sábado, 12 de septiembre de 2015

CAMINO PRIMITIVO COMPOSTELANO 8ª ETAPA

FONSAGRADA -- CADAVO BALEIRA



PADRÓN





 Tras dejar el albergue cruzamos la LU-530 y accedemos a la parroquia de San Xoán de Padrón.casas de pueblo, fincas y prados, todo ello alrededor de la iglesia






 Siguiendo la dirección del mojón 157,581 a Santiago, tomamos una senda que avanza bajo la carretera y salimos de nuevo a ésta. Cruzamos de nuevo la LU-530 y proseguimos por otra pista que ahora discurre por la parte izquierda.

Un posterior tramo común nos sitúa junto a la fonte do Pastizal, buena ocasión para llenar la cantimplora

 Una pista forestal entre las coníferas se encarga de tomar el relevo.

Termina descendiendo hasta la carretera, que atravesamos para enganchar otra senda que asciende.



Progresando por la loma dejamos el grueso de casas de Vilardongo a mano izquierda, entidad perteneciente a la parroquia de Padrón.

VILARDONGO

  Nuestro itinerario avanza en línea recta y cruza la LU-1906 a la altura de Pedrafitelas, que también queda a la zurda.



 Cuatrocientos metros más adelante pasamos junto a un merendero, desde el que se obtienen, por cierto, hermosas fotografías.
Después de una senda encajada, salpicada de varios cursos de agua, llegamos a Montouto.

MONTOURO


 Hay que seguir a la izquierda, hacia abajo.
 Seguidamente cogemos la trocha que sube a media ladera hasta el mismo hospital de Montouto, a 1023 metros de altitud. Juan Uría recoge en Las Peregrinaciones a Santiago de Compostela que "un privilegio del Archivo de Simancas de 1586 dice que en la montaña de Montouto se halla un hospital en el camino de los peregrinos que van a Santiago y en tierra despoblada donde perecían los pobres de frío y nieve".





 A mano derecha encontramos una sencilla capilla, y justo después el dolmen de Pedras Dereitas sobre el campo abierto. Al otro lado las ruinas del antiguo hospital, con la calle y algunos de los muros y edificios rehabilitados.

HOSPITAL DE MONTORO

El lugar con más encanto de la jornada: las ruinas del Hospital de Montouto.
Allí se dirige el peregrino, como lo hicieron antes que él muchos viajeros cientos y cientos de años atrás.




Pedro I de Castilla, apodado El Cruel, en 1357 contruyó el hospital original. De éste apenas quedan las ruinas de un muro perdido en el bosque y, dicen, muy pocos saben su localización exacta. Después se construyó este que vimos en 1698 que dio cobijo a los peregrinos hasta su abandono a mediados del S XX.



 El Hospital de Montouto fue el último refugio de este tipo que funcionó en Galicia.

Tuvo hospitalero hasta bien entrado el siglo XX. Fue un lugar de gran importancia en el Primitivo. Y es un lugar fascinante.


 Inicia el descenso por pista herbosa bajo la línea de aerogeneradores.

Transita por el paraje de Os Oteiros. La segunda parte de la bajada es más acusada, dejando la pista para continuar por una senda encajada en el bosque. Un bar antecede a la LU-530, a la que desembocamos para atravesar la parroquia de Paradavella, que cuenta con otro par de bares.



PARADAVELLA
 Al término de la parroquia fonsagradina tomamos un sendero a mano derecha que recorre la ladera boscosa.



Un tramo tan bello como incómodo, con toboganes y varios cursos de agua.

Finaliza en la propia carretera, que cruzamos para bajar hasta A Calzada, a mano izquierda, y la inmediata

A Degolada, primera parroquia del concello de Baleira.


A DEGOLADA

 
Aquí visitamos la iglesia de San Lourenzo.


La siguiente bifurcación, ya bajo arbolado, hay que elegir la senda de la izquierda, que desciende sin remedio hasta el rego da Pasadiña.

Posteriormente subimos al lugar de O Couto (Km 14,7), que cuenta con un precioso tejo. La subida que viene a continuación, la célebre A Costa do Sapo, es memorable, quizás la más fuerte de todo el Camino Primitivo hasta ahora. Cada una trepa como puede hasta la carretera, que da entrada a A Lastra.

A LASTRA



Atravesamos San Xoán de A Lastra junto a la carretera y pasada la iglesia de San Xoán, que fue encomienda sanjuanista, como tantas otras,


iniciamos una pista muy empinada, el Camín da Rodela que surge a mano izquierda, entre las casas.


 No sin resuello proseguimos lentamente el ascenso al alto de Fontaneira, ya a resguardo bajo el pinar.

 La cota del puerto se encuentra a casi 950 metros de altitud (Km 18,2). Con la respiración aún entrecortada salvamos por carretera los metros que nos separan de Fontaneira.



FONTANEIRA
Con su parroquial consagrada a Santiago. Otro bar salvador aguarda a mano derecha.




Las ansias por llegar hacen del tramo final una historia interminable, ya que aún resta casi una hora de marcha.




A la salida de la parroquia baleirense dejamos la LU-530 por la izquierda.
Pasamos junto al cementerio regresando después a la carretera.

Avanzamos por ella un buen trecho y salimos de ella por la derecha (Km 20,8). Ponemos pie sobre pie sobre el Campo da Matanza.

Un paraje un tanto inhóspito y ventoso, donde la tradición quiso ver el lugar de una legendaria batalla en la que las tropas de Alfonso II El Casto derrotaron a los musulmanes allá por el año 813, coincidiendo con la época del descubrimiento del Arca Marmórica del Apóstol Santiago.


 Cierto o no, sí que se descubrieron en este paraje espadas, armaduras y otras armas.

Finalmente, la carrileira de Santiago nos acerca a la capital del Concello de Baleira, cuyo



emplazamiento no permite contemplarlo hasta tenerlo bajo los pies. Nos topamos con el albergue de peregrinos justo a la entrada.

O CÁDAVO BALEIRA



Fotos de internet y algunas páginas de peregrinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario