena, iglesia de Caizada, avanzamos sin pérdida hasta Calzada de Valdunciel.



 Una buena alternativa para el que quiera partir la etapa.


CALZADA DE VALDUNCIEL


Por la calle Carrascal llegamos a la plaza de la Constitución y continuamos por la calle Ruta de la Plata.

Al final de esta calle nos toparemos con una hilera de grandes piedras cilíndricas, hoy a modo de escultura e identificadas como probables restos de miliarios de la Vía XXIV del Itinerario de Antonino.




Salimos de Calzada de Valdunciel cruzando sobre el arroyo de la Vega, tras el que viene una pista que pasa junto a un merendero y una pequeña laguna. Más adelante, atendiendo a una señal metálica con la inscripción Camino de Santiago, giramos a la derecha y continuamos por una recta de más de kilómetro y medio que nos lleva junto a la N-630.


 En breve, al llegar al regato San Cristóbal, pasamos bajo la A-66 y junto a una caseta y desembocamos en la N-630. Atravesamos un río por la N-630 y volvemos a pasar bajo la autovía para tomar un camino de gravilla fina. Éste fue creado de forma específica para los peregrinos y avanza paralelo a la autovía. No hay pérdida, así que olvidaros de la N-630

. Cruzaremos la SA-CV-115 que se dirige a Valdelosa y seguiremos el camino de frente, siempre con la referencia de la A-66

Sobretodo a través de este camino, habilitado en 2009 tras la inauguración de la autovía, de algún corto tramo de la N-630 y de la antigua carretera de acceso al Cubo de la Tierra del Vino, llegaremos tras casi 14 kilómetros a la primera población zamorana de la Vía de la Plata.



EL CUBO DE LA TIERRA DEL VINO


Entramos al pueblo por la calle Mayor, y a la altura del café bar Hernández, giramos a la izquierda por la calle García de la Serna, continuando por la calle Toro hasta la calle Eras de Arriba, donde se encuentra el albergue.


El Cubo de la Tierra del Vino se presenta como primera población zamorana, revelando en su apellido la vocación de cultivo del territorio, destrozada en el siglo XIX por la plaga de la filoxera.
 Aún quedan algunas viñas en la zona, así como abundantes bodegas, que denotan un pasado vinícola más activo que el presente.




De su casco urbano destaca la iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán, reconstruída en los años cuarenta del siglo XX y de cuya fábrica solo se conserva la espadaña. Frente a la iglesia existe desde 2005, un crucero que es replica el de Santiago Peregrino de la Iglesia de Santa Marta de Tera.
El nombre de El Cubo se cree que podría proceder de la existencia en otros tiempos de un cubo cuyo objetivo podría ser la defensa de esa zona estratégica por ser una vía de paso. Ubicado en plena Ruta de la Plata, pudo haber sido la Sabaria que citan las antiguas crónicas romanas.


El albergue es la antigua casa de los maestros, hoy rehabilitado como albergue de peregrinos. Cercana se encuentra la iglesia de Santo Domingo de Guzmán.

Fotos de internet


No hay comentarios:

Publicar un comentario