viernes, 3 de mayo de 2013

EL EVANGELIO Y EL PAPA FRANCISCO

DÍA 3 MAYO

Foto: El arzobispo Claudio Maria Celli –a la izquierda-, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, desde donde realizamos News.va, concelebró con Su Santidad Francisco esta mañana la Misa en la capilla de Santa Marta.

Todos los cristianos tienen el deber de transmitir la fe con coraje. Fue la exhortación que el Papa Francisco dirigió esta mañana a los fieles presentes en la Misa en la Capilla de la Casa de Santa Marta.
 En esta oportunidad el Papa subrayó que Jesús nos invita a tener valor también en la oración y exhortó a los cristianos a no ser “tibios”. En la Misa - concelebrada con el arzobispo Claudio María Celli, presidente del dicasterio de las Comunicaciones Sociales – tomó parte la Guardia Suiza Pontificia con su comandante Daniel Rudolf Anrig.

 Al final de la celebración, el Papa les dirigió un saludo particular. El de ustedes, dijo, “es un hermoso testimonio de fidelidad a la Iglesia” y de “amor por el Papa”. “Que el Señor nos dé a todos” la “gracia del coraje” y la "perseverancia" en la oración.
 Fue el deseo del Santo Padre que centró su homilía de hoy justamente sobre el tema del coraje en el anuncio del Evangelio. Todos nosotros cristianos que hemos recibido la fe, dijo, “debemos transmitirla”, “debemos proclamarla con nuestra vida, con nuestra palabra”. Pero entonces ¿cuál es esta fe fundamental?



DÍA 29 ABRIL


TWEET DÍA 29 ABRIL


 «Qué hermoso sería si cada noche pudiéramos decir: Hoy he realizado un gesto de amor hacia los demás». Es el tweet del Papa de este lunes, haciendo resonar la intensidad de su homilía de la Santa Misa dominical, en la que administró el …

Misa del día 28 de abril

Misa del día 25 abril

Francisco, comentando el Evangelio de hoy que narra la Ascensión de Jesús, ha subrayado que el Señor antes de subir al cielo manda a los apóstoles a anunciar el evangelio “hasta los confines del mundo, no sólo en Jerusalén o en Galilea... El horizonte es grande y, como se puede ver, éste es el carácter de la misión de la Iglesia que va adelante con esta predicación: a todos, a todo el mundo.

“La humildad, el servicio, la caridad, el amor fraternal... Pero ¡Señor tenemos que conquistar el mundo! Esa palabra “conquistar” - ha dicho- no está bien. Tenemos que predicar al mundo. El cristiano no puede ser como los soldados que cuando ganan la batalla arrasan todo...El cristiano anuncia el evangelio con su testimonio más que con las palabras y con una doble disposición: un ánimo grande que no se asusta de las cosas grandes, de caminar hacia horizontes inmensos y la humildad de tener en cuenta las pequeñas cosas”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario