miércoles, 23 de diciembre de 2015

LAS PRIMERAS FIGURAS PARA BELENES

En el siglo XIII en Italia se empieza a difundir este nuevo modelo de arte, representación de las figuras del Belén.



Las primeras figuras realizadas  por el artista Arnolfo di Cambio, 1245- 1310.

presepio_arnolfo_di_cambio_flickr_awjk316
Imagenes esculpidas en mármol de Carrera y se encuentrar en los bajos de la iglesia paleocristiana de Santa María la Mayor. el templo que custodia el pesebre más antiguo del planeta.


 La idea fue del papa Niccoló IV, quien en 1288 encargó al escultor, arquitecto y urbanista Arnolfo di Cambio una representación escultórica a tamaño natural del portal de Belén


Año 1291,  las estatuas que personificaban a los protagonistas de la Natividad y a los Reyes Magos: las esculturas del primer pesebre de la historia, inicialmente colocadas en el monumento a Bonifacio VIII en la Cripta de la Capilla Sixtina de Santa María la Mayor.

File:Arnolfo di Cambio - Presepio - Rm 8.JPG
 Están representados los tres Reyes Magos que adoran al Niño Jesús junto con san José.
 Mientras la estatua de María, que lleva en brazos al Niño, se había pensado que era una estatua del siglo XVI, pero tras una reciente restauración, se cree que la obra sea la estatua original parcialmente retocada en el Quinientos.

 Cabe indicar que Arnolfo ultimó en sus mínimos detalles solamente las partes visibles al espectador mientras el lado más escondido aparece escasamente esbozado.
 A los pies del altar la escalera doble de la Confesión conduce a la Cripta del Pesebre, con suelo cosmatesco
. Ahí, entre 1290 y 1292, Arnolfo di Cambio reconstruyó un pesebre con forma de capilla, destinado a resaltar las reliquias de Belén veneradas en iglesia romana. Por este motivo, la basílica fue denominada entonces de Santa María ad Praesepem.

Los numerosos peregrinos que volvían a Roma de Tierra Santa aportaron valiosos fragmentos de madera de la Sagrada Cuna, actualmente guardados en la teca dorada de la Confesión, que refuerzan la devoción en el mundo católico.

NATIVIDAD 2
 El comitente Niccoló IV –el primer papa franciscano– se mostró especialmente devoto por el relicario del heno en el que reposó el Niño, una tradición franciscana después del primer Nacimiento viviente de San Francisco.


  Fuente bloghistoriadelarte.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario