viernes, 29 de noviembre de 2013

LA NATURALEZA SU GRAN PASIÓN

En cuanto podía Juan Pablo II se escapaba a la montaña donde disfrutaba de largos paseos.

Juan Pablo II, que será santificado este año, está considerado como el Pontífice más unido al deporte de toda la historia.

Proponen a Juan Pablo II como santo patrón de los deportistas

 Para el recuerdo quedan las imágenes del Santo Padre esquiando por los Alpes, sus viajes en kayak que usaba en sus refugios espirituales o sus primeros años de juventud cuando era un aspirante a guardameta en su Wadowice natal.

  La naturaleza, su gran pasión

Juan Pablo II salió a escondidas del Vaticano para esquiar en 115 ocasiones durante sus 27 años de pontificado y visitó diversas puntos de Italia, reveló Claudio Paganini, consejero espiritual del Centro Deportivo Italiano.

http://infocatolica.com/files/juanpablonieve.jpg
 Juan Pablo II escapó 115 veces del Vaticano para ir a esquiarEn entrevista, el sacerdote aseguró que no obstante fuese Papa, los martes escapaba del Vaticano de incógnito e iba a esquiar a diversas localidades de los Apeninos Centrales en Los Abruzzos, en los Dardamelos o en los Alpes, según publica Notimex.


 La pasión por los esquíes del futuro beato fue confirmada por uno de sus colaboradores más estrechos, Joaquín Navarro Valls, histórico portavoz y director de la sala de prensa vaticana.


El amor de Juan Pablo II por la nieve y la montaña quedó plasmado en el centro de esquí Campo Felice, en la región italiana de Los Abruzzos, a unos 200 kilómetros al este de Roma, donde actualmente una pista lleva su nombre.



 Según Paganini Karol Wojtyla dejó en claro que no se puede eliminar la fe y la cultura del deporte ni quitar la espiritualidad del momento deportivo.
 Recordó que desde su juventud fue un caminador, andaba en bicicleta, practicaba el voleibol y el kayac pero le gustaba mucho esquiar. 'Un hombre que sabe vivir como Juan Pablo II la fe, los valores y el deporte hace comprender que el deporte es un ingrediente importante para la formación, el hombre hoy se realiza cuando une la actividad física a la oración, al estudio y a la cultura', indicó. 'Nos sorprende que un Papa tenga tiempo para hacer esto, pensamos que quien produce y gana dinero es importante, absolutamente no.



 Wojtyla nos enseñó que tener tiempo para uno mismo, para hacer deporte, es fundamental para la santidad', consideró. Para Claudio Paganini actualmente el deporte debe aprender que no sirve de mucho un código ético, que es necesario formar a la persona globalmente porque un hombre bien formado vive el deporte correctamente, pero si carece de valores no puede ser honesto.

 


19 de julio 2001: El Papa Juan Pablo II se sienta y descansa durante sus vacaciones en el resort de montaña de Les Combes, norte de Italia
http://www.ajuaa.com/news/internacionales/47068-Juan-Pablo-escap-115-veces-del-Vaticano-para-esquiar.html



«Cada vez que tengo la posibilidad de venir a la montaña y contemplar estos paisajes - confiaba Juan Pablo II durante el Angelus del 11 de julio de 1999 en Les Combes - , doy gracias a Dios por la majestuosa belleza de la creación. Le doy gracias por su Belleza, de la que el mundo es sólo un reflejo....... » «Juan Pablo II no fué un turista o veraneante distraído: vivió la montaña con profunda autenticidad y simplicidad. Caminaba, contemplaba, oraba y descansaba.



http://juanpablo2do.blogspot.com.es/2013/01/recordando-juan-pablo-ii-y-su-amor-por.html


En esta fotografía de 1988, el anterior papa Juan Pablo II descansa en un refugio de montaña tras un paseo durante un periodo vacacional (EFE).
En esta fotografía de 1988, el anterior papa Juan Pablo II descansa en un refugio de montaña tras un paseo durante un periodo vacacional 


  1. Sus deportes predilectos eran el esquí, el piragüismo, la natacióny el fútbol. En mayor o menor medida, practicó todos alguna vez.


La natación, en cambio, le había sido recomendada por sus médicos, para ayudarle a superar problemas de espalda y de hombros. Gracias a la iniciativa del cardenal Basil Hume, un grupo de católicos ingleses le regaló una piscina, que fue construida en el corazón de los jardines de su residencia de verano de Castelgandolfo, cerca de Roma.


 El Sumo Pontífice amaba tanto nadar, que había pasado las vísperas de los dos cónclaves de 1978 en la "playa de los cardenales.
Más fotos en

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.644958528935823.1073741917.397390057026006&type=3

SU VISITA A LOS ALPES



https://www.facebook.com/media/set/?set=a.764258977005777.1073741929.397390057026006&type=3

No hay comentarios:

Publicar un comentario