domingo, 4 de diciembre de 2011

SANTUARIO DE JAVIER


En Navarra, cerca del río Aragón, está el Castillo de Javier, el castillo que vio nacer, hace 500 años a Francisco de Javier.

Resultado de imagen de SANTUARIO DE JAVIER
 La Iglesia Católica lo declaró santo y lo nombró patrono de la juventud y de las misiones. Navarra, lo declaró desde el primer momento patrono del Reino. El recuerdo y la veneración por Francisco de Javier se extendieron por todos los continentes y hoy continúa siendo una referencia insoslayable de la cultura universal.

El Santuario de Javier es un espacio donde es posible que el hombre de hoy, de ayer y del mañana reciba una Buena Noticia que le ayude a seguir el camino de la Vida. Cada año Javier abre sus puertas a millares de hombre y mujeres, cristianos y no cristianos, venidos principalmente de España, Francia, Italia, Alemania, Estados Unidos y Japón.
Resultado de imagen de SANTUARIO DE JAVIER

El Santuario está constituido por la Basílica, el Castillo con el Museo, el Centro de Espiritualidad (Casa de Ejercicios y Centro Juvenil), Aula Francisco de Jasso (Auditorio y el Archivo de Shurhammer) y a Parroquia de la Anunciación en la que Francisco fue bautizado.

Junto al castillo se levanta la basílica de Javier, que comenzó a construirse a finales del siglo XIX en el lugar en el que se ubicaba antiguamente el palacio nuevo edificado por los padres de Javier.


LA BASÍLICA



Realizada por el arquitecto Ángel Goicoechea, entre 1896 y 1901, por encargo de la duquesa de Villahermosa, descendiente de la familia de Javier, la basílica es de estilo ecléctico y utiliza elementos del arte románico, gótico y bizantino.



 La portada, neorománica contiene en su tímpano los nombres de los distintos lugares de Europa, Africa y Asia recorridos por Javier, y en sus capiteles se representan distintas escenas de su vida. El interior es una nave neogótica con tribunas lombardas.



Resultado de imagen de SANTUARIO DE JAVIER



Sobre el altar resalta una gran imagen de San Francisco Javier, de J. Suñol, flanqueada por doce santos jesuitas ( A su derecha, Francisco de Borja, Pedro Claver, Francisco de Regis, Francisco de Jerónimo, Pablo Miki y el beato Ignacio Acebedo; y a su izquierda, Luis Gonzaga, Juan Berchmans, Estanislao de Kostka, Alonso Rodríguez, Juan de Goto y Diego Kisay) Sobre varias puertas se encuentran pinturas italianas que representan distintos momentos de la vida de Javier en el Castillo, obra de Caparoni.


La cripta construida bajo la iglesia para salvar el desnivel del terreno contiene las sepulturas de los duques de Villahermosa y de la familia Goyeneche.


CASTILLO MUSEO


Resultado de imagen de SANTUARIO DE JAVIER

Imagen relacionada

PARROQUIA DE SAN JAVIER



El templo tiene un valor singular en el camino espiritual de San Francisco Javier. En él tuvo lugar su primera conversión al recibir el agua del Bautismo en la pila situada bajo el coro, una interesante pieza del siglo XV. Sus oraciones infantiles y de adolescencia, antes de la partida hacia la aventura parisina, las dirigió a la Virgen con el Niño del retablo, sabedora ya del futuro apasionante que por amor Cristo le esperaba al joven Javier. La talla de madera policromada pertenece a la segunda mitad del siglo XIII.

 La trascendencia que alcanzó la figura de Javier dentro de la Iglesia universal así como la popularidad y simpatía que ha despertado entre el pueblo fiel y devoto hizo, que tras su canonización en 1622, muchos de los lugares vinculados a su persona se transformaran para dotarlos de mayor realce y riqueza. Esto sucedió con este edificio parroquial y sus retablos. La iglesia que visitas se construyó en 1702 según el gusto barroco. Anteriores, de 1674 son los retablos laterales del Sagrado Corazón y de la Virgen aprendiendo a leer con sus padres



Por las mismas fechas se pudo esculpir el Crucificado que se sitúa sobre el sepulcro de doña Violante, tía materna del santo. Mayor interés tiene el retablo central, realizado a mediados del siglo XVIII en el que destacan los tres lienzos principales que representan a la Anunciación, San Ignacio redactando las Constituciones de la Compañía de Jesús y San Francisco Javier, de interesante factura barroca.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario