lunes, 3 de agosto de 2015

LA CREDENCIAL DEL PEREGRINO

LA CREDENCIAL


 La Credencial o Pasaporte del Peregrino es el sucesor de los documentos entregados a los peregrinos en la edad media como salvoconducto.
 Hoy en día existe un modelo oficial de credencial distribuída y aceptada por la Oficina de Peregrinaciones de la Diócesis de Santiago.

 Se puede conseguir solicitándola personalmente en la Oficina de Acogida al Peregrino o en otras instituciones autorizadas por la Catedral de Santiago para su distribución, tales como parroquias, Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, albergues de peregrino, cofradías, etc.

 Fuera de España, algunas asociaciones relacionadas con la peregrinación han sido autorizadas a distribuir sus propias credenciales. De todas formas, las credenciales oficiales se pueden adquirir tanto en España como en el extranjero, y para recibir información acerca de los lugares de distribución de credenciales en su país, región o ciudad, por favor ver los links al final de esta sección.


  La credencial oficial distribuída por la Catedral de Santiago está impresa en cartulina y consta de diecisies páginas que se abren en forma de acordeón. Las primeras páginas aparecen ilustradas en la foto que acompaña a este texto.


La primera página funciona como una carta de presentación y debería rellenarse en la asociación distribuidora con los datos del peregrino.
Hay también en la parte de arriba un espacio destinado al sello de la entidad que entregó la credencial; en la parte de abajo de la misma página, se pondrá la fecha y el sello de la Catedral una vez cumplida la peregrinación.



 La Credencial, en su segunda página, va dedicada a instrucciones aclaratorias, que dice así: Consideraciones necesarias

 -Esta credencial es sólo para los peregrinos a pie, bicicleta o a caballo, que desean hacer la peregrinación con sentido cristiano, aunque sólo sea en actitud de búsqueda. La credencial tiene el objetivo de identificar al peregrino; por eso la institución que le presenta deberá ser una parroquia, cofradía, diócesis, asociación de Amigos del Camino de Santiago, o cualquier institución cristiana relacionada con la peregrinación.
 La credencial no genera derechos al peregrino. Tiene dos finalidades prácticas: el acceso a los albergues que ofrece la hospitalidad cristiana del camino, y servir como certificación de paso para solicitar la “Compostela” en la Catedral de Santiago.


 – La “Compostela” se concede sólo a quien hace la peregrinación con sentido cristiano: devotionis affectu, vel voti pietatis causa (motivada por la devoción, el voto o la piedad) Y además se concede sólo a quien hace la peregrinación hasta la llegar a la Tumba del Apóstol, realizando íntegramente, al menos los 100 últimos kilómetros a pie o a caballo o los últimos 200 Km. en bicicleta.

– La credencial del peregrino, por tanto, sólo puede expedirla la Iglesia a través de sus instituciones (Obispado, Parroquia, Cofradía, etc. o, en todo caso, a través de instituciones que estén autorizadas por la Iglesia). Sólo así podrá concederse la “Compostela” en la S. A. M. I. Catedral de Santiago (Jornadas sobre el Año Santo: noviembre 1993).

 – Los refugios carecen de subvenciones y deberían mantenerse, dentro de su austeridad, con la colaboración de los peregrinos (limpieza, cuidado de las instalaciones, facilitar el descanso, ayuda económica…).

 – A los grupos organizados con coche de apoyo o en bicicleta, se ruega que busquen cobijo alternativo distinto de los refugios de peregrinos.

 – El portador de la presente credencial, acepta estas condiciones.


 El resto de las páginas de la credencial contiene casillas para ir sellando a lo largo de la ruta de peregrinación. Los sellos se consiguen normalmente en los lugares donde duermen los peregrinos, como los albergues, pero también se pueden obtener en parroquias, monasterios, catedrales, hostales, ayuntamientos y otros lugares.

 Finalmente, el reverso muestra una serie de mapas de los Caminos de Santiago, y otra página con la siguiente bendición, procedente del Codex Calixtinus, escrito en el siglo XII:


 En nombre de Nuestro Señor Jesucristo, recibe este morral hábito de tu peregrinación para que castigado y enmendado te apresures en llegar a los pies de Santiago, a donde ansías llegar, y para que después de haber hecho el viaje vuelvas al lado nuestro con gozo, con la ayuda de Dios, que vive y reina por todos los siglos Amén.

NECESARIA PARA CONSEGUIR LA COMPOSTELANA

No hay comentarios:

Publicar un comentario