sábado, 10 de octubre de 2015

BAÍILICA SUPERIOR SAN FRANCISCO DE ASIS

BASÍLICA SUPERIOR DE LA BASÍLICA DE SAN FRANCISCO DE ASIS





Se levanta frente a la extensa plaza superior de San Francisco, espacio oficialmente reservado, libre de toda construcción, desde el año 1246 por la Comuna de Asís para conservar la perspectiva del gran monumento.






EXTERIOR
 La Basílica superior presenta una fachada simple “de cabaña”, dividida en tres partes por cornisas.

 La parte alta es en forma de tímpano con un tragaluz al centro.

La parte central está decorada con un grandioso rosetón central, que a los lados tiene los símbolos de los Evangelistas en relieve.



La parte baja está enriquecida por el majestuoso portal, única referencia externa de la arquitectura gótica.




 En el lado izquierdo de la fachada se apoyó, en el siglo XVII, la Logia de las bendiciones desde la cual, en época pasada, se mostraba el Velo santo de la Virgen.

La parte inferior está centrada por un arco ojival amplio que encierra el portal de arcos concéntricos, el rosetón y las dos puertas de arcos triboldos.
 Originalmente las columnas y demás elementos del rosetón tenían incrustaciones de mosaico que le daban una gran vistosidad y lo hacían semejante a una inmensa flor multicolor.


Al lado izquierdo de la fachada fue construido en 1607 un templete comunicado por un corredor de arcos, en estilo renacimiento; es la llamada tribuna de las bendiciones.



 En el mismo lado, en la zona absidal, poco después de la construcción de la iglesia superior fue levantado el campanario románico, de sesenta metros de altura y con un juego de cornisas y arcos pensiles que dividen su recorrido hacia el alto.


281AssisiSFrancesco.jpg



La torre cuadrada y maciza, en estilo románico-lombardo, tiene 53,50 metros de altura.
 Cada lado de la parte superior está abierta en tres arcos. Inicialmente terminaba en una aguja octogonal (como la de la basílica de Santa Clara), la cual fue demolida en el año 1530.

INTERIOR

  Nave de la Basílica superior.
Tiene planta en forma de cruz tau ("T") con ábside poligonal y una sola nave de gran elegancia y luminosidad.



 La vivaz policromía y las esbeltas formas góticas de la nave interna contrastan con la relativa simplicidad románica de la arquitectura externa de la Basílica superior.

 La nave está dividida en cuatro arcadas con transepto y ábside poligonal, y presenta una cubierta con bóvedas de crucería.


Un estrecho balcón corrido se extiende en torno a las paredes.

 La iglesia superior está iluminada por grandes ventanales góticos que se disponen a lo largo de toda la parte alta de la nave y del ábside, a lo cual se une la luz que entra por el rosetón de la fachada.



 La bóveda está sostenida por nervaduras que se apoyan sobre columnas múltiples.

La gran riqueza y abundancia de su dotación y decoración sólo nos permite ofrecer aquí una visión rápida.
 Esquemáticamente podemos distinguir cinco grandes conjuntos: 1) el altar mayor y el coro; 2) los frescos del transepto; 3) los frescos de la parte superior de la nave; 4) los vitrales; 5) el ciclo de la vida de San Francisco.

 Altar Mayor y el coro


 En el centro del ábside se encuentra el marmóreo altar mayor, de  mármol con incrustaciones de estilo cosmatesco



 Originario del siglo XIII, fue restaurado en 1942.
 Sobre el altar, en el cruce del transepto, las figuras de los cuatro evangelistas y de las regiones evangelizadas por ellos.



Su destinación original era la Capilla papal.

 El coro, compuesto por 102 sillas, es obra de Domenico de Sanseverino y sus ayudantes entre 1491 y 1501.



Nota: sobre el altar mayor había un crucifijo pintado sobre madera en 1236 por Giunta Pisano, en el cual aparecía fray Elías de rodillas como donante. Este crucifijo desapareció.


Los frescos del transepto
Los frescos del transepto y del ábside son todos obra de Cimabue y de sus ayudantes, realizados en el año 1277.

Los del brazo derecho representan a la Iglesia terrestre (la Transfiguración del Señor, episodios de la vida de los Apóstoles...),


los del centro muestran varios episodios de la vida de la Virgen,


 y los del brazo izquierdo representan a la Iglesia celeste; el más famoso es el de la crucifixión.


Desgraciadamente hoy se encuentran en muy mal estado debido a la humedad y, sobre todo, al óxido de plomo empleado en la mezcla de las pinturas, que ha reaccionado produciendo el efecto de un negativo fotográfico.


La costumbre de Cimabue de usar albayalde, mezclado con otras pinturas, ha hecho que el color, con el paso del tiempo, se convirtiese poco a poco en evanescente, casi monocromático.




Los frescos de la parte superior de la nave



Los frescos de la parte superior de la nave constituyen un conjunto de 34 cuadros con escenas bíblicas; algunos de ellos están bastante deteriorados.

 Los de la derecha se refieren al Antiguo Testamento y los de la izquierda al Nuevo Testamento.

Fueron pintados entre finales del siglo XIII y comienzos del XIV por artistas romanos y toscanos.

Vidrieras
  La basílica superior conserva una de las colecciones de vidrieras medievales más completas de Italia. Las de la zona absidal, datadas en 1253, se atribuyen a artistas de Alemania nororienrtal y representan nueve escenas con analogías entre la vida de Jesús y acontecimientos del Antiguo Testamento.

La del ábside proceden de la escuela francesa de finales del siglo XIII. Cada uno de ellos representa nueve escenas con analogías entre la vida de Jesús y acontecimientos del Antiguo Testamento.

 Los ocho vitrales de la nave fueron ejecutados entre finales del siglo XIII y el siglo XIV; representan episodios de la vida de san Francisco, san Antonio de Padua, la Virgen y otros santos




 Frescos parte inferior

Los frescos de la parte inferior de la nave forman el ciclo de la vida de San Francisco con un total de 28 escenas.

Casi todos ellos son debidos a la inspiración de Giotto y al trabajo de sus colaboradores. Los cinco últimos se atribuyen al «Maestro de santa Cecilia», dada su semejanza con la vida de santa Cecilia que se encuentra en el museo de los Oficios de Florencia.

La mayoría de los episodios se basa en los datos ofrecidos por la Leyenda Mayor de San Buenaventura, que era la biografía oficial de san Francisco a fines del siglo XIII, fecha de su elaboración (1297-1300).


1. Un hombre simple extiende su capa a los pies de Francisco (LM 1,1).



 Dos grupos de personas y dos conjuntos arquitectónicos separados por una representación acomodada del templo de Minerva, el cual enmarca la escena central del cuadro. Nótese la armoniosa distribución de personajes y edificios.

 2. Francisco regala su capa a un caballero pobre (LM 1,2).



 El joven Francisco centra esta escena de rico colorido. Las figuras del caballo y del caballero equilibran el conjunto. En las dos colinas del fondo se pueden ver simbolizadas la ciudad terrena (a la izquierda, quizá la ciudad de Asís) y la ciudad celeste (a la derecha, tal vez la abadía del monte Subasio). Las líneas oblicuas de las colinas confluyen sobre la figura de Francisco.


 3. El sueño de las armas (LM 1,3).



 Contraposición de dos volúmenes cúbicos: uno escueto y sin adornos que resalta las figuras de Cristo y de Francisco, y el otro que representa un palacio gótico ricamente adornado.


 4. Francisco escucha al crucifijo de San Damián (LM 2,1).


 Ideologización de la iglesia de san Damián según un artificio pictórico no carente de simbolismo que permite ver su exterior y su interior, en estado de abandono y destrucción. La parte ocupada por el crucifijo es la más pobre y descompuesta.


 5. Francisco renuncia a la herencia paterna (LM 2,4).


Los dos grupos de edificios del fondo orquestan la escena del primer plano, toda llena de dramatismo, en la que hay dos grupos de personas. La escena que se desarrolla entre Pedro de Bernardone y su hijo Francisco aparece separada por un espacio vacío. Al lado de la derecha se agrupan los eclesiásticos, a la izquierda, los civiles. Nótese la expresión de los rostros de los circunstantes, el contraste entre la actitud de Pedro y la de Francisco, así como el equilibrio de acciones entre el amigo que retiene a Pedro y el obispo que cubre a Francisco.

  6. El sueño del papa Inocencio III en Letrán (LM 3,10).
Giotto - Legend of St Francis - -06- - Dream of Innocent III.jpg


 Contraste entre las escenas de la derecha y de la izquierda. La derecha es apacible, con un pontífice que duerme plácidamente bajo un inmenso baldaquino, rodeado de un rico cortinaje y vigilado por dos ancianos, uno de los cuales también duerme. A la izquierda, predominio de las líneas oblicuas, ambiente de movimiento, una hermosa torre a punto de caer y la seguridad de un Francisco robusto como una pilastra que sostiene con sus hombros el edificio mientras mira confiadamente a la altura.

 7. El Papa aprueba la Regla (LM 3,10).



Dos grupos de personas se encuentran frente a frente; el de la derecha está en un plano un poco más elevado. Las mitras armonizan con las tonsuras. Hay relación entre ambos grupos. Las miradas confluyen todas en la escena central: la bendición de Inocencio III y la donación de la Regla. El ambiente arquitectónico enmarcado por los tres grandes arcos suspendidos podría sugerir algún simbolismo.



 8. Francisco, como un nuevo Elías, aparece sobre un carro de fuego (LM 4,4).



 Representación de dos escenas paralelas. El alto y escueto edificio que evoca el establo de Rivotorto ofrece una buena armonía entre las columnas y los dos grupos de frailes.

 9. Un ángel muestra a fray Pacífico el trono preparado para san Francisco (LM 6,6).

Giotto - Legend of St Francis - -09- - Vision of the Thrones.jpg
 Las sillas en la altura indican el objeto de la visión, fuera del ambiente enmarcado por la iglesia de Bovara y las alas del ángel.

 10. Expulsión de los demonios de Arezzo (LM 6,9).




Dos ambientes arquitectónicos desiguales y contrastantes enmarcan este episodio: el ábside de un gran templo gótico (izquierda) y una ciudad minada por la división y el odio (los dos personajes de la parte inferior), en la que pululan los demonios (parte superior). En un ángulo, la actitud humilde de san Francisco que ora, y, al centro, la actitud decidida de fray Silvestre que exorciza.

 11. Francisco ante el Sultán de Egipto (LM 9,8).


Episodio de gran dramatismo, compuesto por tres grupos de personas, dispuestos con gran equilibrio. Nótese la relación entre el Sultán que acciona con su mano derecha y la actitud segura de Francisco quien también acciona con su mano derecha, así como la escena que se desarrolla entre la cobardía de los sacerdotes mahometanos y el gesto de desprecio del hermano Iluminado. El solio del Sultán armoniza con el otro edificio aun en la decoración de la bóveda.


 12. Éxtasis de Francisco (LM 10,4)

Giotto - Legend of St Francis - -12- - Ecstasy of St Francis.jpg

. La figura de Francisco con los brazos abiertos centra la escena. El recargo de figuras en la parte izquierda acentúa mejor la aparición del Señor en la parte derecha.


 13. La noche de Navidad en Greccio (LM 10,7).



El artista ubica el episodio en el coro o presbiterio de una iglesia y en él son destacados los elementos principales del relato: el facistol del Evangelio, el púlpito de la predicación, el altar de la celebración y, al centro, Francisco vestido de diácono que toma entre sus brazos al Niño de Belén. La escena cobra vitalidad con la presencia de la multitud y los cuatro frailes que cantan.

 14. El milagro de la fuente (LM 7,12).



 Dos inmensas rocas secas con árboles raquíticos enmarcan la figura de Francisco en actitud orante. Nótese la avidez del campesino con las pupilas dilatadas y sus piernas hinchadas por el esfuerzo. Los dos frailes de la izquierda, que se maravillan de lo ocurrido, complementan el episodio.

 15. El sermón a las aves (LM 12,3).

Giotto - Legend of St Francis - -15- - Sermon to the Birds.jpg

 Podría decirse que el centro de este cuadro es el diálogo, ese espacio de mutua atracción que se crea entre un Francisco semi-inclinado, que conversa entusiasmado, y las aves, todas orientadas hacia él, que lo escuchan atentas.

 16. Francisco predice la muerte del caballero de Celano (LM 11,4).



 La figura del caballero de Celano, yacente en el ángulo inferior de la derecha, centra toda esta dramática escena. Obsérvese como todos los gestos, las miradas y aun la misma arquitectura, se orientan hacia el mismo lado.

 17. Francisco predica delante del papa Honorio III (LM 12,7).



 Tres arcos góticos ricamente adornados enmarcan la escena, en la que predomina la figura del pontífice con su actitud de profunda atención a las palabras de Francisco. Dos grupos, de a tres personas cada uno, rodean al papa. Nótense las diversas expresiones. La figura del fraile sentado a los pies de Francisco rompe la monotonía de la composición.

 18. Aparición de Francisco durante el Capítulo de Arlés (LM 4,10).

Giotto - Legend of St Francis - -18- - Apparition at Arles.jpg
 La simplicidad y monotonía de los frailes sentados frente a un san Antonio bastante pasivo, no alcanzan a poner suficientemente de relieve la aparición de Francisco, un tanto ofuscada por la rica decoración arquitectónica.

 19. Francisco recibe los estigmas (LM 13,3)


. La actitud de Francisco, al centro, y la de fray León, en el ángulo inferior, dan a la escena una gran serenidad; las dos capillas equilibran el conjunto, así como la luminosidad del Serafín y la iluminación de la roca.

 20. Muerte y funerales de Francisco (LM 14,6).


 Cuadro dividido en tres partes: la inferior, más horizontal, centrada en Francisco que yace en una camilla; la intermedia, vertical, formada por el cortejo solemne de sus funerales; la superior, de gran movimiento, representa a Francisco llevado por los ángeles al cielo.

 21. Visión del hermano Agustín y del Obispo de Asís (LM 14,6)



. Dos escenas yuxtapuestas sin relación histórica ni pictórica. La de la izquierda es rica por su expresionismo.

 22. El caballero Jerónimo verifica los estigmas (LM 15,4).


 La parte principal del cuadro, con múltiples personajes, es interesante por la expresión dramática y piadosa de los rostros.


23. El dolor de Clara y de las hermanas de San Damián (LM 15,5).




Dos grupos de personas, al centro de las cuales se encuentra la figura yacente de Francisco. Nótese la piedad y el dolor en los rostros de las monjas y de los circunstantes, que le dan al cuadro un acentuado realismo. La iglesita de san Damián es idealizada como una catedral de magnífica arquitectura. ¿Quizás el pintor quiso representar la basílica de santa Clara?

 24. La canonización de san Francisco (LM 15,7)


. Sólo se pueden ver algunos fragmentos. De gran interés, la expresión de los rostros de las mujeres en el ángulo inferior derecho.

 25. Francisco se aparece al papa Gregorio IX (LM mil 1,2).



 Juego de cortinajes que enmarcan una escena en la que se perciben la calma y la somnolencia que rodean al pontífice. Al centro de todo domina la figura de Francisco, quien toma la mano del papa y le señala su costado.

 26. Curación de un hombre llamado Juan (LM 6,7; LM mil 1,5).



Dos grupos de personas que aparentemente carecen de un centro común de atención; la presencia de Francisco y de los ángeles no es percibida por las dos mujeres ni el médico.

 27. La mujer que resucita para confesarse (LM mil 2,1; 3 Cel 40).



Figuras más estilizadas y un tanto hieráticas. En el ángulo superior, Francisco que ora.

 28. Pedro de Alife recobra la libertad (LM mil 5,4; 3 Cel 93). Escenografía de torres que ambienta la liberación de Pedro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario