domingo, 17 de marzo de 2013

MISA DEL PAPA EN SANTA ANA

EL PAPA FRANCISCO OFICIA MISA EN UNA IGLESIA DEL VATICANO



El papa Francisco llegó hoy a la parroquia de Santa Ana, en el Vaticano,


 para oficiar la misa dominical, antes de que desde la plaza de san Pedro rece el ángelus, el primero del pontificado.



A su llegada a la pequeña iglesia del Vaticano saludó a las personas que asisten a la misa, estrechó manos, acarició a niños y se mostró tranquilo, sonriente y contento.


El papa viste paramento morados, del tiempo de cuaresma.


Antes de entrar en la iglesia, se asomó a la calle, que está a pocos metros de la columnata de la plaza de San Pedro y saludó a la gente que se encontraba en el lugar.

A mediodía se asomará a la venta del apartamento papal que da a la plaza de san Pedro para el ángelus dominical, al que se espera asistan miles de fieles.

El Evangelio de la liturgia del día presenta el episodio de la adúltera a la que los fariseos y los escribas quieren lapidar, y a la que Cristo perdona diciéndole que vaya y no peque más.




Y en su homilía, el Papa Francisco dijo que “el mensaje de Jesús es la misericordia”.

El Obispo de Roma destacó que se trata de un mensaje muy bello, porque Jesús no se cansa jamás de perdonarnos, al contrario, somos nosotros los que nos cansamos de ir a pedirle perdón.


Y dijo que no es fácil encomendarse a la misericordia de Dios, porque se trata de un abismo incomprensible. Sin embargo, invitó a hacerlo, porque a Jesús le agrada que uno le cuente sus cosas, aunque sean graves, y las olvida. Él tiene una capacidad especial para olvidarse.

 Se olvida, te besa, te abraza y de dice sólo: “Ni siquiera yo te condeno. Ve y de ahora en adelante no peques más”. Sólo ese consejo te da”.


Al final de la celebración, ha presentado a los fieles a un sacerdote que trabaja en Uruguay con niños abandonados y drogadictos, para quienes ha abierto una escuela y a quienes ha enseñado a amar a Jesús.

  Luego, el Santo Padre ha salido a la puerta de la iglesia para saludar personalmente a todos los parroquianos.






 Al oír que una gran multitud lo llamaba desde fuera del Vaticano, el Papa Francisco ha cruzado el portón para ir a saludar a la gente en medio de la calle.



 A todos les decía: "¡Reza por mí!".




Dentro de pocos minutos comenzará el primer Ángelus del Pontificado del nuevo Papa Francisco en la Plaza San Pedro, en donde lo están esperando miles de fieles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario