domingo, 17 de marzo de 2013

COMO UN SIMPLE SACERDOTE

Otra sorpresa

Ante la mirada desconcertada de los guardias de seguridad, que trataron de mantener todo bajo control, Papa Francisco rompió de nuevo el protocolo y consiguió emocionar a los que estaban reunidos allí.
Al terminar la misa en Santa Ana saludó a todos los asistentes











No hay comentarios:

Publicar un comentario