domingo, 3 de julio de 2016

SANTO TOMÁS

La tradición antigua dice que Santo Tomás Apóstol fue martirizado en la India el 3 de julio del año 72.

 En los últimos años de su vida estuvo evangelizando en Oriente (Persia e India), y allí sufrió el martirio.


Se le conoce a Santo Tomás por su incredulidad después de la muerte del Señor.
 Jesús se apareció a los discípulos el día de la resurrección para convencerlos de que había resucitado realmente.
Tomás, que estaba ausente, se negó a creer en la resurección de Jesús: "Si no veo en sus manos la huella de los clavos y pongo el dedo en los agujeros de los clavos y si no meto la mano en su costado, no creeré".



Ocho días más tarde, cuando Jesús se encontraba con los discípulos, se dirigió a Tomás y le dijo: "Pon aquí tu dedo y mira mis manos: dame tu mano y ponla en mi costado.
Y no seas incrédulo, sino creyente." Tomás cayó de rodillas y exclamó:
                   
 "Señor mío y Dios mío!"

Jesús replicó: "Has creido, Tomás, porque me has visto. Bienaventurados quienes han creído sin haber visto."



El Breviario romano dice que el Santo fue martirizado en Calamina, ciudad que no se ha identificado todavía.
 Parte de sus reliquias fueron trasladadas a Edesa, en cuyo lugar se mostraba su sepulcro, según testimonio de escritores cristianos antiguos. San Juan Crisóstomo enumera la tumba de Santo Tomás entre los cuatro sepulcros de los apóstoles (San Pedro, San Pablo, San Juan ) que puede identificarse su emplazamiento.

 De Edesa sus reliquias fueron trasladadas a la isla de Chíos y de ahí pasaron a Ortona, donde se veneran actualmente.



En la gran catedral de Ortona están los huesos el Apóstol Santo Tomás desde el 6 de Septiembre de 1258.
urna_reliquias_santo_tomas_apostol




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada