viernes, 3 de marzo de 2017

PRIMER VIERNES DE MARZO EN MADRID


Talla de Jesús de Medinaceli

La infanta Elena cumple el rito de venerar la imagen del Cristo de Medinaceli


La infanta Elena saluda a los feligreses de la basílica del Cristo de Medinaceli (Madrid)

La infanta Elena ha cumplido hoy el rito, como familiar del Rey, de visitar la basílica madrileña de Jesús de Medinaceli para venerar la imagen del Cristo el primer viernes de marzo.


 Aunque doña Elena salió formalmente de la Familia Real cuando Felipe VI fue proclamado el 19 de junio de 2014, ha vuelto a recaer en ella el papel de representar al entorno del Rey después de que en los dos últimos años lo hiciera la Reina Sofía.

 La infanta ha llegado en coche oficial a la basílica pasadas las 10.30 horas, donde ha sido recibida por los aplausos de los feligreses y curiosos que aguardan en la entrada de la iglesia.

La infanta Elena, frente al Cristo
 La infanta Elena, frente al Cristo La infanta Elena, frente al Cristo


El superior provincial de los frailes capuchinos, Benjamín Echeverría, y el superior de la comunidad, José María Fonseca, le han dado la bienvenida. Tras estrechar la mano de algunas de las personas que se agolpaban junto al pasillo central, doña Elena se ha aproximado a la talla de Jesús de Medinaceli para besar su pie izquierdo, como establece la tradición, y santiguarse.

 La hermana mayor del Rey ha permanecido cerca de veinte minutos en la basílica, donde ha mantenido un breve encuentro en la sacristía con los padres capuchinos, miembros de la cofradía y algunos voluntarios. Doña Elena también ha conversado con Pablo y Flavia de Hohenlohe-Langenburg y Medina, hermanos de Marco, el duque de Medinaceli que falleció el pasado mes de agosto.

 Antes de marcharse, la infanta ha orado unos instantes ante la imagen del Cristo. Ya en la calle, ha vuelto a recibir el cariño de los devotos,

La infanta Elena cumple con la tradición y visita el Cristo de Medinaceli
 que la han aplaudido y lanzado vítores mientras ella estrechaba sus manos con una sonrisa. Colas kilométricas


RIGUROSO TURNO DEL PUEBLO PARA BESAR AL CRISTO DE MEDINACELI

 Un centenar de sillas atadas y vacías forman una larga fila junto a la pared de la calle de Jesús, en el barrio de las Cortes. Por encima de ellas, una multitud de cartones con el nombre de distintas familias empapelan la fachada cercana a la basílica del Cristo de Medinaceli.
Colas del besapié del Cristo de Medinaceli.

 El día 3, como cada primer viernes de marzo, la iglesia permitirá a los fieles besar el pie del Nazareno.
 Las sillas y los cartones reservan ya el lugar en la cola de casi 1.300 personas. Además, una decena de ellas vive en la calle desde hace más de 15 días a la espera de que llegue el momento de poder entrar.

 El puesto se guarda religiosamente aunque el dueño no esté presente, y las reservas no son individuales ya que los cartones guardan el lugar hasta a 40 personas, a veces de la misma familia. Los Neptuno, papel fijado a la pared con tiras de esparadrapo blanco, se han adjudicado 15 plazas, de la 760 a la 775. Felisa y Débora anuncian en un cartón más pequeño al lado que son 10 los puestos que tienen.

Y ANTE SU  CRISTO CAUTIVO TRES DESEOS

Dos devotas de Jesús de Medinaceli, besan los pies de la talla del siglo XVII esta mañana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada