viernes, 3 de abril de 2015

UN CAHITO DE CIELO EN MADRID

UN CACHITO DE CIELO EN MADRID



Se encontra por la parte más sosegada y tranquila del Barrio de Chueca, por la zona de la Calle de Luis de Góngora
Cuando todos los locales y establecimientos contiguos estaban cerrados, y dos cruces iluminadas sobre sendas puertas de madera .

Acceso "Cachito de Cielo", en Madrid

Una pequeña iglesia abierta de noche en medio del ajetreo


 Esta pequeña capilla, situada en la Travesía de Belén Nº 1, en pleno centro de Chueca, pertenece a las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada.

Su origen se remonta a 1911 cuando su fundadora la Madre María Emilia Riquelme y Zayas

María Emilia Riquelme y Zayas

logró convencer a su prima para que le cediese este edificio y así poderlo destinar a una nueva fundación de la congregación por ella fundada.

Las característica que hace tan especial a esta Capilla son:



 La Adoración Perpetua.

 Esto se traduce en que siempre esta abierta la Capilla, a cualquier hora del día y de la noche, durante los 365 días del año, por lo cual siempre hay gente rezando, sea la hora que sea.

 El Santísimo no está solo en ningún momento: hay una coordinadora general, y luego turnos por horas –madrugada, mañana, tarde y noche– para que siempre haya adoradores, con la noche más reforzada.

En la puerta se pueden encontrar las inscripciones para apuntarse a la Adoración

El Altar esta presidido por una preciosa imagen de Jesús partiendo el pan, simbolo de la Eucaristia y de la caridad.
Interior Cachito de Cielo, Madrid



Cachito de Cielo, en Madrid




Labor social de la comunidad


 La obra social de las Misioneras comenzó hace años: empezaron atendiendo a 15 personas al día, y ahora vienen 300.

 Y es que, «si estamos en Adoración por amor, hay que expresarlo y concretarlo.
 La obra social nació del encuentro fuerte con el Señor de cada una de las personas que aquí ha adorado en silencio», señala la Hermana María Pilar.
 La Sierva de Dios María Emilia Riquelme decía que su misión estaba en el reclinatorio. Hoy, su carisma está extendido por Estados Unidos, Colombia, Bolivia, Brasil, Puerto Rico, Lima y el madrileño barrio de Chueca. Sí que tiene fruto la oración…

 Comida cada día Son las 11 de la mañana y hace horas que madres y padres de familia con sus carros vacíos –vienen derivados por los Servicios Sociales que son los que certifican que la familia pasa necesidad– esperan a la puerta del número 7 de la calle San Lucas.

 Allí, hace años que las Misioneras ponen en práctica el mandato divino de Amar al prójimo como a uno mismo.


Además las hermanas reparten más de 300 desayunos cada día, y los martes y jueves llenan los carros con comida no perecedera donada por el Banco de Alimentos, los comercios de la zona, donantes anónimos y la colecta de la Eucaristía de los domingos, a familias necesitadas de la zona.

Por estas razones esta pequeña capilla es llamada y conocida como "Cachito de cielo"

 Allí, hace años que las Misioneras ponen en práctica el mandato divino de Amar al prójimo como a uno mismo.

«Cada vez vienen más personas, estamos desbordados», cuenta la Hermana María Pilar Luengo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario