domingo, 25 de junio de 2017

PUERTA DE A CONCEPCIÓN, CATEDRAL DE SEVILLA








Resultado de imagen de altar de plata catedral de sevilla

Detras de este majestuoso Altar de Plata,
23 PUERTA DE A CONCEPCIÓN




22 CAPILLA DE BELÉN

Situada dentro de un arcosolio gótico cerrado por una reja sencilla de comienzos del siglo XIX.


  El estrecho espacio se encuentra ocupado por un pequeño retablo tallado por Jerónimo Franco en 1.692, con pinturas de la Virgen de Belén, de Alonso Cano (1.635) y, en el ático, la Santísima Trinidad, de Virgilio Mattoni (1.901).








Santísima Trinidad, de Virgilio Mattoni, 1,901
Sobre el altar del retablo aparecen dos pequeñas figuras policromadas que parecen representar a San Joaquín y Santa Ana.




 En la parte superior del muro se abren dos vidrieras de Arnao de Flandes del siglo XVI: por un lado San Pablo, San Juan Bautista y San Roque y, por otro, la escena de La Venida del Espíritu Santo.


 En el muro opuesto se sitúan la Resurrección de Cristo, de Carlos de Brujas y, debajo, San Mateo, San Judas Tadeo y San Felipe, de Arnao de Flandes, ambas del XVI igualmente.



25 CAPLLA DE A ASUNCIÓN DE DURANGO



 Situada a la derecha (mirando la puerta desde el interior) de la Puerta de la Concepción.

 Recibe tal nombre por su promotor, el Jurado Nicolás Martínez Durango, fallecido en 1.516, enterrado en ella junto a su mujer, Inés Díaz de Sotomayor, y sus herederos.





Poca información he encontrado de este pequeño espacio catedralicio. El lienzo que ocupa el retablo de principios del XVII es una representación de la Asunción de la Virgen, de Gregorio de Ferrari. Se trata de un pintor genovés a caballo entre los siglos XVII y XVIII, alumno de Fiasella y socio de su suegro, Domenico Piola, que realizó el grueso de su labor pictórica en su Génova natal. Esta Asunción, de la que no he podido averiguar cómo llegó a nuestra catedral, está fechada sobre el año 1.700.





 Los laterales del retablo están ricamente labrados, mostrando numerosas escenas de santos y, sobre sendas peanas, a los lados, se sitúan dos tallas de bulto redondo y tamaño académico, de estilo bizantino, que no he logrado identificar:





 ¿San Francisco Javier?¿San Juan Nepomuceno? a la izquierda y ¿Santo Tomás de Aquino? a la derecha.








 En el altar del retablo aparece también una bonita custodia de plata, con escena central de la advocación del Amor: un pelícano picándose en el pecho para alimentar con su sangre a los polluelos que hay bajo él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario