jueves, 7 de julio de 2016

POR LAS CALLES DEL ALBAICÍN GRANADA

CAMINO DE LA COLEGIATA DEL SALVADOR EN EL ALBAICÍN


Desde la plaza de la Colegiata, una vista preciosa de San MIguel Alto





Uno de los monumentos religiosos más significativos del Albaicín.
 Está situada en el arrabal que dio nombre al barrio del Albaicín, en el solar de la mezquita mayor de este, de la que sólo se conserva su patio y algún pilar debido a la fragilidad y sencillez de sus materiales.

. En su momento de máximo esplendor llegó a categoría de Colegiata que viene a decir que aunque no sea Catedral, posee su propio cabildo. Su misión era evangelizar los moriscos de la ciudad, aunque fue un estrepitoso fracaso ya que los propios morisco consiguieron echar a la comunidad de curas a base de pedradas.



Antes de empezar a bajar un descansito en la plaza Aliatar

CUESTA DE CHAPIN





Sus rasgos y sus peculiaridad son tales, que a veces dea la sensación de estar en una ciudad diferente, distinta de la de Granada.

Saludo a Chorrojuno, patriarca gitano, situado en  la plaza Peso de la Harina (llamada así porque en el siglo XVII se pesaba la harina en este lugar),


El nombre de este personaje era Mariano Fernández Santiago, pero, como dice Manuel Anguita “ni él mismo se conocía con ese nombre”. Nació en 1824 y murió en 1906.

Parece que el descubridor de este personaje fue el pintor Mariano Fortuny que vio en una fragua a tres gitanos “uno de ellos tenía la piel del color del cuero viejo, unas enormes patillas y unos ojos del color del acero. Ese era Chorrojumo”, nos dice Manuel Anguita. El traje con que aparece le fue recomendado por el propio Fortuny para que posara para él. De aquí nace el mito de Chorrujumo.

 A los 46 años se dedicó a vivir de las limosnas que le daban los turistas por fotografiarse con ellos. También enseñaba la Alhambra, contaba historias, apropiándose de las de Washington Irving, y vendía postales y fotos suyas Estaba tan metido en su papel que él mismo se autoproclamó “´Príncipe de los Gitanos” y hasta “Rey de los Gitanos”


 De esta plaza parte la subida al Sacromontes, casa de Chapiz

El nombre de la cuesta le viene de dos casas moriscas, las Casas del Chapiz, que se encuentran haciendo esquina en la plaza a la que nos dirigimos: la Plaza Peso de la Harina.



 En este tramo de calle nos encontramos la huella que nos dejó D. Andrés Manjón en su gran obra en Granada: Las Escuelas del Ave María.









 CALLE DE SAN JUAN DE LOS REYES
Esta calle queda, subiendo la Cuesta del Chapiz, a unos metros a la izquierda.

 Y recorre, de un extremo a otro, todo el Albaicín Bajo, por el lado del cerro que mira a la Alhambra. Por la mitad de la ladera, entre el río Darro y el mirador de San Nicolás.

 Y se entra a ella, desde la calle del Chapiz, por un gran arco.





San Juan de los Reyes es la calle más larga del Albaicín. Fue vía romana que llevaba hasta Guadix y, su nombre, de los Reyes, es por l iglesia, dedicada a San Juan. Fue la primera mezquita que consagraron los Reyes Católicos después de tomar la ciudad.

Otras mezquitas eran más grandes pero esta era la Mezquita de los conversos, donde muchas generaciones de cristianos granadinos habían abandonado la fe de sus antecesores. Por ello fue elegido como el templo donde, estos neo-musulmanes, fueron reconvertidos al cristianismo, cuando el poder cambió de manos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada