lunes, 10 de noviembre de 2014

CONVENTO SANTA CRUZ LA REAL DEL REALEJO GRANADA


CONVENTO SANTA CRUZ LA REAL

El más importante, rico y grandioso de toda Granada; sin duda, esto se debía al claro trato de favor que los Reyes Católicos dispensaron siempre a la Orden de Sto. Domingo, en agradecimiento por sus servicios prestados en la corte.


 Fue éste uno de los primeros monasterios nacidos tras la Toma, y para remarcarlo, fue erigido sobre la antigua y poderosa Mezquita de Al–Hatar de al–Fajjarín.



 Apenas un año después de las capitulaciones, en 1493, el dominico Fray Alonso de Valiza tomó posesión de la mezquita, y de una gran porción de las huertas de la Almanxarra y Geninataubín, con sus almunias nazaríes –como el Cuarto Real de Santo Domingo–. Esto supuso que la Orden dominica se enriqueciera hasta llegar a ser la más rica de la ciudad, en el S. XVI.

 El primer conjunto monástico respondió al estilo gótico tardío.
 Más tarde, tras el Concilio de Trento, se le añadieron aportes renacentistas y barrocos. Al respecto el monasterio conserva aún de su etapa barroca un gran patio claustral ajardinado, llamado de los Naranjos.

De este patio se conserva lo esencial aunque se han perdido las cancelas del claustro y la fuente monumental que ocupaba su centro.

 Las rejas se usaron para hacer balas en tiempos de la invasión napoleónica y la fuente barroca de los Cuatro Leones, se instaló entre el paseo del Salón y el de la Bomba.



 Ornamentalmente sencillo pero lleno de elegancia, se estructura en dos pisos con galerías abiertas de estilo serliano, con arcos romanos y columnas de orden toscano

. Este patio (visitable) constituye un auténtico remanso de paz, cuajado de rosales, cítricos y grandes magnolios.

 Tiene dos escaleras, de gran interés: la principal de tipo imperial, y la auxiliar; destacan en ambas sus bóvedas decoradas.

 En un lateral del patio, destaca una magnífica escalera monumental de tipo imperial (el tipo imperial se caracteriza por contar con un tramo de ida y dos de vuelta, en su parte intermedia la escalera se bifurca), la primera en su clase construida en Granada.

La portada principal, abajo, es un grandioso pórtico de cantería, con un arco clásico central, con las iniciales coronadas “F” e “Y” (alusivas a Fernando e Isabel) en las enjutas; a los lados del arco central, se abren puertas rectangulares decorativas, con los otros emblemas de los Reyes Católicos, el yugo y las flechas.


 Cúpula barroca de la escalera La cubierta de la escalera es una magnífica cúpula fingida de media naranja, obra barroca del siglo XVII, decorada con gran profusión de yeserías polícromas, motivos heráldicos, mascarones mitológicos, querubines, cartelas y frutas (sandías, uvas, granadas,...).

 La otra escalera, algo más modesta (siglo XVII), se ubica junto a la Sacristía.



 Este complejo monástico dominico ha pasado, a lo largo de su turbulenta historia, por toda clase de avatares: fue utilizado durante la invasión francesa como cuartel de caballería y cárcel; tras la desamortización de Mendizábal (1835) perdió la mayor parte de sus dependencias originales, y se destinaron muchas a locales para el Liceo Artístico y Literario y a Museo de Antigüedades, a finales del siglo XIX, se amplió el convento –destruyendo el Claustrillo y el Noviciado– para acoger el nuevo Colegio Preparatorio Militar, obra que nunca se terminó.


 Entre 1893 y 1920, el lugar fue también cuartel de artillería. En fecha reciente se firmó el acuerdo de restitución y los religiosos pudieron regresar a su viejo convento, reinaugurado como centro teológico y colegio mayor, actividad que prosigue en nuestros días con éxito. Una historia marcada por tantos cambios de función, ha implicado, la modificación del aspecto original del inmueble.

No hay comentarios:

Publicar un comentario