domingo, 10 de abril de 2016

NOCHE DEL VIERNES SANTO 2016

Y AL CAER LA TARDE LA ESTACIÓN DE PENITENCIA

La cofradia Santo Cristo del Sepulcro cruza la plaza con destio a la parroquia, el silencio solo roto por el soido del tambor.




EL PASO DE CRISTO YACENTE



EL PALIO DE LA MADRE DOLOROSA


Terminado el rezo del Santo Rosario se canta el Miserere y los nazarenos se preparan






La puerta de la parroquia volvió a llenarse de público  para asistir a la solemnidad con la que la cofradía del Santo Cristo del Sepulcro se puso en la calle.
 A las 21,30 horas salía desde la iglesia el Palio de la hermandad, entre el respeto y la majestuosidad que su presencia en la calle siempre impone.


 Filas de nazarenos antecedían al primer paso de la cofradía.



La Banda de Siruela al son del Himno Nacional recibe el paso del sepulcro de Cristo, una hermosa talla que refleja en su muerte las señales de la Pasión
Silencio y emoción enla salida, enhorabuena a la banda. El  paso de madera y plata, fue recibiendo la admiración de cuantos lo contemplaban.





La Dolorosa bajo Palio a paso lento y acompasado empieza a  moverse mientras

la tanda de nazarenos comienza a salir de la iglesia.







Un cortejo grande, y muy acompañado de público en todo su recorrido, fueron constantes en su estación de penitencia.



Foto de Ana Cendrero


 Escenas de emoción y devoción en torno al Cristo en su Sepulcro y a la Dolorosa con muestras
de cariño de los vecinos de Siruela, desde que se ponía en la calle hasta que se recogía luego, ya entrada la noche.



Una Madre muy acompañada en su dolor y 

delamte de la imagen varias personas descalzas. "Mandas" en agradecimiento por algun favor recibido y que por respeto a su sacrificio no ví oportuno fotografiar.



El cortejo por toda la calle Donoso Cortés








Un tramo de la estación de penitencia especial, donde la ilusión, el esfuerzo, el compañerismo y la devoción se han unido para que Guillermo vea su ilusión cumplida
En mi nombre y en de la famiia de Guilermo agradecer a la cofradía este gesto tan grande.




Y al llegar a la Travesia de la Cuenca Guillermo era feliz, en sus hombros ha llevado a su Cristo muerto dentro de la urna.

Este tramo estaba repleto de gente, Virginia González cataba una saeta al Cristo




y otra a la Dolorosa.

Y por la calle Revenga el cortejo se dirige hacia la plaza de España






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada