miércoles, 23 de septiembre de 2015

CAMINOS A COMPOSTELA


Los Caminos de Santiago en Galicia - pincha para ver el plano ampliado

CAMINO DEL NORTE

 Los caminos astur-galaicos fueron pioneros en encauzar peregrinos hacia Santiago. Los peregrinos venían desde Francia por mar recalando en los puertos vascos, cántabros y gallegos.



El Camino de Santiago del Norte parte desde Irún y llega a Santiago de Compostela transcurriendo casi en su totalidad por la costa Cantábrica o próxima a ella. El recorrido es más duro que el Camino Francés, pero sus paisajes, donde se funden el azul del mar con el verde de las montañas, bien merecen el esfuerzo extra.
Se cree que el Camino del Norte es la ruta más antigua; se cree que fue la primera que tomaron los peregrinos para llegar a Santiago de Compostela ya que cuando se descubrió la tumba del Apostol, la dominación por parte de los musulmanes alcanzaba muchos territorios del interior de la peninsula Ibérica

 Por tanto el Camino del Norte fue una de las rutas más transitadas en los primeros años de peregrinación, comenzando por los propios monarcas de la corte asturiana.

A medida que avanzó hacia el sur la reconquista este camino fue casi reemplazado por el Camino Francés, debido a la menor complejidad orográfica, a lo abrupto del terreno del Camino del Norte, y a la ausencia de grandes burgos.
 El peregrino que se aventure a realizar el Camino del Norte, hará uno de los caminos más atractivos y emocionantes de los Caminos de Santiago. Las vistas, que en muchas ocasiones se pierden en la inmensidad del mar, son impresionantes.
El verdor de las montañas, sentir el mar rodeandote, los pueblos marineros, las hermosas playas, la gastronomía, y la hospitalidad de sus gentes hacen de este Camino una experiencia única.



900 kms. el Camino del Norte, es la segunda ruta más larga, después de la Vía de la Plata.

Se suele realizar en 32 etapas si se va a pie. Al llegar a Asturias (cerca de Sebrayo), existen dos alternativas, ya que el camino se bifurca en dos ramales, pudiendo elegir entre el Camino Primitivo o el Camino de la Costa.

La red de albergues del Camino del Norte, es mucho más escasa que la red de albergues del famoso Camino Francés, pero siempre encontraremos un albergue donde pasar la noche.


La señalización durante todo el camino es muy buena. La primera flecha amarilla, que indica el inicio del camino se encuentra en Hendaya, en el puente sobre el río Bidasoa, que sirve de límite fronterizo con Francia, y que no por casulidad se llama “Puente de Santiago”.

 El más septentrional de los caminos de Santiago, el camino de la costa, serpentea por la marina verde que baña el mar Cantábrico y tiene una de sus estaciones de parada en la ciudad y puerto de Gijón. Esta ruta de pregrinación forma parte del conjunto de itinerarios jacobeos y se conoce con el nombre de Camino del Norte. Gijón acoge al peregrino para ofrecerle un lugar de descanso y una etapa más de experiencia en su camino, es sin duda una parada obligatoria en el camino del Norte

Camino del norte
Para la entrada de Galicia había diferentes alternativas. Se podía cruzar en barca, de Castropol a Ribadeo o bordear el río Eo que disponía de varios puentes. Estos pasos generaban diferentes itinerarios en dirección a Mondoñedo y Lugo.

 CAMINO INGLES


 Por su situación estratégica, Ferrol y A Coruña son los puntos de partida de las dos alternativas del Camino Inglés.


El primer itinerario marítimo conocido, escrito entre 1154 y 1159 por el monje islandés Nicolás Bergsson, describe el viaje desde Islandia hasta Dinamarca, y a pie hasta Roma.

Esta ruta marítima la siguieron los islandeses y escandinavos que peregrinaron a Santiago


. Durante el S. XIV y el primer tercio del XV, los británicos emplearon el barco para venir a Santiago. Su presencia está sobradamente probada con las piezas de cerámica y numismática inglesas de la época halladas en las excavaciones de la catedral compostelana.

Las ofrendas al Apóstol son otra huella de la existencia de las peregrinaciones marítimas, la más célebre es el retablo portátil de alabastro donado en 1456 por el clérigo John Goodyear; o la Cruz de perlas donada por el rey Jacobo IV de Escocia (1475-1513).


Los peregrinos contaron con los hospitales de la orden franciscana del Sancti Spiritus, bajo los auspicios del noble Fernán Pérez de Andrade, "El Bueno". En el tramo que parte de Ferrol se situaban en Ferrol, Neda, Miño, Paderne y Betanzos. En la ruta que parte de A Coruña contaban con hospitales en la ciudad y con los de Sigrás y O Poulo, a medida que avanzaban.

Los archivos de estos hospitales dan noticia de defunciones de ingleses, nórdicos, alemanes, franceses e italianos, un dato más que muestra la relevancia de las peregrinaciones por esta ruta.


  CAMINO FISTERRA

Es la única ruta con origen en Santiago. Su meta es Fisterra o Muxía, dos lugares de gran simbolismo y vinculaciones jacobeas donde antaño se situaba el fin del mundo conocido. En la actualidad es uno de los trazados que gana más peregrinos y ritos.


 Desde el siglo X muchos peregrinos deciden prolongar su viaje a la Cosa da Morte, que era para los antiguos el último reducto de la tierra conocida, la punta occidental de la Europa continental, el tramo final de un itinerario mítico-simbólico
Peregrinos en Fisterra / Fotografía de José Manuel Casal

Su meta en el cabo Fisterra y el Santuario da Virxe da Barca.

 Casi desde el descubrimiento del sepulcro del apóstol Santiago (s. IX), determinados peregrinos decidían prolongar su viaje hasta la Costa da Morte, que era para los antiguos la punta más occidental de Europa, el tramo final de un itinerario marcado en el cielo por la Vía Láctea.
A partir del s. XII, el Códice Calixtino vincula estas tierras con la tradición jacobea y señala que los discípulos de Santiago viajaron a Dugium, actual Fisterra, buscando autorización de un legado romano para enterrar el Apóstol en Compostela y que allí fueron encarcelados.


 Lograron huir y, a punto de ser alcanzados, cruzaron un puente que se derrumbó al paso de la tropa romana que los perseguía. La tradición jacobea del finisterrae gallego se fundamenta en dos de las devociones más populares de Galicia; el Santo Cristo, en Fisterra, del que el licenciado Molina (s. XVI) dice que a él "acuden los más romeros que vienen al Apóstol"; y A Virxe da Barca, en Muxía, que según la tradición acudió a este hermoso lugar en una barca de piedra para darle ánimos a Santiago en su predicación.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario