viernes, 4 de noviembre de 2016

CASTILLO DE PEÑALARA DE DUERO

DESPUÉS DE LA COMIDA SUBIDA EN COCHE AL CASTILLO


CASTILLO


Original del siglo X, construido con motivo de la repoblación, con Fernán González; fue reformado completamente en el siglo XV.

Se levanta airoso vigilando la villa; la torre del homenaje inmutable destaca sobre los restos de muralla.
Resultado de imagen de peñaranda del duero CASTILLO
 Desde la altura hay una magnífica vista del caserío sobre el que se levanta imponente la silueta de la iglesia Santa Ana; y, al fondo, de la vega del Arandilla

 y, al fondo, de la vega del Arandilla



 Fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento el 3 de junio de 1931

Se cree que en este lugar pudo hallarse el castillo primitivo, entre otras razones porque, junto a los cubos que defienden la entrada, se encuentra otro más pequeño y macizo adosado al Sur con una función no muy clara.

Resultado de imagen de torre del homenaje del castillo de peñaranda
 Antiguamente, el foso se salvaba por un puente levadizo y se pasaba al interior a través de una pequeña puerta de arco ojival.

  Para ciertos historiadores, el castillo de Peñaranda de Duero tuvo su origen como una pequeña fortificación defensiva en los primeros instantes de la repoblación durante las guerras de reconquista entre Al-Andalus y los castellanos.


 Para algunos de estos estudiosos dataría, por tanto, del siglo X, en tiempos del conde Fernán González mientras que para otros se retrasaría su construcción al siglo XI.

Resultado de imagen de peñaranda del duero CASTILLO
 De esta remota época apenas quedan restos originales salvo un pequeño cubo macizo cuya función no está del todo resuelta.

ENTRADA

Castillo de Peñaranda del duero desde el norte, con la puerta en el frente








Puerta del castillo de Peñaranda, con la torre del homenaje en segundo plano

 La puerta de ingreso a la fortaleza -de arco apuntado- se encuentra en la zona más llana, el este, aunque delante contaba con un foso horadado en pleno suelo rocoso.
A ambos lados torreones.









Patio del castillo





Destaca la torre del homenaje, que hoy es un centro de interpretación,
La torre más alta del Castillo y la más inexpugnable porque la ocupaba el señor del castillo.
Situada en el centro del recinto y era el punto mejor defendido por lo tanto era lo último que se conquistaba.

Resultado de imagen de torre del homenaje del castillo de peñaranda


La habitación principañ era la gran sala , situada en la zona alta.
En el sotano se almacenaban alimentos , municionesm bebidas y si era posible se excavaba un pozo. otra misión era la de ejercer como calabozo.
Los muros eran sumamente gruesos para resistir los ataques de ls enemigos.


En el conjunto fortificado, destaca la céntrica y sólida torre del homenaje, de finales del siglo XV. Consta de planta baja y tres pisos.

 En la actualidad, su acceso se realiza por el Este a través de un arco ojival situado en el primer piso, al que se llega mediante una escalera metálica de reciente factura.


 Los paramentos son ciegos, a excepción del lienzo que mira a Peñaranda, en el que aparece en altura un ajimez, dos en la segunda planta y un pequeño vano en la última.

 La torre se remata con el almenado. La solidez, proporción y esbeltez de la misma la convierten en una de las más equilibradas y airosas de la provincia de Burgos.


 En el interior de la torre del Homenaje se ha instalado el Centro de Interpretación de los Castillos.

Vista de Peñaranda desde uno de los ventanales de la torre del homenaje del castillo

 Está constituida por la planta inferior más otros tres niveles separados por pisos de vigas de madera. Ventanas  y remate almenado.









El castillo de Peñaranda visto desde el valle opuesto a la población
 La mayor parte del edificio que hoy presenciamos en lo alto del cerro es ya fruto de una profunda reforma y ampliación realizada en la segunda mitad del siglo XV, por la familia Zúñiga-Avellaneda, con el fin de convertirlo en castillo señorial de uso residencial, sin renunciar del todo a su antigua función defensiva.



Almenas, troneras y cañoneras


 Por alguna de las troneras de vigilancia o saeteras se puede tener alguna bonita visual del pueblo y del paisaje.



Una aspillera, palabra proveniente del Latín sagitta1 , (también llamada arquera, saetera, lancera, tronera o ballestera) es una abertura vertical, estrecha y profunda, practicada en algunos muros o murallas defensivas,


 así como en las torres de los castillos o incluso en algunas almenas, para permitir disparar flechas con arcos o bien con ballestas





CAÑONERAS

Sos aspilleras con un circulo en la parte de abajo pra poder colocar el cañon


 En toda la construcción predomina la mampostería, a excepción de los ángulos y coronamiento de la torre y las dovelas de las puertas, que son de buena sillería. En el siglo XVII, la fortaleza debía estar deshabitada y prácticamente inservible, lo que aconsejaba a su propietario, el conde de Miranda, la utilización del palacio que poseía en la villa como depósito de armamento.

 A pesar de este posible abandono, su monumentalidad y calidad constructiva le permitieron llegar al siglo XX con el suficiente vigor y presencia como para ser considerado uno de los castillos más impresionantes de la provincia de Burgos, lo que le granjeó la declaración de monumento histórico-artístico en 1931.

No hay comentarios:

Publicar un comentario