sábado, 13 de agosto de 2016

EL CORAZÓN DE UNA MADRE

El corazón de la Madre de todas las madres del mundo......

la Madre de Nuestro Señor y para nosotros los nacidos en Siruela.....el Corazón de Nuestra Señora de Altagracia.


Un corazón compasivo que siente como propias las necesidades y miserias ajenas, un corazón misericordioso que llora con los que lloran y sufre con los que sufren, ¿a quién no encanta y seduce?

Y, si además de sentir así las desgracias ajenas como si fueran propias, se esfuerza y trabaja por remediarlas, ¡mucho más aún!

Pues así, y en un grado de intensidad verdaderamente divina, es el Corazón de la Santísima Virgen. Su Corazón está adornado de todos los caracteres de la más perfecta y sublime misericordia. Su Corazón es el más compasivo de todos los corazones; y cualquier desgracia o tribulación que ve a su alrededor halla eco en él.
Y es que la misericordia de María, como su Corazón de donde brota, es de una Madre.



De la mano de nuestra Madre, el camino es mas fácil y la alegría mas abundante.
 En general son de nuestras madres las que hemos aprendido lo mejor de la vida, a dar mucho y a exigir poco. Ellas como Maria han escogido la entrega de la vida y por eso, amando como a lo tonto, ni siquiera son conscientes de su amor apasionado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario