domingo, 30 de noviembre de 2014

JUAN PABLI II VIAJE A POLONI IV

DÍA 9 POR LA TARDE





 Por la tarde el Santo Padre visitó el Cementerio de Rakowice, muy cerca del centro de Krakow, donde oró ante la tumba de sus padres y su hermano Edmundo.



 Tambien se encontró con las religiosas en la Iglesia de Santa Maria en la Plaza Mayor (Rynek Glowny) y más tarde fue ofrecida una recepción en su residencia, el Palacio del Arzobispado, para un reducido numero de visitantes y eclesiásticos.



 En su tan querida Iglesia de los franciscanos, frente a la residencia, le esperaba una velada sorpresa con la premiere del salmo “Beatus Vir”, una obra coral del compositor polaco Henryk Mikołaj Górecki (*).




 El Papa mismo cuando aún era cardenal de Krakow le habia encargado a Gorecki su preparación para celebrar el 9º centenario de San Estanislao. Nadie imaginaba entonces que finalmente sería presentada en honor al primer papa polaco en el primer viaje apostólico a su patria. Dice George Weigel en Testigo de Esperanza que Gorecki se inspiró en un texto encontrado en latin en un misal que le prestara Piotr Malecki, primer monaguillo de Wojtyla en la parroquia de San Florian. El misal se lo habia regalado Wojtyla mismo a Malecki en los años 50.




 El ultimo ensayo de la obra que se presentaba fue interrumpido casi impetuosamente cuando ya la comitiva del papa se estaba acercando a la Iglesia y afuera se oían los ecos del salmo. Los organizadores de la visita habian decidido que el Papa se sentase atrás ( por acústica o seguridad?) de manera que una vez finalizado el concierto el compositor y director Gorecki (con problemas en una pierna) debió caminar todo el tramo desde el altar hasta casi el atrio de la Iglesia con lágrimas en sus ojos y conteniendo la emoción de haber estrenado su obra en presencia del Santo Padre, para finalmente confundirse con su compatriota y Pastor en un estrecho abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario