domingo, 30 de agosto de 2015

ETAPA CATORCE DE LA VÍA DE LA PLATA

VALDESALOR -- CÁCERES



VALDESALOR
Dejamos el albergur


 y tomando como referencia la N-630, caminamos por la izquierda hasta llegar a la altura del restaurante y la gasolinera.


En este punto cruzamos la carretera y continuamos por la senda que discurre a la derecha de la Nacional. Así, llegamos a un tramo de asfalto para salvar la autovía por un puente.

 Seguimos la senda - la N-630 a nuestra izquierda - y dos kilómetros más adelante atravesamos un túnel bajo la carretera Nacional (Km 3,5).

Ahora, con la Nacional a la derecha, progresamos en cómodo ascenso por un camino de piedra suelta que nos lleva a coronar el Puerto de las Camellas.


 Aquí, a una altitud de 482 metros, una alambrada bélica cerca los terrenos del campamento militar Santa Ana (Km 4,8).



Cruzamos la N-630 por última vez y tras un ligero repecho avistamos la ciudad de Cáceres.





 Hay días en que el sendero parece prolongarse más que las distancias indicadas por los mapas.




ENTRADA EN CÁCERERS

 Se entra  en Cáceres, lo hacemos por la Calle Océano Atlántico donde se ubican decenas de pequeños talleres.

Salimos del pequeño polígono industrial para cruzar carretera EX-206.
 Nuestra siguiente referencia es la Ermita del Espíritu Santo.

Esta antigua ermita fue hospital ocasional y parroquia en la actualidad. Constituye uno de los mejores ejemplos de arquitectura mudéjar de la provincia.


 Sus elementos constructivos más antiguos pertenecen al siglo XIV. Junto a la ermita se encuentra un crucero que nos hace mirar al cielo, es diferente a los cruceiros gallegos, en este caso se trata de una cruz sobre columna y plinto de cuatro gradas.


 Los cruceros se situaban como símbolo de devoción o demarcación de límites en las encrucijadas de caminos.



Continuamos por la interminable Ronda de San Francisco, pasamos un complejo hospitalario y llegamos hasta el monumental Monasterio de San Francisco, fundado y construido a fines del siglo XV.





 Un poco mas adelante llegamos hasta la rotonda de la Plaza de San Francisco.
 Llegamos hasta la rotonda de la Plaza de San Francisco y a las puertas del centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1986


CÁCERES

Esta ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad, fue fundada como colonia romana, y antigua cuna de la Orden de Caballeros de Santiago.

La ciudad antigua de Cáceres constituye un privilegiado conjunto monumental único en España.

  Un pequeño peregro esculpido en piedra sobre la Puerta de los Peregrinos de la Iglesia de Santiago es el sello más jacobeo de la histórica y bella ciudad.

Templo de la Orden de los Fratres, germen de la orden de Santiago. El conjunto está enmarcado en el exterior por contrafuertes cuadrangulares sostenidos por pilastras cilíndricas.



Al igual que Mérida, Cáceres merece una visita sosegada que bien vale una pernocta

Palacios, casonas, iglesias y conventos se suceden sin solución de continuidad permitiéndonos retroceder en el tiempo y disfrutar del sonido de sus pasos por callejuelas inverosímiles en la que las piedras, cigüeñas y vencejos son los protagonistas del paisaje.
Llegamos a la Plaza Mayor y visitamos el centro monumental de Cáceres


con su Torre de Bujaco



La torre es de origen almohade del siglo XII, utilizada como baluarte defensivo por los cristianos, y que según la leyenda fueron degollados por los árabes.

Junto a la torre se encuentra la Ermita de la Paz, del siglo XVIII.





Pasando por el Arco de la Estrella, construido en el siglo XVIII.


 Esta puerta debe su nombre a la imagen de la Virgen de la Estrella, que se encuentra en en la parte posterior del arco.

File:Caceres Puerta de la Estrella.jpg
 llegamos enseguida a  la Plaza de Santa María con la Concatedral de Santa María,



 es una bellísima iglesia románico-gótica, declarada en época reciente Concatedral de la diócesis de Coria Cáceres.

Torre de silueta inconfundible con los nidos de cigüeñas que la coronan y una estatua en bronce de San Pedro de Alcántara en su base.



 Construida entre los siglos XV y XVI sobre otra anterior del siglo XIII. De planta rectangular con tres naves, n su interior un espléndido retablo en la capilla mayor realizado en madera de cedro por Roque de Baduque y Guillén Ferrant, realizado entre los años 1547 y 1551.


En la plaza tiene otros edificios de renombrado valor arquitectonico como el Palacio de Hernando de Ovando levantado en el lado norte;




el palacio Episcopal en el lado occidental;




el Palacio de Mayoralgo uno de los más notables de la nobleza de la época;



el palacio del Golfines este palacio fue construido por Sancho de Paredes Golfín, Camarero de la Reina Isabel; el Palacio de Carvajal construido entre los siglos XV y XVI.




Seguimos a la Plaza de San Jorje donde podemos admirar la Iglesia de San Fracisco



Caceres - Iglesia de San Francisco Javier 02.jpg

 y en la plaza de san Mateo el Palacio con su famosa  Torre de la Cigüeñas




 Se conoce por ese nombre por el gran número de cigüeñas que en ella anidaban. Fue edificada en el siglo XV por Diego de Ovando sobre una parte del antiguo alcázar almohade. La fachada está compuesta por un sencillo arco de medio punto con dovelas sobre el que hay una ventana y dos escudos de los Ovando-Mogollón.
 A los lados, en el primer piso, encontramos dos ajimeces con arcos de herradura apuntados. Del interior merece la pena conocer su patio señorial, visitable actualmente.
Y de camino al albergue



hacemos la última visita a la ciudad monumental, la Iglesia de Santiago



Está situada fuera del recinto amurallado, en la zona de Caleros.




 En el exterior destacan sus portadas góticas con arquivoltas y enmarcadas por alfiz. El interior muestra una única nave cubierta con bóvedas de crucería y con un amplio coro a los pies.


Hay que destacar el magnífico retablo mayor, encargado en 1557 al maestro Alonso de Berruguete, asentado en Valladolid y uno de los principales escultores manieristas españoles; fue terminado por su taller e instalado definitivamente en 1570.



 Son también interesantes las imágenes de Nuestra Señora de la Esclarecida, del siglo XV; el Cristo de los Milagros o de las Indulgencias, también del XV, y el Jesús Nazareno, tallado en Sevilla en 1609 por Tomás de la Huerta.
Ante el Apóstol pedimos fuerza para seguir ek Camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario