martes, 4 de junio de 2013

DIÓCESIS DE BÉRGAMO

El Santo Padre celebra  un encuentro con cerca de tres mil peregrinos de la diócesis italiana de Bérgamo, a la que pertenece Sotto il Monte.





El Papa Francisco ora ante el altar que contiene los restos del Beato Papa Juan XXIII, de cuya muerte se cumplieron ayer 50 años. "Obediencia y paz" fue el lema del Papa beato.



El Papa Francisco afirmó que Juan XXIII "era un hombre capaz de transmitir paz; una paz natural, serena, cordial, que con su elección al Pontificado se manifestó al mundo entero y recibió el nombre de bondad. Es tan bello encontrar un sacerdote, un cura bueno, con bondad".

"El Papa Juan transmitía paz porque tenía un ánimo profundamente pacificado, él se había dejado pacificar por el Espíritu Santo. Y este ánimo pacificado fue fruto de un largo y comprometido trabajo sobre sí mismo", dijo el Santo Padre Francisco.

El Papa saluda a Mons. Francesco Beschi, obispo de la diócesis italiana de Bérgamo, de donde era natural Juan XXIII. El Pontífice invitó a los fieles presentes a imitar la santidad de Juan XXIII: "Déjense guiar por el Espíritu Santo. No tengan miedo de los riesgos, así como él no tuvo miedo".

"Docilidad al Espíritu, amor a la Iglesia y adelante. El Señor hará todo", dijo el Papa para terminar su alocución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario