miércoles, 26 de agosto de 2015

TERCER DESVIO EN EL CAMINO ARAGONES


SANGÚESA -- SAN JAVIER

Se deja el albergue

Fotografía del Albergue de peregrinos de Sangüesa

y se hace un alto en el camino para visitar Javier a 8km


pasando antes por la Iglesia de Santiago




De origen románico, consta en un documento pontificio de 1144, pero sus obras no concluyeron hasta el siglo XIV (1365), hasta concluir la torre campanario.

 Esta iglesia se levantó para poder acoger a la población local y a los muchos peregrinos que pasaban por la ciudad.
La de Santa María es una pequeña iglesia que resultaba insuficiente para acoger a tantos feligreses y caminantes de la Ruta Jacobea;



 por eso se vio la necesidad de levantar un nuevo templo dedicado al Apóstol Santiago, que ha sido de siempre la parroquia principal de la localidad.
 En el siglo XVIII se realizaron cambios en su mobiliario y se le añadió una nueva capilla.



después a la Plaza de los Fueros para  coger la carretera Na 5410


Un lugar llamado Javier.
En la ladera de un monte, frente a un delicioso valle arbolado, surge gallardo entre el verde del paisaje el castillo de Javier, llamado así porque fue la cuna de San Francisco Javier.

CASTILLO DE SAN JAVIER




Los orígenes del castillo se remontan a finales del siglo X, en el que se levantó una torre de señales, la torre del Homenaje.
 Su estratégica ubicación de frontera entre los reinos de Navarra y Aragón, acrecentó su sentido de fortaleza y en torno a la torre se fueron edificando los distintos cuerpos del castillo.

Fue el Infante Fernando de Aragón quiñen lo entregó en 1223 al rey de Navarra Sancho IV, como garatía de un préstamo y que como este nunca se pagó, en 1236 el castillo psó a pertenecer a Navarra.

 Años después pasó a ser ropiedad de la familia de María de Azpilicueta, madre de San Francisco Javier, el Castillo se completa en el s. XVI.

 En 1516, por orden del cardenal Cisneros, fue parcialmente destruido, y a finales del siglo XIX y aneja a la fortaleza, se levantó la basílica de Javier.

En 1952, las obras de reconstrucción devolvieron al castillo su fisonomía original y hoy es uno de los pocos castillos que conservan sus defensas y estructuras como troneras y saeteras.
Actualmente es propiedad de los jesuitas.



 Propiedad de la familia de María de Azpilicueta, madre de San Francisco Javier, el Castillo se completa en el s. XVI.

Por desgracia, tras la anexión de Navarra a Castilla, fue parcialmente destruido por orden del Cardenal Cisneros, pero los tres procesos de restauración realizados posteriormente lograron recuperar su esplendor.

BASÍLICA
 Adherida al Castillo se encuentra la Basílica








Capilla del Cristo



 con el Cristo sonriente del siglo XIII.



 La imagen tallada en madera, se encuentra rodeada de frescos (datados del s.XV) que representan la muerte a través de esqueletos, lo que le da un toque algo macabro al vestíbulo.

Ocupa la denominada Torre del Cristo, un espacio reducido que originalmente era lugar de oración y culto de la familia

Muchas veces iba Javier a la capilla del castillo a rezar a un gran Cristo, que dicen sudó sangre cuando él agonizaba.


 Parroquia de la Anunciación

patioAbadiaJavier

 Cruzando un patio empedrado entramos en esta iglesia construida en estilo barroco en 1702 y que guarda la pila del siglo XV en la que San Francisco Javier recibió el bautismo y una imagen de la Virgen en madera policromada de la segunda mitad del siglo XIII.


 CASTILLO
Ua interesante sala de cuadros que se encuentra en su interior.


 Francisco de Javier, patrono de Navarra y uno de los misioneros más relevantes de la cristiandad, era el hijo menor de la familia propietaria del Castillo.



Terminada la visita volvemos a Sagúesa.
Fotos de internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario