martes, 8 de diciembre de 2015

APERTURA DEL AÑO DE LA MISERICORDIA

8 DE DICIEMBRE DE 2015




El Papa Francisco abre la Puerta Santa y da inicio al Jubileo de la Misericordia

El Papa abre la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro. Foto: Captura Youtube

Al término de la Santa Misa que celebró esta mañana en la Plaza de San Pedro con motivo de la solemnidad de la Inmaculada Concepción, el Papa Francisco abrió la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro para dar inicio al Jubileo de la Misericordia.

 Después de la comunión, los obispos concelebrantes en la Santa Misa iniciaron la procesión hacia el atrio de la Basílica, donde se encuentra la Puerta Santa.

 A un lado, esperaba sentado el Papa emérito Benedicto XVI.


 


El Santo Padre fue el último en añadirse a la procesión, y una vez llegó al atrio se detuvo para saludar con afecto a Benedicto XVI. Después se situó delante de la Puerta Santa, se detuvo y dio inició al rito de apertura.

 “Oremos: Dios, que revelas tu omnipotencia sobre todo con la misericordia y el perdón, dónanos vivir un año de gracia, tiempo propicio para amarte a ti y a los hermanos en la alegría del Evangelio. Continúa a infundir sobre nosotros tu santo Espíritu, para que no nos cansemos de dirigir con fidelidad la mirada a Aquel que hemos traspasado, tu Hijo hecho hombre, rostro resplandeciente de tu infinita misericordia, refugio seguro para todos nosotros pecadores, necesitados de perdón y de paz, de la verdad que libera y salva. Él es la puerta a través de la cual venimos a ti, fuente inagotable de consolación para todos, belleza que no conoce el ocaso, alegría perfecta en la vida sin fin”.

Enlace permanente de imagen incrustada
 “Que interceda por nosotros la Virgen Inmaculada, primer y espléndido fruto de la victoria pascual, aurora luminosa de los cielos nuevos y de la tierra nueva, aterrizaje feliz de nuestra peregrinación terrena”.

Enlace permanente de imagen incrustada
 “A ti, Padre Santo, a tu Hijo, nuestro Redentor, al Espíritu Santo, el Consolador, todo honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén”.

Enlace permanente de imagen incrustada

Enlace permanente de imagen incrustada


 A continuación el Santo Padre se acercó a la Puerta Santa y pronunció la siguiente fórmula

Enlace permanente de imagen incrustada

: “Es esta la puerta del Señor: Por ella entrarán los justos. Abridme las puertas de la justicia: Entraré para dar gracias al Señor. Por tu gran misericordia, entraré en tu casa, Señor: Me postraré hacia tu templo santo”.
Enlace permanente de imagen incrustada

Enlace permanente de imagen incrustada



 Luego abrió la puerta y permaneció unos instantes en oración mientras se escuchaorn los aplausos de los fieles congregados en la Plaza de San Pedro.

Enlace permanente de imagen incrustada





 Entró solo, y después entraron algunos concelebrantes y representantes de religiones y fieles laicos.

Enlace permanente de imagen incrustada


 Benedicto XVI también entró acompañado de su secretario y Prefecto de la Casa Pontifica,

Enlace permanente de imagen incrustada

Mons. Georg Gänswein, y volvió a saludar a Francisco. Fue el primeer peregrino en cruzar la Puerta Santa tras el Papa.

Enlace permanente de imagen incrustada


Enlace permanente de imagen incrustada


 Después, el Papa se dirigió al Altar de la Confesión mientras el coro cantaba el Himno del Año Santo de la Misericordia. Delante del Altar dijo: “Padre Santo, rico de misericordia y grande en el amor, te alabamos con todo el corazón, y te damos gracias por la sobreabundancia de tus dones. Míranos, que en este día hemos abierto la Puerta Santa y felices hemos dado inicio al tiempo jubilar”.


 “Concédenos, te pedimos, a todos aquellos que pasarán por la Puerta de la Misericordia con el alma arrepentida, renovado compromiso y filial fidelidad, de tener una viva experiencia de tu ternura paterna y de recibir la gracia del perdón para testimoniar, en palabras y en obras, el rostro de su misericordia, Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina en los siglos de los siglos. Amén”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario