viernes, 1 de marzo de 2013

ÚLTIMA BENDICIÓN DE BENEDICTO XVI





Queridos amigos soy feliz de estar con vosotros, rodeado por la belleza de la Creación y de vuestra simpatía, que me complace. Gracias por vuestra amistad y afecto. Vosotros sabéis, que el día de hoy es distinto al de otras veces precedentes.

Ya no soy Sumo Pontífice de la Iglesia Católica (hasta las ocho aún lo seré, luego ya no).



 Soy simplemente un peregrino que inicia la última etapa de su peregrinación en esta tierra.

Pero quisiera una vez más, con mi corazón, amor y oración, con mi reflexión, con todas mis fuerzas interiores trabajar por el bien común y el bien de la iglesia y de la humanidad.


Me siento muy apoyado por vuestra simpatía. ¡Vayamos juntos hacia delante con el Señor para el bien de la Iglesia y del mundo!"





Y después,Su Santidad, que estaba  tranquilo y sereno,  vio diversos telediarios y manifestado su aprecio tanto por la labor de los periodistas como por la participación de las personas en su despedida del Vaticano y su llegada a Castel Gandolfo.

 Después de dar un corto paseo por el palacio apostólico se acostó y durmió muy bien.

Comunicado del Padre Lombardi, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, ha hablado esta mañana, 1 de marzo, con el secretario de Benedicto XVI, el arzobispo Georg Ganswein.

No hay comentarios:

Publicar un comentario