viernes, 6 de abril de 2018

PROCESIÓN DEL JUEVES SANTO 2018

Al caer la tarde, Siruela se viste de negro,




La oscuridad, el silencio y el amor cubre todo el ambiente


No hay texto alternativo automático disponible.

La luna de Parasceve, cono en la primera Semana Santa, ilumina el ambiente e invita a la oración.

Siruela es la Nueva Jerusalen 


Nuestro Jesús Nazareno, con su cruz a cuesta, procesiona para recordarnos que El quiso abrazar la cruz para ayudarnos a llevar las nuestras.









La Madre que todo lo guarda en su corazón espera salir para acompañar a su Hijo.


Sufrió y llevó con entereza su dolor, es la Virgen Dolorosa


La imagen puede contener: 3 personas, interior























El dolor, desde que entró el pecado en el mondo, se ha aficionado a nosotros. Es compañero inseparable de nuestro peregrinar por esta vida.



Antes o después aparece por el camino de nuestra existencia y se pone a nuestro lado.
El sufrimiento parece que se aficiona a agunas personas de un modo especial.



La vida de La Santísima Virgen estuvo profundamente marcada por el dolor.





Dios quiso probar a su Madre, nuestra Madre en el crisol del sacrificio. Y la probó como a pocos.



Sufrió mucho más que sufrimos nosotros. Pero fue capaz de de hacerlo con mucha entereza y amor.


María, Nuestra Madre, es para nosotros un precioso ejemplo también ante el dolor.


ELLA ES LA VIRGEN DOLOROSA








No hay comentarios:

Publicar un comentario