sábado, 26 de diciembre de 2015

JAVIER LEOZ ESCRITOS

DAME FE COMO UN GRANO DE MOSTAZA, SEÑOR


 Para que, orando, me olvide de todo lo que me rodea y, viviendo, sepas que
 Tú habitas en mí.
Para que, creyendo en Ti, anime a otros a fiarse de Ti
 A moverse por Ti A no pensar sino desde Ti ¿Me ayudarás, Señor? ¿Será mi fe como el grano de mostaza?

 Dame la capacidad de esperar y soñar siempre en Ti

 Dame el don de crecer y de robustecer mi confianza en TI
 Dame la alegría de saber que, Tú, vives en mí Dame la fortaleza que necesito para luchar por TI Y sobre todo, Señor, que no piense que tengo fe sino que, todos los días he de pedirte que me ayudes a cultivarla, profundizarla y darle la consistencia que merece.

 DAME FE COMO UN GRANO DE MOSTAZA
Sencilla, pero obediente y nítida Radical, pero humilde y acogedora Soñadora, pero con los pies en la tierra Con la mente en el cielo, pero con los ojos despiertos Con los pies en el camino, pero con el alma hacia Ti ¿Me ayudarás, Señor? Dame fe, como un grano de mostaza ¿Será suficiente, Señor? J.Leoz.


LO HICISTE EN FAMILIA, SEÑOR
Por Navidad, Señor, por Navidad
quisiste aparecer en el seno de un hogar.
Como distintivo, no la cantidad, sino la unión
Como riqueza, no el dinero, sino el ejemplo de José y de María
Y es que, tu felicidad Señor, no fue la apariencia,
el oro, las perlas o la plata:
fue el amor de tu familia nazarena.




En ella, en fracaso aparente,
apareciste ante la gran indiferencia del pueblo
En ella, en las horas de decepción,
encontraste el amor sin tregua ni farsa.
En ella, en tus triunfos,
supiste ser ovacionado desde el silencio y la sencillez.
¡LO HICISTE EN FAMILIA, SEÑOR!
¿De dónde aprendiste el nombre de “Abba” “Padre”?
¿Quién te enseñó a distinguir entre el bien y el mal?
¿En quienes descubriste el valor de la fe y de la entrega?
En la familia, Señor, ¿no fue en tu familia nazarena?
Y hoy, en pleno corazón de la Navidad,
Nuestros ojos contemplan, el “tres en uno”,
Sí, Señor, tres personas unidas por un mismo amor
Tres personas teñidas con el color de la pobreza
Tres personas agasajadas por los que no tienen riqueza alguna
Tres personas que, bajo el umbral del portal,
Siguen siendo referencia y ejemplo de santidad y de fe.
Naciste, Señor, y lo hiciste en una familia
Pobre, pero amorosa
Sencilla, pero llena de los más importante: DIOS
Temerosa, pero valiente en sus decisiones
Indiferente para muchos, pero única ante los ojos del Señor
¡EN FAMILIA, SEÑOR! ¡QUISISTE NACER EN UNA FAMILIA!
Y es que, si queremos cuidar la sociedad,
mimemos un poco más la familia, es la mejor medicina.
Javier Leoz Ventura
Fiesta de la Sagrada Familia


HAS BAJADO, SEÑOR
Has cumplido lo prometido desde antiguo
Redoblan las campanas por tu nacimiento
Se emocionan los creyentes ante tu pesebre
Canta el músico lo mejor de sus villancicos
Endulza la mesa la madre
Se dan la mano los adversarios
Cesan los cañones de guerra
y estalla un grito unánime:
¡FELIZ NAVIDAD!


¡HAS BAJADO, SEÑOR!
Y, teniéndote tan cerca,
sentimos que no llegamos abrazarte lo suficientemente
Que te escapas, porque eres Misterio
Que te besamos, porque eres humano
Que estás en el cielo, porque eres Dios
y que te vemos en la tierra, porque eres Hombre
¡HAS BAJADO, SEÑOR!
Lo pregonan y lo celebran tus sacerdotes
Lo agasajan todos aquellos que, como los pastores,
dejan los rebaños de sus obligaciones
poniéndose en camino hacia Ti por diversos senderos
Nos lo ilumina la estrella, fugaz y temblorosa,
indicando a un mundo, frío y apático,
el camino que conduce hacia la GLORIA celeste
¡HAS BAJADO, SEÑOR!
Débilmente, cuando nosotros te esperábamos fuerte
Llorando, ante un mundo que gime desconsolado
Desnudo, frente a tanta riqueza
En un rincón, acostumbrados a tanto rascacielo
¡HAS BAJADO, SEÑOR!
Y lo haces por amor a tu pueblo,
por salvarnos y llevarnos a tu regazo
Por abrirnos horizontes y no dejarnos perdidos
Para poner tu tienda, en medio de nuestro desierto
¡HAS BAJADO, SEÑOR!
¡FELIZ NAVIDAD, SEÑOR!
Javier Leoz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario