martes, 15 de diciembre de 2015

ARTE DE LOS BELENES

EL ARTE DE BELENES


 La tradición de los Belenes arranca en el siglo XIII con San Francisco de Asís, quien por primera vez utilizó personas y después figuras en una cueva para recrear el Nacimiento.

 Posteriormente se difundió por Italia y España.

 En el siglo XVI y XVII se extiende la tradición por iglesias y conventos, será en el siglo XVIII cuando se impondrá como una moda gracias al Belén Napolitano.
 En la actualidad esta tradición continúa convirtiéndose en un arte.



 EL ORIGEN DEL TEMA DE LA NAVIDAD

 Un Nacimiento o Belén es la representación de la escena del Nacimiento de Jesús en la religión cristiana, y por añadido, la representación de aquellas escenas que aluden al contexto del nacimiento de Jesús como El Anuncio a los Pastores o La Adoración de los Reyes Magos (Epifanía) y a su vez inserto en un contexto popular de un pequeño pueblo llamado Belén.

 La representación de la Natividad proviene del mundo paleocristiano. En diversas catacumbas del siglo III aparecen las primeras representaciones de la Virgen con el Niño y de la Epifanía en donde unos reyes (a veces 2 otras 3) le presentan regalos al Niño Jesús. Éstas se extienden al mundo de los sarcófagos paleocristianos o la decoración de mosaicos en iglesias.

 magi_12g
Catacumbas de Santa Priscila

sarcofago di Isacio
Sarcófago de Isacio

 Durante el medievo, la representación del Nacimiento o la Epifanía aparecen sobre todo en pinturas en tabla, pintura mural, relieves escultóricos, libros miniados… e incluso se extienden con otras representaciones de las escenas de la Natividad como la Adoración de los Pastores, el sueño de José, la Matanza de los Inocentes… pero lo que no se había iniciado es la representación de pequeñas figuras de los protagonistas (Virgen, San José, el Niño, el buey y la mula, como muy básicas) a modo de un Nacimiento o Belén.


BenaventeSJ G01
Relieve de la Epifanía  iglesia de San Juan del Mercado, Benavente

ORIGEN DEL BELÉN


 La primera vez que se realiza un Nacimiento dándole una mezcla de sentido teatral, Belén viviente y Belén “figurativo” fue gracias a San Francisco de Asís (1181/82-1226).

 En la Nochebuena de 1223, en la localidad de Greccio (Italia), San Francisco realizó una misa de Navidad en una cueva en donde utilizó un pesebre vacío (símbolo del niño que va a nacer) junto con una mula y un buey vivos, recreando la pobreza en que nació el niño Jesús.

cammino_san_francesco_santuario_grotta_del_presepe_greccio

 Fue tal la repercusión de este acto que en 1228 ya se creó una ermita en esta cueva para recordarlo, al mismo tiempo que se fueron materializando la representación de las figuras del Nacimiento en madera, cera o piedra para exponerlo en las misas de Navidad y por consiguiente el nacimiento del Belén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario