jueves, 19 de abril de 2018

VISITA A LAS CAPILLAS DE LA CATEDRAL DE GRANADA III

Capilla del Cristo de las Penas
Pequeño retablo, en el que hay un Calvario, con imagen del siglo XVI.

Sobre el entablamiento, aparece u relieve del Entierro de Cristo, y, sobre las volutas, dos pequeñas esculturas orantes.
El Retablo está coronado por un frontón en el que aparece el Padre Eterno.

Resultado de imagen de Capilla Cristo de las Penas de la  catedral de granada

A la izquierda sobre una repisa está la escultura de la Virgen de Guia,




arte alemán del siglo XV
E, la repisa sw la izquierda, una escultura de San JUan Bautista, circulo de Risueño.

La media reja de esta capilla es de dos hojas; sólo mide los 3,18 m de largo de la embocadura de la capilla y su altura alcanza los 2,04 m en sus puntas más largas


 Dos sencillas lámparas laterales de tres cadenetas, una lámpara central igualmente sencilla, cuatro pequeñas cornucopias y una credencia empotrada del lado de la epístola en mármol negro veteado en blanco completan la ornamentación de esta austera capilla.


  Capilla de Santa Teresa




Retablo realizado por Gaspar Guerreeo en 1618  para una imagen de Santa Teresa, donada por los carmelitas descalzos
Resultado de imagen de capilla de santa teresa de la catedral de granada
La arquitectura del retablo central —privilegiando la verticalidad y lo ascensional del conjunto y dirigiendo nuestra mirada hacia la calle central: talla de Teresa de Ávila y óleo de la santa entre san Pedro y san Pablo— diferencia la diversidad expresiva entre escultura y pintura e integra lo ornamental con lo arquitectónico.

 Consta el retablo de banco con pedestales para las cuatro columnas, tres calles —las externas rematadas por el escudo carmelitano— en un solo piso más ático valorado con profusa decoración escultórica y rematado con el busto del Padre Creador; entre piso y ático una sucesión de seis cabecitas angélicas entre grecas.

En los altares laterales, hay dos lienzos de Juan de Sevilla, una Inmaculada a la izquierda y El Angel Custodio, a la derecha,
 La reja de esta capilla tiene cinco calles siendo la central practicable mediante la habitual puerta de dos hojas; sus 7,10 m cubren toda la embocadura de la capilla y su altura en puntas es de 2,03 m


  Capilla de San Blas



A excepción de una referencia a la Sagrada familia con san Juan, se veneran cinco santos:
 San Blas con el Niño, San Onofre, San Jerónimo, Santa Teresa de Jesús, San Francisco de Asís.


 En primer lugar, el titular de la capilla, obispo y mártir: San Blas, escultura, al parecer, del círculo de Alonso de Mena (1587-1646). Fue obispo de Sebaste, en Armenia, martirizado en el 316; es el patrón de los cardadores por haber sido desgarrado su cuerpo con peines de hierro y la costumbre popular le invoca para remediar las afecciones de garganta. Está representado junto a un niño que, según la tradición, fue librado por el santo de una espina que tenía clavada en su garganta.


 En lo marcos barrocos colocados sobre los paramentos laterales dos óleos sobre lienzo de Juan de Sevilla: San Onofre (†400) y San Jerónimo (h. 340/350-420), representados semidesnudos y de medio cuerpo por su condición de ascetas


. Dos santos de los siglos IV-V; san Onofre fue un ermitaño egipcio que vivió en soledad; san Jerónimo, vir trilinguis, dedicó su vida al ascetismo, a la dirección de grupos cenobíticos y a la traducción al latín de las Escrituras.

 En la hornacina del ático, Santa Teresa de Jesús, talla anónima policromada y, a su altura sobre los paramentos laterales, dos lienzos igualmente anónimos de La Sagrada Familia con san Juan y San Francisco de Asís (h. 1182-1226), fundador de la primera orden franciscana (1210) y, dos años después, en 1212, de la segunda de damas pobres, las clarisas, y autor del Cántico de las criaturas.

 


Como en las otras dos capillas más pequeñas de la girola, la reja de ésta se limita a cubrir la puerta de acceso con dos hojas practicables; su altura máxima es de 1,96 m cubriendo los 3,25 m de la embocadura de la capilla.

  Capilla de San Cecilio
Ocupa esta capilla el centro geométrico del ábside y fue la primera en cubrirse en 1540. Más de dos siglos después, durante la década de 1770, el cabildo acaricia el proyecto de dedicar este espacio central de la girola a san Cecilio, en memoria del remoto origen de la comunidad cristiana en Granada.


Capilla neoclásica diseñada por Francisco Aguado a finales del siglo XVIII y decorada con mármol y esculturas por Miguel Verdiguier.
Resultado de imagen de capilla de san cecilio de la catedral de granada



Está concebido y desarrollado para venerar a tres testigos primeros de la fe en el oriente andaluz: San Cecilio, obispo de Granada, San Torcuato y San Indalecio, fundadores de las comunidades cristianas de Guadix y Almería.

Esculpida en mármol blanco de Macael, la estatua de San Cecilio lo presenta tocado de mitra con su mano derecha sobre el pecho y con la izquierda recogiendo su manto; un angelote sedente a sus pies porta el báculo en contrapuesta y valiente diagonal. San Cecilio, como los titulares de los retablos laterales —san Emigdio y san Juan de Dios— dirige su mirada hacia el cielo.

 Las esculturas de los santos Torcuato e Indalecio también están esculpidas en mármol blanco: ambos están revestidos con los ornamentos episcopales y llevan palmas de martirio en sus manos. Una evocación, en resumen, de la antíquisima historia sagrada del cristianismo en Granada y Almería.

 El retablo está coronado por la Alegoría del triunfo de la fe. El tema del anuncio y triunfo de la fe no es nuevo en el templo catedralicio; baste recordar, a título de ejemplo y entre otros testimonios, el frecuente recurso arquitectónico a los arcos triunfales y la inscripción latina del esquilón de los Reyes católicos conservado en el campanario de la catedral: Esta es la victoria que conquista al mundo: nuestra fe (1Juan 5,4).




En los muros laterales: Milagro de san Emigdio y Muerte de san Juan de Dios, fundador de la Orden de los Hermanos Hospitalarios en Granada (1537), en la ciudad que sería su cruz.

 Estos dos relieves contribuyen a la visión unitaria y armónica de la capilla. En el derecho figura la Muerte de san Juan de Dios (1550) entre ángeles, nubes y rayos dorados, mientras en el frontero se representa un Milagro de san Emigdio entre un remolino de nubes y querubes de barroco efecto. Otro complemento iconográfico de la capilla es la talla en madera de Santo Domingo de Guzmán (1170-1221), obra de Pablo de Rojas (1560-1607); el fundador de la Orden de Predicadores aparece con hábito, escapulario y capa ricamente policromados con un libro cerrado en su mano izquierda y el perro a sus pies.

La reja dispone de cinco calles con la estructura habitual del resto de las capillas con mayor embocadura (2,05 de altura y 7.20m de largo). La iluminación desde el exterior se consigue mediante el repetido óculo de motivos geométricos de las capillas más espaciosas de la girola. Del techo de la capilla penden dos lámparas.



  Capilla de San Sebastián 




Retablo barroco con un lienzo, de considerables dimensiones que representan El martirio de San Sebastían, de Juan de Sevilla

Resultado de imagen de capilla de san sebastian de la catedral de granada

Debajo, en una hornacina, una pequeña escultura del santo del siglo XVII
A los lados, imágenes de Santa Barbaea y San  Roque

En las paredes, sobrre peanas, dos Niños Jesús, en terracota.

 Capilla de Santa Ana 


Retablo de transición del renacimiento al barroco hecho por Gaspar Guerrero en 1615.

Elnicho central, decorado con angeles, lo ocupa una escultura de Santa Ana con la Virgen y el Niño, obra de Diego Pesquera.
El resto está decorado con ocho lienzos de temas marianos, todos de Pedro de Raxis.

Resultado de imagen de CAPILLA DE SANTA ANA de la catedral de granada

A ambos lados del retablo central prende dos cuadros: San Cristobal y San Juan Nepomuceno, de Luis Sanz.
Los cuadros de los altares laterales, que representan a San Felix de Valois y a San Juan de Mata, son de Atanasio Bocanegra.
Puerta del Ecce Homo

Puerta de la Sacristía




Fue realizada entre 1530 y 1534 por Giego de Siloé.
Es un arco de medio punto, enmarcado por dos pilastras que albergan columna abalastradas.


Las enjutas están adornadas con angeles trompeteros.
Sobre la cornisa, ddecorada con grutescos, hay dos pedestales que sostienen las figuras de San Pedro y San Pablo.

En el centro un relieve de La Virgen con el Niño.


No hay comentarios:

Publicar un comentario