jueves, 27 de agosto de 2015

SANTA MÓNICA MADRE DE SAN AGUSTÍN

27 DE AGOSTO




Mónica nacida en Tagaste (en la actual Argelia).
 Sus padres la educaron en el cristianismo y la casaron con un hombre mayor pagano llamado Patricius (Patricio), un hombre muy enérgico y de temperamento violento.
 Mónica iba a la iglesia cada día y soportó con paciencia el adulterio y las cóleras de su marido.

Se ganó el afecto de su suegra en poco tiempo e incluso convirtió a Patricio al cristianismo y calmó su violencia.

Mónica tuvo tres hijos. Uno de ellos fue San Agustín, que le dio muchas alegrías por sus éxitos en los estudios, pero también la hizo sufrir por su vida descarriada.

envió a Agustín al obispo para que lo convenciera de sus errores, pero el obispo le aconsejó a Mónica que siguiera rezando por su hijo, diciéndole "no se perderá el hijo de tantas lágrimas".


 A la edad de 28 años, Agustín acogió la gracia de Dios y se convirtió al cristianismo y recibió el bautismo. Mónica se reunió con él al morir Patricio.

 Cuando Agustín se preparaba para partir a África, Mónica murió en Ostia, Italia, a la edad de 55 años

 Santa Mónica es puesta por la Iglesia como ejemplo de mujer cristiana, de piedad y bondad probadas, madre abnegada y preocupada siempre por el bienestar de su familia, aún bajo las circunstancias más adversas.


En algunas pinturas, está vestida con traje de monja, ya que por costumbre así se vestían en aquél tiempo las mujeres que se dedicaban a la vida espiritual, despreciando adornos y vestimentas vanidosas.

 También la vemos con un bastón de caminante, por sus muchos viajes tras del hijo de sus lágrimas.


Otros la han pintado con un libro en la mano, para rememorar el momento por ella tan deseado, la conversión definitiva de su hijo, cuando por inspiración divina abrió y leyó al azar una página de la Biblia.

Sepulcro de Santa Mónica en Roma



No hay comentarios:

Publicar un comentario