domingo, 18 de enero de 2015

EL CRISTO DE LA PELICULA DE MARCELINO PAN Y VINO

CRISTO DE LA PELÍCULA "MARCELINO PAN Y VINO

Marcelino Pan y Vino está inspirada en el cuento de José María Sánchez Silva. En el convento tienen un ejemplar firmado por el autor.



El cuento se ha traducido a 26 idiomas

Este Crristo preside el altar de una capilla de Don Benito, Badajoz

Llegó al Convento de las Carmelitas por iniciativa de un ingeniero de sonido del largometraje, originario de la localidad de Guareña, quien tenía a una hermana en esta congregación religiosa


 El convento fue fundado en el año 1883

 La capilla del Convento de las Carmelitas Descalzas de Don Benito tiene en su retablo uno de sus tesoros mejor guardados, a la vez que objeto de admiración y curiosidad de los turistas que visitan esta ciudad.
Recibe culto en la Capilla de Santa Teresa de Jesús.

Capilla de Carmelitas Descalzas


 Se trata del Cristo de la película 'Marcelino Pan y vino', esa imagen de Jesús clavado en la cruz, ese amigo a quien un inolvidable Pablito Calvo daba de comer todos los días a escondidas de los frailes del convento.



 El Cristo protagonista de la entrañable película del director húngaro Ladislao Vajda.




 Pero muchos se preguntarán si el Cristo ya estaba en Don Benito antes de la película o cómo vino a parar a esta localidad extremeña. La respuesta la encontramos en Miguel López Cabrera, ingeniero de sonido que trabajó como técnico en la película a las órdenes de Vajda.

 El Cristo fue una donación de los Estudios Cinematográficos Chamartín, que luego se llamaron Estudios Broston y más tarde Estudios Buñuel, de TVE, en Madrid, a instancias del citado técnico.

 El Crucificado, una vez terminada la película en el año 1954, no tenía ningún valor para los estudios. Fue idea del ingeniero Miguel López Cabrera el enviarlo al Convento de Carmelitas de Don Benito cuya iglesia había sido desmantelada durante la Guerra Civil.

 Este técnico era natural de Guareña y tenía una hermana como religiosa en este convento, la hermana Isabel de Jesús.
Por tanto, y por deseo de este ingeniero de la película, fue trasladado a Don Benito, donde preside la capilla.
 El Cristo era parte fundamental en la película. Fue obra del decorador, dibujante y pintor, Antonio Simont, aunque la forma en barro y el posterior acabado en escayola se lo dio un amigo del propio Simont.
 Los exteriores de la pequeña iglesia que sale en la película se rodaron en el Cristo del Caloco en San Rafael, en plena Sierra de Guadarrama.


 Quienes se acerquen a ver el convento de Don Benito comprobarán el gran parecido entre las fachadas de ambos templos.

 Del cuidado del Cristo y del resto de esta instalación carmelita se encargan las 19 monjas de clausura que en la actualidad permanecen en el convento; algunas de ellas de nacionalidad peruana.

 Para visitar esta capilla y su impresionante Cristo, los visitantes pueden hacerlo en las misas que se ofician o dirigiéndose a la oficina de turismo, que se halla en la casa de cultura de Don Benito. También se puede ver el Jueves Santo, noche en la que la capilla permanece abierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario