domingo, 3 de enero de 2016

LLEGADA DEL PEREGRINO A SANTIAGO DE COMPOSTELA



SOLICITAR LA COMPOSTELANA

 El texto que incluye la compostela, un documento ilustrado con la característica orla de hojas de roble y vieiras en el que se escribe en latín el nombre del peregrino, reza lo siguiente:



 «El cabildo de esta Santa Apostólica Metropolitana Iglesia Catedral Compostelana, custodio del sello del altar de Santiago Apóstol, para que todos los fieles y peregrinos que llegan desde cualquier parte del orbe de la tierra con actitud de devoción o por causa de voto o promesa hasta la tumba de Santiago, Nuestro Patrón y Protector de las Españas, acredita ante todos los que observen este documento que: (el nombre del peregrino) ha visitado devotamente este sacratísimo Templo con sentido cristiano (pietatis causa). En fe de lo cual le entrego el presente documento refrendado con el sello de esta misma Santa Iglesia».
 La certificación está firmada por el secretario capitular de la iglesia compostelana.




 Una vez que el peregrino llega a Santiago, puede recoger la compostela en el nuevo Centro Internacional de Acogida de Peregrinos, situado en la calle Carretas, número 33, cerca de la plaza del Obradoiro (981568846).



Para conseguir la “Compostela” se debe:

 Hacer la peregrinación por motivos religiosos o espirituales, o al menos con actutud de búsqueda. Hacer a pie o a caballo los últimos 100 Km. o los últimos 200 km. en bicicleta.
Se entiende que la peregrinación comienza en un punto y desde ahí se viene a visitar la Tumba de Santiago.

     
Se deben reunir sellos de los lugares por los que se va pasando en la “Credencial del Peregrino”, que es la certificación de paso. Se prefieren los sellos de iglesias, albergues, monasterios, catedrales y todos los lugares relacionados con el Camino, pero ante la ausencia de éstos, también se puede sellar en otras instituciones: ayuntamientos, cafés, etc.

Hay que sellar la credencial dos veces por día al menos en los últimos 100 Km. ( para los peregrinos a pie o a caballo) o en los últimos 200 Km. (para los peregrinos ciclistas).


Podrá solicitarla cualquier persona física, incluso si es menor de edad, siempre y cuando vaya acompañada de sus padres o en grupo y tenga capacidad para comprender la naturaleza espiritual o religiosa del Camino.

En el caso de, según la Oficina del Peregrino, no ser lo «suficientemente maduro», se les concede un certificado especial con sus nombres que acredite haber completado las etapas de la ruta escogida. Para certificar la peregrinación de bebés o niños de muy corta edad se suelen incluir sus nombres en la compostela de sus padres o del adulto que los acompaña.


El horario de la Oficina del Peregrino es, en Semana y desde el 1 de abril hasta el 31 de octubre, de lunes a domingo de 8.00 a 21.00 horas.
En invierno (desde el 1 de noviembre hasta el 30 de marzo, excepto Semana Santa), abre todos los días de 10.00 a 19.00 horas.
 La oficina cierra los días 25 de diciembre y 1 de enero.
 Los caminantes que lleguen en esas jornadas a Santiago podrán recibir la compostela en la sacristía de la Catedral.

EL PEREGRINO EN LA CATEDRAL

Rodea el templo hasta la fachada principal, la del Obradoiro.
Mira su grandiosidad: por fin estás aquí, donde soñaste.



 Haz la señal de la Cruz, comienza a ascender las escaleras, sin prisas: es la meta, es el momento de disfrutar cada paso que des.

1 Entrada por el Portico de la Gloria

 Colocar los dedos de la mano derecha en la columna del parteluz del Pórtico de la Gloria, debajo de la figura del Apostól.



Existen dos leyendas diferentes que marcan orígenes distintos de esta tradición. La primera de ellas dice que esas huellas pertenecen a Jesús, por lo que el peregrino con este gesto es "depositario de la fuerza divina, la misericordia y la salvación eterna".



 Mientras que la otra versión atribuye esa especie de hoyos a la acción de los propios peregrinos que durante siglos han llegado a Compostela tras una larga peregrinación, por lo que, agotados de su andadura, se apoyaban en el parteluz de la catedral nada más entrar en ella para descansar.


 2. Santo dos Croques.


 Se dice que el origen de este ritual se encuenta en los universitarios santiagueses que en épocas de exámenes, se acercaban a la catedral a "darse tres coscorrones" contra la figura del Maestro Mateo (más conocida popularmente como Santo dos Croques), para que le transmitiera su inteligencia y sabiduría.

 Este acto se extendió más allá del ámbito universitario, convirtiéndose en rito ineludible para los peregrinos.

 Hoy en día se ha prohibido su práctica para evitar el deterioro de la imagen.




 3. Visitar la cripta  y abrazo.


Los restos del Apóstol en una urna de plata y, abrazar la figura del Apóstol que se ubica detrás del Altar Mayor.

La vista nos lleva al Altar Mayor,



 que rodeamos por el lado derecho para subir a dar un abrazo a la imagen del Apóstol que preside el templo.



   4. Misa del peregrino.

En función de la hora en que se realice la visita podrá asistirse o no a dicha celebración cristiana. Todos los días a las 12 del mediodía se oficia la que desde siempre se ha denominado "misa del peregrino" por ser en su mayoría peregrinos los asistentes a la Eucaristía.


 En ocasiones, se puede presenciar la puesta en funcionamiento del afamado botafumeiro por parte de los tiraboleiros. Son doce días al año los que se puede disfrutar del botafumeiro en funcionamiento, evitando el desgaste que se produce en cuerdas y poleas si se hiciera diariamente y otorgándole un significado más solemne al estar restringido a fechas señaladas en el calendario y no tratarse de un mero espectáculo. A pesar de ello, existe la posibilidad de solicitar su funcionamiento en un día normal por parte de los fieles a través del pago de 300€.


 Es en Año Santo cuando se tiene un mayor número de ocasiones para poder contemplar el botafumeiro en acción. Además del día de la apertura y el cierre del Año Santo, todos los domingos de ese año y en celebraciones importantes el botafumeiro sobrevuela la catedral de manos de los "tiraboleiros".

 5. En Año Santo se añade otro ritual imprescindible: entrar a la catedral por la Puerta Santa.

File:Catedral de Santiago de Compostela. Puerta Santa.jpg

 Ésta se abre el 31 de Diciembre del año anterior al jubileo dando comienzo oficial en ese preciso instante del Año Santo.

Y por último
 Iniciando el camino de la vida


Cuando acabes, sal de la Catedral por la puerta Sur, la Puerta de las Platerías.
 Fíjate en la fachada. En el parteluz, entre los arcos de las dos puertas, hay un Crismón, símbolo de Cristo. Pero las letras están al revés:

Resultado de imagen de crismon de la puerta de las platerias santiago de compostela
la Alfa se ha vuelto Omega, y viceversa. El fin se hace principio. La meta del Camino es ahora el comienzo de otro camino, de la nueva vida que empiezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario