martes, 1 de diciembre de 2015

PASEO DEL ESPOLÓN DE BURGOS





A la derecha, el principio del  Paseo de la Isla 





A la izqierda, el Paseo del Espolón, paseo arbolado, ajardinado y muy centrico en la ciudad de Burgos.





La palabra espolón guarda relación con el hecho de tratarse de unos terrenos inundables a orillas del río Arlanzón y que fue elevado mediante estribos y contrafuertes para protegerlo de las crecidas del río.
 Así este paraje extramuros de la ciudad era conocido como Ronda del Espolón, extendiéndose a pie de muralla desde el Arco de Santa María hasta el actual palacio provincial.



 En el centro del paraje se encontraba la puerta de Carretas, que daba acceso a la plaza del Mercado Menor renombrada actualmente como Plaza Mayor.

Por el andén central, conocido antaño como paso de las Acacias, pasaba la carretera de Bayona a Madrid, a donde acudían los burgaleses a pasear, presenciando el paso de las diligencias.


El año 1712 tras el derribo de las murallas se construyen edificios particulares y público como fueron el Ayuntamiento, sobre la puerta de Carretas y el Consulado del Mar.





 Al mismo tiempo que se encargaba al arquitecto Fernando González de Lara el proyecto de las nuevas Casas Consistoriales, se le encomendaba la realización de unos jardines, por una longitud de 1 100 pies, en la margen derecha del río Arlanzón,




 entre los puentes de Santa María y de San Pablo.





Una vez construido, fue Carlos III quien a través del conde de Floridablanca indica y obliga a instalar una serie de estatuas, colocadas en cuadro, que son de la misma serie que las que hay en el palacio Real de Madrid,

  



y a éstas, se suman otras donadas por Isabel II. Unas y otras han llegado perfectamente conservadas hasta nuestros días.







Fernán González



Un monumento  de piedra en el muro del río frente a los cuatro reyes, en la que en agradecimiento se perpetuán los nombres de los reyes Carlos III e Isabel II.










No hay comentarios:

Publicar un comentario