jueves, 10 de diciembre de 2015

ESCULTURAS DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

ALONSO CANO Y SUS INMACULADAS

La Inmaculada del facistol, 1655, obra escultórica maestra de Alonso Cano

 Sacristia de la Catedral de Granada



madera de cedro  policromada de apenas 5 dm de altura, que por su finura y virtuosismo pronto fue trasladada a la sacristía, para protegerla mejor y a su vez favorecer su contemplación.

Posee una apariencia frágil y delicada, llena de dulzura y belleza. La figura adolescente, casi infantil según la costumbre andaluza, presenta un diseño en forma de huso, empleado habitualmente por Cano en este tipo de trabajos.
Su mirada, dirigida al suelo, sus manos en actitud piadoda, sus pies apoyados en una nube y angeles.


 Realizada para el facistol, atril grande del coro de la catedral granadina.
Cuando los canónigos de la catedral vieron la imagen, pensaron que era mucho mejor colocarla en la cajonería de la sacristía, y así podría ser contemplada desde muy cerca y todos los días y pronto fue trasladada a la sacristía para favorecer su contemplación.

INMACULADA DE LA IGLESIA DE SAN JULIÁN DE SEVILLA

 En la Iglesia de San Julián, de Sevilla, está una de las imágenes de la Inmaculada más bellas de esta ciudad.
 Se libró increíblemente del incendio de esta iglesia en 1932, y es una de las representaciones más significativas del misterio de la Inmaculada Concepción en Sevilla. Ha sido siempre atribuida a Alonso Cano (1601-1667).


 


 El estilo idealista y reposado que Alonso Cano muestra en sus obras aparece en esta Inmaculada.

 El hecho de que haya colocado solamente dos cabezas de ángeles a los pies de la Virgen, y la misma descripción de estas cabezas, parece un punto clave para determinar la autoría de Alonso Cano, ya que en las Inmaculadas de Montañés suelen aparecer más frecuentemente una o tres cabezas de ángeles.
 En cualquier caso, es una obra muy parecida a la imagen de la Inmaculada que hay en el altar mayor de la Parroquia de San Andrés de Sevilla, que es atribuida a Martínez Montañés.
Todas estas esculturas de la Inmaculada que existen en Sevilla son de una belleza singular y con caracteres definidos de la escuela sevillana.

Inmaculada
 Cuando Alonso Cano marcha a Granada en 1652, realiza un tipo de imágenes de la Virgen inconfundible, con la túnica y el manto recogidos por la parte baja, como en la famosa de la sacristía de la Catedral de Granada que hizo en 1654.

No hay comentarios:

Publicar un comentario