viernes, 1 de noviembre de 2013

CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

DÍA 2 DE NOVIEMBRE


Una tradición extendida por toda la Comunidad Cristiana.



Un santo ermitaño se cruzó en el camino con un monje de Cluny y le rogó dijese a San Odilón, abad de ese monasterio, que los demonios se quejaban por el número de almas que sus oraciones y la de sus religiosos libraban del purgatorio.

 En cuanto lo supo, el santo abad ordenó a toda su Orden que consagrara el segundo día de noviembre para orar por la liberación de las almas del purgatorio.

 Esto fue en el año 998. Esta costumbre, adoptada enseguida por otros monjes y por la diócesis de Lieja en 1008, se extendió gradualmente en todo el Occidente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario