miércoles, 27 de enero de 2016

CATEDRAL DE LA ALMUDENA



Consagrada por el Papa Juan Pablo II el 15 de junio de 1993 siendo Cardenal-Arzobispo don Angel Suquia-
La catedral de la Almudena es de planta de cruz latina, con dos naves laterales y una central más ancha.


 Para los amantes de los datos, diremos que la longitud total del recinto es de 102 metros, mientras que la superficie total construida se sitúa en torno a los 4.800 metros cuadrados.

 La altura del crucero alcanza los 68 metro

Entrada por la Plaza de  Oriente


La cubierta de la nave central, a diferencia de las laterales que siguen los esquemas góticos (bóveda de crucería simple), se resuelve mediante una ingeniosa solución de hormigón alveolado, lo que permitió reducir costes y trabajo.

La bóveda de crucería  es sustituida por unas formas moldeadas y autoportantes de hormigón, sostenidas sobre arcos fajones transversales, y policromadas con dibujos diseñados por Chueca Goitia de estilo bizantino.

Catedral de la Almudena 3 - 2008.jpg
La decoración pictórica de esta estructura es de carácter geométrico, obra del pintor José Luis Galicia, dentro de un estilo que recuerda los tradicionales artesonados mudéjares, sobre todo en la profusa utilización del pan de oro y gamas de colores contrastantes.


 La cúpula, pintada por el mismo artista, tiene como motivo los cuatro elementos (tierra, mar, fuego y aire) en sus cuatro vértices, que sostienen a la bóveda celeste.

Destacamos la belleza del triforio con arcos apuntados cobijados por uno mayor.

Triforio


Interior neogótico





CÚPULA



La cúpula decorada por el artista madrileño, amigo de Picasso y de Chueca Goitia, José Luis Galicia Gonzalo, con imágenes que representan, eso dicen, el fuego, la tierra, el agua y el aire y en medio el cielo tachonado de estrellas.






ABSIDE

Catedral de la Almudena. Presbiterio

Con girola y capillas radiales, pero rebajado en altura al proyecto inicial de Cubas.


 Los bancos fueron construidos por los monjes del Paular, y las puertas se hicieron con madera especial de derribos en Estados Unidos.


 Se trata de una "corona mistérica", compuesta por un conjunto de siete murales pintados por Kiko Argüello (León, 1939), fundador de Camino Neocatecumenal, y por ocho vidrieras realizadas en la isla veneciana de Murano.
 El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha bendecido, abril 2004, las obras a las 13.30 horas en una ceremonia pública a la que han asistido 3.000 personas.




Catedral de La Almudena, Madrid

Sobre las pinturas, como joyas que embellecen y adornan dicha "corona mistérica", hay dispuestas siete vidrieras dedicadas a la Palabra o Verbo de Dios, con su nombre en diferentes lenguas -latín, griego, hebreo, siríaco, cirílico y español-. En el centro de todas ellas, el nombre que resume a la Iglesia, el nombre de María.


 Bajo la imagen del Pantocrátor, situada en la capilla axial del ábside, ilumina toda la nave central otra vidriera. En ella está representado Cristo resucitando de la muerte con la bandera de la victoria en la mano izquierda y con la mano derecha levantada mostrando sus llagas gloriosas.




 A los pies de Cristo aparece la tumba vacía con las vendas y el sudario y en la parte más baja, a la izquierda, el esbozo de un soldado con su escudo y su espada caídos por tierra como símbolo del triunfo de la Vida sobre la guerra y la muerte.




 CAPILLA MAYOR

El altar mayor, situado en el centro del crucero.
Está situado sobre unas gradas de planta circular.


Esta foto de Catedral de la Almudena es cortesía de TripAdvisor


 La mesa, “de seis metros de largo por dos de ancho”, está realizada en mármol verde de Granada y ocupa exactamente el punto de intersección de la nave central y el crucero.

A ambos lados del presbiterio se encuentra la sillería moderna, realizada después de la guerra civil para la Colegiata de San Isidro, de donde procede.

  A la derecha del altar encuentra la Cátedra Episcopal,



Esta foto de Catedral de la Almudena es cortesía de TripAdvisor

tallada en madera de nogal por el ebanista madrileño Ramón Fenollosa en un estilo neogótico (1885) y en cuyo respaldo dicen que hay una curiosa escena de Santa María Magdalena adoctrinada por Cristo, imposible de ver al estar tapada con un paño de color rojo.










En el presbiterio, presidiendo el templo, destaca la figura del Cristo de Juan de Mesa, del siglo XVII,discípulo de Martínez Montañés., que procede de la colegiata de San Isidro.
Cplpcado justamente detras  de la mesa del altar


 Mide 1,90, metros de altura y procede del antiguo Colegio Imperial de Madrid (Colegiata de San Isidro).

 Durante la guerra civil sufrió graves daños, teniendo que ser restaurado a fondo por el escultor José Lapayese. La cruz de madera de cedro del Líbano mide 4, 75 metros de altura y es obra del escultor sevillano Manuel Guzmán Bejarano (1921-2002).


 A ambos lados, la sillería de canónigos, renacentista, en madera de nogal.












Llama la atención el suelo de este templo catedralicio: rica combinación de mármol verde serpentina de Granada y amarillo de travertino pulido.


 CAPILLA DE LA ALMUDENA

En el extremo oriente del crucero




La Virgen de la Almudena, patrona de la ciudad, tiene su altar en el crucero de la nave derecha, frente a la entrada por la calle de Bailén.


Más que una capilla es un altar elevado.



Para acceder a ella hay que subir una escalinata doble, de subida y bajada, “con zanjas de hierro rojo de Porriño y baranda de hierro y bronce”.
 La escultura original, representando a la Virgen con el Niño en sus brazos,  de tiempo de Felepe IV, es una imagen de madera tallada y policromada, de estilo gótico; está colocada en la hornacina central


 La imagen de la Virgen se halla elevada sobre un trono de plata del siglo XVII, con ciriales y resplandores del mismo material, regalados por la Villa de Madrid.
Restaurada varias veces, la última en 2002, al quedar la original destruida por un incendio








 Tras la imagen podemos ver un magnífico retablo de Juan de Borgoña, finales del siglo XV o comienzos del XVI, compuesto por dieciocho tablas en las que están representados distintos pasajes de la vida de Cristo






Procede de la Capilla del Palacio Arzobispal. Las tablas se encuentran enmarcadas en un retablo gótico, rehecho en 1893, en cuya parte superior se encuentra un Calvario en talla policromada, de Andrés de la Mata






y con las pinturas de los doce apóstoles en pequeño tamaño en la predela.






A ambos lados del retablo hay dos imágenes de San Joaquín y Santa Ana, creo, de expresión muy simpática.






 Bajo el arco rebajado formado por las escaleras, se halla la sepultura de la reina María de las Mercedes, esposa de Alfonso XII, fallecida en 1878.


 Sus restos fueron trasladados aquí en el año 2000, cumpliendo la voluntad de la soberana de ser enterrada a los pies de la Virgen, de la que era muy devota.








 Los escudos situados a los lados pertenecen a Juan Pablo II y al cardenal Suquía y en medio un vidiera



 En las paredes laterales cuadros antiguos, cuatro a cada lado, con escenas de la vida de la Virgen y debajo de los escudos, actualmente, dos cuadros de angeles.
Al subir



Al bajar






En los laterales de esta nave, las dos mejores esculturas de la catedral.

A izquierda, junto a la Sacristía menor, imagen de Cristo atado a la columna de Giacomo Colombo (siglo XVII),


 encargado por el marqués de Mejorada para la capilla del Santo Cristo de San Ginés y restaurada, como otras muchas obras de arte de la catedral, por el estudio taller de restauración de arte religioso “La Almudena”, fundación pía dependiente del Arzobispado de Madrid.



A la derecha, al lado del despacho magnífica talla de Jesús de la Misericordia atribuida a Juan Martínez Montañés (1568-1649),


 máximo representante de la escuela barroca andaluza, donado en 1997 por los hermanos Enrile Aleix. Por arriba, cuadros de evangelistas de Andrés de la Calleja (1705-1785), pintor de cámara, que fue enterrado en la antigua iglesia de Santa María de la Almudena.






 CORO



El órgano catedralicio, situado en el coro alto, a los pies del templo, fue construido por el organero Gerhard Grenzing, y constituye una pieza excepcional.

 Consta de cuatro teclados, más un teclado de pedal, y tiene acoplamientos mecánicos y eléctricos: el teclado de las caderetas exteriores cuenta con dieciséis líneas de tubos, el mayor tiene once líneas; veintiuna líneas de tubos son para el teclado expresivo, nueve para la trompetería y el pedal suma trece líneas más.
Uno de los mejores de Europa.


Bajo el coro, la puerta cantral, frente al Palacio Real y que siempre está tapada con una cortina de terciopelo.
A los lados dos placas:










PINTURAS Y VIDRIERAS


El 28 de abril de 2004, el cardenal Rouco Varela, arzobispo de Madrid, bendijo las pinturas y vidrieras que decoran el ábside de la catedral.

 Fueron encargados al religioso y artista Kiko Argüello.

 Los murales representan (de izquierda a derecha):
El Bautismo,


 La Transfiguración,



 La Crucifixión,





Cristo Pantocrátor,




 La Resurrección,



 La Ascensión



y La venida del Espíritu Santo en Pentecostés.


 En el centro de la composición, presidiendo toda la catedral, la imagen del Pantocrátor, representado como Jesús en su Segunda Venida.



En el libro abierto que sostiene el Pantocrátor está escrito: «Amad a vuestros enemigos. ¡Vengo pronto!.

 Estas pinturas recuerdan en su estilo general a los tradicionales iconos de las iglesias ortodoxas, apreciándose un matiz contemporáneo en los detalles.

 Sobre las pinturas, hay dispuestas siete vidrieras dedicadas a la Palabra o Verbo de Dios, con su nombre en diferentes idiomas: latín (Verbum), griego (Logos), hebreo (Dabar), siríaco (Melaj), ruso (Slovo) y español (Palabra).


Sobre las pinturas, como joyas que embellecen y adornan dicha "corona mistérica", hay dispuestas siete vidrieras dedicadas a la Palabra o Verbo de Dios, con su nombre en diferentes lenguas -latín, griego, hebreo, siríaco, cirílico y español-. En el centro de todas ellas, el nombre que resume a la Iglesia, el nombre de María.



 Bajo la imagen del Pantocrátor, situada en la capilla axial del ábside, ilumina toda la nave central otra vidriera. En ella está representado Cristo resucitando de la muerte con la bandera de la victoria en la mano izquierda y con la mano derecha levantada mostrando sus llagas gloriosas. A los pies de Cristo aparece la tumba vacía con las vendas y el sudario y en la parte más baja, a la izquierda, el esbozo de un soldado con su escudo y su espada caídos por tierra como símbolo del triunfo de la Vida sobre la guerra y la muerte.




Pertenece a la capilla de San Isidro.
En el centro, el nombre de María, advocación de la catedral.


 Las vidrieras, no siendo figurativas, crean un equilibrio entre las figuras pintadas, el cromatismo de las vidrieras y el del techo en una síntesis de tradición y modernidad.
No obstante, el conjunto ha sido controvertido, poniéndose en duda el gusto estético y la originalidad y pertinencia del mismo

Vidrieras y murales del ábside de la Catedral de la Almudena de Madrid
Vidrieras antiguas y la correspondiente moderna
Fueron siete vitrales del artista Manuel Ortega, madrileño, de 77 años, ganador del Concurso de Vidrieras encaminado a sustituir las que, de manera provisional, se colocaron al ser inaugurada la catedral. Las siete nuevas vidrieras que los madrileños pudieron contemplar ocupan los ventanales del ábside, en la girola alta. Cada vitral recoge escenas de la vida de la Virgen: Anunciación de Nuestra Señora, Visitación, Nacimiento de Jesús, Adoración de los Magos, Presentación de Jesús en el Templo, Huida a Egipto y la Asunción.

 Siete escenas que el artista ha sabido resolver en unas composiciones donde la realidad presente de las formas, y sus significados, se integran en una geometría lineal que da cabida y presencia a figuras, escenas, espacios y luces.

http://cruxsancta.blogspot.com.es/2012/09/las-vidrieras-de-kiko-en-la-catedral-de.html


Fotos mias y de internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario