domingo, 1 de febrero de 2015

VIA PODIENSEIS

VIA PODIENSEIS  O CAMINO DE LE PUY





Fue utilizado por los peregrinos que vienen de el noreste de Francia, Alemania y Bélgica.

 El nombre en latín se refiere a Limoges, uno de los lugares de peregrinación más importantes en el camino.


 La via Podiensis o camino de Le Puy, es una de las rutas del Camino de Santiago en Francia, que parte de Le Puy-en-Velay, más concretamente de un poco antes de Saint Étienne, se une a las Vias Lemovicensis y Turonensis en Ostabat y se prolonga hasta el puerto de Roncesvalles, y continua por el Camino Francés hasta Santiago de Compostela.

Via Gebennensis

 El tramo de Saint Étienne a Le Puy, forma parte de la via Gebennensis, que parte de Ginebra y reúne a los peregrinos suizos y alemanes, que continuan por la via Podiensis. De Ginebra a Pamplona, los dos caminos via Gebennensis y via Podiensis, están indicados como sendero peatonal de gran distancia GR 65.


 El primer peregrino, del que tenemos constancia que realizo este recorrido, fue Gotescalco, obispo de Le Puy-en-Velay, que en el año 950 o 951, inicia su peregrinaje hacia Santiago de Compostela, recorriendo el tramo que hoy denominamos via Podiensis.

El monje Gomesano, perteneciente al convento de San Martín de Albelda,



 cercano a Logroño, nos describe como realizo el camino el obispo Gotescalco, acompañado de gran cantidad de miembros del clero, trovadores, malabaristas, pajes al servicio de los eclesiásticos, barones y senescales y protegidos por numerosos arqueros y lanceros.

 Los 22 Km de la etapa desde Aroue hasta Ostabat, estan declaradados por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad.

 Estos caminos permiten descubrir regiones muy ricas y paisajes magníficos, grandiosos y poco conocidos de Francia, pueblos con un profundo atractivo.


 De las cuatro rutas históricas, la más antigua y la en la que abundan más monumentos romanos es la de Puy-en-Velay, lugar relevante del peregrinaje.

Los monumentos, desde Conques a Saint-Jean-d'Angély

 A lo largo de las rutas se han erigido numerosos establecimientos para albergar a los peregrinos (hospicios, capellanías, albergues, etc.) y monumentos para testimoniar su devoción (basílicas, capillas, estatuas, frescos, etc.); 71 de ellos son patrimonio mundial.


Entre otros lugares destacables, figuran la iglesia de Notre-Dame du Port en Clermont-Ferrand, la iglesia abacial Sainte-Foy de Conques, el puente sobre el Lot y la iglesia de Saint-Fleuret en Estaing, la iglesia abacial de Saint-Pierre y el claustro de Moissac, la catedral de Puy-en-Velay,


 la catedral de Saint-Front en Périgueux, la iglesia de Saint-Sauveur y la cripta de Saint-Amadour en Rocamadour, la basílica de Saint-Sernin de Tolosa, la antigua catedral de Notre-Dame en Saint-Bertrand-de-Comminges, la abadía real de Saint-Jean-Baptiste en Saint-Jean-d'Angély…

No hay comentarios:

Publicar un comentario