miércoles, 6 de marzo de 2013

PARA EL CONCLAVE

URNAS PARA ELEGIR AL SUCESOR DE BENEDICTO XVI

Estas son las tres urnas que se utilizarán durante las votaciones en la Capilla Sixtina en las que se elegirá al próximo Papa de la Iglesia católica.

 Los cardenales pondrán su voto doblado en dos partes sobre esta bandeja y después lo dejarán caer dentro de esta urna.


 En esta otra se depositarán las que ya se han contabilizado.
 Y la tercera, dotada con una cerradura se usa en caso de que algún cardenal se enferme durante el cónclave.
 En ese caso el cardenal enfermo depositará su voto dentro de ella y dos personas autorizadas lo llevarán hasta la Capilla Sixtina donde se abrirá con esta llave.

 Estas urnas se hicieron durante el pontificado de Juan Pablo II, atendiendo a la descripción del proceso de votación de la Constitución apostólica 'Universi Dominici gregis'.

Ya se utilizaron en el cónclave de 2005 en el que se eligió a Benedicto XVI y ahora se utilizarán también en este en el que se elegirá a su sucesor. la Capilla Sixtina será acondicionada por una escuadra coordinada por el ingeniero Paolo Sagretti.

CAPILLA SIXTINA



 En su interior serán colocadas 115 sillas de refinada madera, con el nombre y apellido de cada uno de los cardenales electores, 12 mesas de cubiertas con un paño color beige: seis del lado derecho y seis el izquierdo, dispuestas en dos filas a diverso nivel

 Frente al altar, debajo del Juicio Universal de Miguel Ángel, se colocará una mesa donde se pondrá la urna en que se depositarán los votos y un atril con el Evangelio, donde los purpurados prestarán juramento.




 Los cardenales no caminarán sobre el suelo, sino sobre una estructura plana de madera cubierta por un paño, alta (50-60 centímetros) y en línea con el segundo escalón del altar.



 Por primera vez en la historia de los cónclaves, se usarán dos estufas en la Capilla Sixtina, una para quemar las papeletas de las votaciones y otra de la que saldrá el humo blanco, la “fumata blanca”, que indicará al mundo que ya hay Papa, o humo negro, la “fumata negra” que indica que la Iglesia sigue sin Pontífice. (Con información de agencias)

No hay comentarios:

Publicar un comentario