jueves, 15 de septiembre de 2016

EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ

Fiesta el 14 de septiembre.


Hacia el año 320 la Emperatriz Elena de Constantinopla encontró la Vera Cruz, la cruz en que murió Nuestro Señor Jesucristo.



 La Emperatriz y su hijo Constantino hicieron construir en el sitio del descubrimiento la Basílica del Santo Sepulcro, en el que guardaron la reliquia. y hoy es el aniversario de la consagración de la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén en 335.




Años después, el rey Cosroes II de Persia, en el 614 invadió y conquistó Jerusalén y se llevó la Cruz poniéndola bajo los pies de su trono como signo de su desprecio por el cristianismo.

Pero en el 628 el emperador Heraclio logró derrotarlo y recuperó la Cruz y la llevó de nuevo a Jerusalén el 14 de septiembre de ese mismo año.


 Para ello se realizó una ceremonia en la que la Cruz fue llevada en persona por el emperador a través de la ciudad.


Exaltación de la Cruz de Piero della Francesca

Desde entonces, ese día quedó señalado en los calendarios litúrgicos como el de la Exaltación de la Vera Cruz.
También conocida como Triunfo de la Santa Cruz, una fiesta que también celebran los ortodoxos.


En esta fiesta se conmemora la Cruz en la que fue crucificado Nuesttro Señor por Amor a todos nosotros.

Ese madero, Trono desde donde Jesús reina, vence y salva. Y por ese motivo para los católicos es objeto de veneración y no de beatería.



.La Santa Cruz (para evitar nuevos robos) fue partida en varios pedazos. Uno fue llevado a Roma, otro a Constantinopla, un tercero se dejó en un hermoso cofre de plata en Jerusalén. Otro se partió en pequeñísimas astillas para repartirlas en diversas iglesias del mundo entero, que se llamaron "Veracruz"(verdadera cruz).



El fragmento de la Cruz de Cristo de mayor tamaño se encuentra en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana (Cantabria, España), donde es venerado por decenas de miles de fieles cada año.




Nosotros recordamos con mucho cariño y veneración la Santa Cruz porque en ella murió nuestro Redentor Jesucristo, y con las cinco heridas que allí padeció pagó Cristo nuestras inmensas deudas con Dios y nos consiguió la salvación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada