lunes, 24 de agosto de 2015

CAMINO IGNACIANO POR CATALUÑA

CATALUÑA
 Entramos en esta histórica Comunidad Autónoma justo después de dejar el río Cinca y la ciudad de Fraga a nuestras espaldas.

 Cataluña nos recibe con los brazos abiertos y con el regalo de una guía segura para nuestro Camino Ignaciano: la Generalitat de Catalunya ha situado postes indicadores en todo el Camino de Santiago catalán y sus señales nos ayudan a seguir nuestra peregrinación, camino de Montserrat y Manresa.

Cataluña es fruto de una larga historia y posee una lengua propia así como manifestaciones culturales muy características

Seguro que el peregrino ha oído hablar de la majestuosa basílica de Barcelona, la Sagrada Familia, obra del arquitecto Gaudí.
 Seguimos nuestro itinerario por esta Catalunya que ofreció cobijo, ayuda material para vivir como peregrino y, lo más importante, una profunda amistad a Ignacio de Loyola.

FRAGA -- LLEIDA





FRAGA
 Salimos de Fraga desde la plaza del Ayuntamiento, la plaza de España.



 Colocados en el paseo de Barrón Segoñe, miramos al frente hacia el Ayuntamiento.
 A la izquierda sube la calle Obradores Revolt, que en cuesta empinada nos lleva hasta la carretera N-II.

 Llegados a ella, podemos tomar el puente blanco que nos conduce hasta el cementerio y desde allí, siguiendo por la calle, paralelos a la N-II, vamos caminando por la pendiente y alejándonos de Fraga.


Ya sea por la derecha de la carretera Nacional II, ya sea por la izquierda, llegamos a un cartel que nos indica una pista asfaltada que sube a nuestra izquierda: “Campo de Tiro las Acacias”.

 Si se sigue recto por el lateral de la carretera N-II, hay que caminar dos kilómetros, siempre en la dirección de la circulación y después de un pequeño túnel, tomar la “vía de servicio” que anuncian los carteles de la carretera

 Un cartel nos indica “Zona Industrial” y nos dirigimos a ella. Entramos en la zona industrial y nos adentramos por la primera calle a nuestra derecha. La seguimos todo recto. Al final de la calle, después de un giro a la izquierda y otro a la derecha, nos encontramos con una rotonda. Aquí llegan también los que decidieron seguir el camino del “Campo de Tiro las Acacias”.


Salimos de la Comunidad Autónoma de Aragón y empezamos nuestro caminar por tierras catalanas. Un poste indicador nos muestra el camino.
 Desde ahora y hasta llegar a Montserrat, estos postes de la Generalitat de Catalunya nos serán de gran ayuda. Tomamos la segunda carretera asfaltada a nuestra izquierda, estrecha y con fuerte subida. Una laguna medio oculta aparece a nuestra derecha y seguimos subiendo por el camino de la derecha, que la bordea.

 También podemos seguir paralelos a la N-II, pero por el lado derecho, todo de frente sin cambiar de lado.
 No hemos de entrar en la rotonda, sino que seguimos de frente y nos dirigimos a un puente cercano, para cruzar la A-2 por él. Justo al empezar el puente, nos encontramos con un cartel que nos recuerda que estamos en el “Camí Real”, por el que transitó Ignacio de Loyola hacia su experiencia en Manresa.

 Cruzado el puente y llegados a la rotonda, giramos a nuestra izquierda y nos dirigimos a la A-2, porque nos interesa tomar la vía de servicio que se encuentra paralela a la autovía, que vamos a llevar a nuestra derecha.



 En unos metros, pasamos el Hostal Cataluña y Aragón y la gasolinera CAMPSA, al otro lado de la A-2, a nuestra izquierda.

Seguimos por la vía de servicio y nos encontramos otro puente, que pasamos por debajo Seguimos por la vía de servicio y, después de una bajada, llegamos a una amplia rotonda que tomamos a nuestra derecha.
 Estamos en el km 448 de la N-II. Seguimos por el arcén de la carretera N-II que nos separa de la A-2 y que nos conduce hacia unas naves industriales.
 En una rotonda, pasamos junto a una escultura moderna en hierro (con un sol en lo alto), junto a la fábrica CEMESA. A 150 metros de la rotonda de CEMESA en la que estamos, parte una pista a nuestra derecha que hemos de tomar.
 Un poste nos indica el camino a Lleida. La pista se convierte en tierra y llegamos a la carretera que se dirige a Torres de Segre.

 La tomamos 250 metros a nuestra derecha y después seguimos por la pista asfaltada a nuestra izquierda, que nos conduce a Alcarràs.
 Postes del gobierno catalán nos indican el camino sin lugar a dudas.

 ALCARRAS


 Caminamos hacia delante, sin tomar desviaciones adaptándonos a las curvas de nuestra pista. Llegamos a Alcarrás por la calle Clamor. Es la primera población de nuestro Camino Ignaciano en Cataluña.
Iglesia parroquial de Alcarrás
 Seguimos de frente y vamos a buscar la carretera N-II o Avinguda de Catalunya, que identificamos por la circulación de coches y los semáforos.



 La tomamos a nuestra derecha. Después de una curva a la izquierda, encontramos la calle Passeig del Riu, que tomamos a nuestra derecha.



Si nos fijamos, a nuestra espalda queda la iglesia de Alcarràs. Vamos por la calle Passeig del Riu y en el primer cruce giramos a la izquierda para dirigirnos a la Avinguda Onze de Setembre.
Llegados al final de la Avinguda Onze de Setembre, un poste indicador nos señala la dirección hacia el pueblo de Butsénit.

 Tomamos la pista asfaltada a la derecha y pronto giramos a nuestra izquierda para pasar enfrente de unas naves agrícolas. Seguimos esta pista siempre de frente, sin tomar ninguno de los caminos que se abren o que parten de ella. Nos guiamos por los postes indicadore


 BUSSENIT

 Seguimos y al llegar a la carretera de entrada al pueblo, giramos a la derecha y nos adentramos en el pueblo.


 Pasamos una escuela primaria y llegamos a la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Giramos en ángulo recto a nuestra derecha, para tomar un camino que desciende fuertemente, al lado del patio de la escuela. El camino nos lleva directos al río Segre.

Vamos a seguir el curso del río, manteniéndolo siempre a nuestra derecha.

LÉRIDA


 Finalmente, llegamos a la ciudad de Lérida, la gran capital. Seguimos paralelos al río Segre, cruzamos por el puente sobre la carretera N-II y entramos por la Avinguda de Alcalde Areny.



 Aunque no muy visible, puesto que se encuentra en los bajos de un edificio, la parroquia de Sant Ignasi, regentada por los padres jesuitas,


 se encuentra a nuestra izquierda a tan sólo 400 metros del puente que acabamos de cruzar siguiendo el río (preguntar después de pasar la “Pasarela de los Maristas”).

No hay comentarios:

Publicar un comentario