domingo, 9 de agosto de 2015

PEREGRINAR A MANRESA

"Iñigo de Loyola, peregrino en busca de Dios" Este año, la festividad de San Ignacio marcará el inicio del primer Año Jubilar del Camino Ignaciano, que rememora el itinerario que Ignacio de Loyola recorrió en 1522 desde Azpeitia hasta Manresa para viajar a Tierra Santa como peregrino.



 El 31 de julio se celebra la fiesta de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús. Ignacio, nacido en Guipúzcoa en una familia de nobles, experimentó una profunda transformación espiritual que lo llevó a abandonar su vida de noble y caballero para convertirse en peregrino. En Manres escribió las líneas fundamentales de sus "Ejercicios Espirituales" y en París reunirá a sus primeros compañeros con los que se pone al servicio del Santo Padre.


 El 31 de julio arranca el primer Año Jubilar del Camino Ignaciano, que se prolongará hasta la festividad de San Ignacio del año siguiente.
Los actos de apertura del Año Jubilar se celebran en Manresa el día 31 de julio, Solemnidad de San Ignacio y en Loyola el 1 de agosto, con la celebración tradicional de la festividad del santo patrón.

 El Camino Ignaciano, una peregrinación para el siglo XXI La tradición de peregrinar a los santuarios de Loyola y Manresa, muy popular desde el siglo XVII tras las canonizaciones de San Ignacio y San Francisco Javier, ha aumentado durante el siglo XX y principios del XXI, junto con el aumento de la piedad unida a las peregrinaciones.
El Camino Ignaciano nace con la vocación de vehicular esa piedad mediante una propuesta de peregrinación que rememora el camino recorrido por Ignacio de Loyola.

 En 1522, tras su convalecencia, Iñigo, ya decidido a transformar su vida, peregrina a Montserrat y Manresa (su destino último era Tierra Santa).

Este itinerario, de casi 700 kilómetros, ofrece la oportunidad de vivir una experiencia de peregrinación, siguiendo el proceso espiritual que hizo Ignacio. La propuesta desea unir la experiencia transformadora de un hombre del siglo XVI con la de los hombres y mujeres del siglo XXI que desean un estilo de vida diferente, a contracorriente, o que desean entrar en el conocimiento de sí mismos, a través del esfuerzo físico y el replanteamiento de sus valores personales y sociales.


 El camino empieza en la casa donde nació en Azpeitia (Gipuzkoa) y acaba en la Cueva de San Ignacio en Manresa.

Se propone un plan para realizarlo en 27 etapas, con todas las recomendaciones e información necesaria disponible en la web www.caminoignaciano.org, donde se puede acceder también a una guía completa para el aprovechamiento espiritual de la experiencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario