sábado, 12 de octubre de 2013

BEATIFICACIÓN DEL AÑO DE LA FE

Beatificación Tarragona

Todo preparado para el gran acontecimiento religioso



VISPERAS EN LA CATEDRAL

"La glorificación de nuestros hermanos y hermanas, como escribí en mi carta pastoral, no se hace en contra de nadie ni tampoco a favor de nadie.
Los mártires son del Señor, pertenecen a la victoria del Señor, no a la de los hombres. Son un anuncio de paz y de reconciliación.



 Es simplemente la Iglesia que retomando la tradición desde los primeros siglos no puede olvidar a aquellos que murieron por causa del Señor y del evangelio. Ellos escribieron el libro de la Verdad rubricado con sangre.

Son los que siguieron al Señor imitándole. Como hemos escuchado en el cántico de estas vísperas: “Cristo padeció por nosotros, dejándonos un ejemplo, para que sigamos sus huellas” (1P 2,2).

Cuando mañana nuestros mártires sean beatificados en la liturgia dominical nadie de nosotros experimentará ni un ápice de resentimiento hacia aquellos que los persiguieron. Ni tampoco la satisfacción de haber cumplido con un acto de justicia histórica, a la manera del mundo.
 ¿Cómo no vamos a perdonar si todos ellos murieron, a imitación del Señor, con palabras de perdón en sus labios?

El primer fruto, diría, la primera gracia de los nuevos mártires, será la gracia del perdón y de la reconciliación.

El Señor redime siempre toda la historia y ellos, los mártires, redimían con su inmolación silenciosa, aquella historia de muerte, vergonzante. El Señor mira con compasión un bando y el otro, el Señor mira con compasión tanto los verdugos como los que murieron. La última mirada de los mártires fue ésta: una mirada que perdonaba. Sea ésta también nuestra mirada."

No hay comentarios:

Publicar un comentario